baner por salud junio verde

logo19PD

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

bannerprisCP

¿Quién pierde más con la guerra comercial: Google o Huawei?



Por Gabriel EPor Gabriel E. Levy B.
Académico y consultor en Temas TIC

Esta semana la compañía Huawei presentó oficialmente su nuevo sistema operativo HarmonyOS[1], un software muy flexible basado en Linux, con el que pretende remplazar paulatinamente a Android, el proyecto colaborativo de código abierto del cual el gigante chino fue cofundador y uno de los mayores promotores hasta ahora.

La decisión de la empresa tecnológica china es una respuesta a la disputa comercial entre Google y Huawei, provocada a su vez por la guerra comercial que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decidió declararle a China[2].

¿Qué implicaciones tiene el anuncio del nuevo sistema operativo HarmonyOS?

En mayo de 2019 la opinión pública se sorprendió con el anuncio realizado por Google de limitar el uso de su sistema operativo Android en los dispositivos Huawei, como parte de la guerra geopolítica y comercial emprendida por Donald Trump contra China. La decisión fue inesperada, pues hasta ese momento la mayoría de las startups californianas se habían mantenido al margen de las polémicas acciones del presidente.

Huawei fue históricamente uno de los más destacados socios comerciales y cooperantes de la fundación Open Handset Alliance ¾promotora del proyecto Android¾, y sus relaciones comerciales con Google  fueron siempre fluidas y simbióticas, siendo la compañía china uno de los mayores precursores del crecimiento de Android.

Decisiones apresuradas e inesperadas

No obstante, actuando de manera contraria a su histórica filosofía colaborativa, Google terminó declarándole apresuradamente la guerra a uno de sus más grandes socios históricos, a lo que Huawei reaccionó anunciando la incorporación de dos posibles sistemas operativos sustitutos denominados Kirin OS y el HongMen OS[3], los cuales venía desarrollando como prototipos[4]. Posteriormente, en agosto de 2019 la compañía presentó en público su nuevo software OS, denominado Harmony, el cual en definitiva remplazará a Android por lo menos para sus dispositivos.

Aunque es muy temprano para saber qué recepción tendrá el nuevo sistema, sí es una fuerte campanada de alerta para las empresas que se dejen involucrar en tan turbios asuntos políticos pasando por encima de sus clientes. El mayor error por parte de Google fue no haber dado explicaciones claras a la opinión pública acerca de por qué se dejó contagiar de las imprudencias de Trump, y haber provocado sorpresa e indignación en sus seguidores, alterando el ritmo que traían los mercados globales de tecnología.

El Harakiri de Google

La crisis de confianza que enfrenta Google no mejoró durante la cumbre del G20 en Osaka, Japón, donde Donald Trump anunció que se podría poner fin al veto de Android sobre Huawei. La declaración de poco sirvió para calmar los agitados ánimos, pues para ese momento estaba claro que las compañías habían perdido la confianza mutua.

Android se ha posicionado en menos de seis años como el líder de los sistemas operativos móviles en el mundo. Todas las proyecciones hasta antes de este episodio mostraban un crecimiento constante, pero la salida en falso ha puesto en duda dichas predicciones, pues al perder a Huawei como plataforma de distribución, el segundo mayor fabricante de smartphones ¾y posiblemente el primero en unos años¾ el sistema pierde no solo la presencia de su OS, sino también millones de dólares en ventas de su tienda en línea Play Store, al igual que la presencia garantizada de cientos de aplicaciones predeterminadas como Google Maps, Chrome y Google Search, entre muchos otros.

Además, la movida de Huawei puede terminar con el monopolio de Android y abrir la brecha para que fabricantes de dispositivos comiencen también a desarrollar sistemas propios de alta compatibilidad y versatilidad, lo que les evitaría depender de las mareas políticas que perjudicaron a Google sin entorpecer la experiencia de sus usuarios.

Un sistema operativo para todo el ecosistema de Huawei

La crisis desatada con Google sirvió para que Huawei reaccionara buscando la independencia de un OS no solo en dispositivos móviles, sino también en múltiples equipamientos electrónicos que componen el amplio portafolio tecnológico de la compañía china. Esto seguramente hace parte de la apuesta de la compañía asiática por ir a la vanguardia del Internet de las Cosas, que implica la conexión de múltiples dispositivos y sistemas. Por esta razón, están desarrollando con algoritmos propios basados en Linux, un software que sirva también como sistema operativo de computadoras, tabletas, relojes inteligentes, pantallas en vehículos, set-top-boxes, entre muchos otros dispositivos.

Recordemos que en 2018 Huawei superó en ventas de smartphones a su rival norteamericano Apple, alcanzando cerca de los 56 millones de dispositivos vendidos, lo que equivale a un 15,8% de ese mercado, mientras Apple vendió aproximadamente 43 millones, lo que le da un 12% de participación. La coreana Samsung mantuvo el liderazgo con más de 70 millones de dispositivos vendidos y una participación global del 20%.

Sin tiempo que perder

Richard Yu, Director Ejecutivo de Huawei, afirmó que están preparados para remplazar automáticamente los sistemas operativos si llegara a ser necesario; por ahora prevén un proceso de transición de varios años, dando inicialmente prioridad a relojes inteligentes y televisores, para al final generar la migración total hacia los smartphones.

“Si se están preguntando cuándo lo aplicaremos a los teléfonos, podemos hacerlo en cualquier momento. Si dejamos de usarlo [Android] en el futuro, podemos cambiar inmediatamente a HarmonyOS”, dijo Yu[5].

Igualmente, Yu comentó que el lanzamiento de este sistema operativo permitirá que a futuro los celulares puedan seguir funcionando con normalidad y aportará seguridad a sus usuarios tanto en China como en el resto del mundo, ya que estará disponible para los celulares vendidos y para los que la marca fabrique en el futuro.

¿Quién perderá con esta decisión?

Para Ren Zhengfei, presidente y fundador de Huawei[6], la compañía podría sufrir una desaceleración en los próximos años debido a la guerra comercial de Trump; sin embargo, el empresario chino afirmó que Huawei “recuperaría su vitalidad antes del año 2021, cuando recuperara sus indicadores normales de crecimiento”.

Huawei calcula el impacto del veto en alrededor de US$30.000 millones[7]. Si bien a primera vista esta cifra pareciera ser muy significativa, la compañía está asumiendo esta situación como un impase temporal que deberá subsanar en el corto plazo. Además, la empresa cuenta con todo el apoyo del gobierno chino que entre otras cosas, decidió devaluar su moneda, el yuan, evitando de esta forma que los aranceles impuestos por Trump terminen afectando las utilidades y línea de producción de las empresas chinas incluyendo Huawei.

Contrario a lo que ha ocurrido con Huawei, en el caso de Google no ha habido grandes pronunciamientos, ni publicación de cifras oficiales que puedan evidenciar la magnitud de la crisis. No obstante, están claras dos cosas: la primera es que Android perderá como plataforma de distribución al segundo mayor proveedor de smartphones en el mundo, y la segunda, que Google no cuenta con apoyo incondicional del gobierno estadounidense, como si lo tiene Huawei del gobierno chino. Esto se debe a que las relaciones de las empresas californianas con Washington no han sido las mejores y ahora se han tornado aún más inciertas ante la errática, poco diplomática y explosiva forma de gobernar de Trump.

En conclusión

Por todo lo anterior, podemos decir que la peor parte en este conflicto la está llevando Google, pues no solamente perdió un importante socio comercial, sino que verá cómo se detiene el crecimiento de uno de sus proyectos más importantes: Android. Además, perderá millones de dólares de ventas en las tiendas de Google Play que ya no estarán disponibles en los dispositivos de Huawei, y se ganó la enemistad del gobierno chino y de buena parte del pueblo del gigante asiático. La compañía en Estados Unidos tampoco goza del respaldo incondicional de su propio gobierno, que en cualquier momento puede dejarlo solo en esta pelea o incluso llevarlo a entrar en otros innecesarios pleitos, en los que seguramente también terminará perdiendo como ocurre generalmente con cualquier forma de conflicto comercial.

[1] https://www.bbc.com/mundo/noticias-49295350
[2]https://www.google.com/searchq=guerra+de+trump+con+china&source=
lnms&tbm=nws&sa=X&ved=0ahUKEwiJ1ZnjqoDkAhUDvlkKHdYYDXEQ_AUIEygD&biw=1366&bih=657
[3]https://www.xataka.com/servicios/huawei-confirma-que-tiene-listo-su-sistema-operativo-alternativo-a-android-para-reemplazarlo-hiciera-falta
[4]https://elcomercio.pe/tecnologia/moviles/huawei-pasara-sistema-operativo-desarrolla-reemplazar-android-celulares-mexico-colombia-argentina-noticia-650621
[5] https://www.bbc.com/mundo/noticias-49295350
[6] https://www.bbc.com/mundo/noticias-49295350
[7] https://www.bbc.com/mundo/noticias-49295350
 
 

Valora este artículo
(1 Voto)

volver arriba