POR SALUD MED TOTAL BPD2

nuva d19 oct

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

La MACCIH y el pueblo, los héroes 2019



Por: Thelma Mejía

Tegucigalpa.- El 2019 concluye con la misma incertidumbre con que inició, a excepción de aquellos hechos que generaron esperanzas y aliento a un pueblo sediento de verdad y justicia. Esos hechos estuvieron vinculados con la lucha contra la corrupción y la criminalidad organizada, en especial el narcotráfico, donde el accionar de los carteles de la droga y sus protagonistas fueron expuestos de forma tal que el país es presa de sus miedos.

En medio de estas revelaciones que nos presentan un país cooptado por la corrupción y el crimen organizado, dos actores se volvieron, sin proponérselo, en protagonistas y héroes anónimos, resistiendo los ataques, defendiendo sus derechos cada vez más disminuidos y encendiendo pequeñas llamas de esperanzas en medio del desaliento. Esos héroes anónimos son la MACCIH y el pueblo hondureño.

La MACCIH porque junto a la UFECIC del Ministerio Público han logrado, respetando el convenio, las instituciones y el Estado de Derecho, judicializar casos impensables décadas atrás, lograr las primeras condenas, crear un circuito integrado anticorrupción, formar y fortalecer capacidades institucionales en fiscales y otros operadores de justicia. Han cumplido con la labor encomendada, dentro de sus capacidades, en un país con una democracia en coma diabético.

El accionar de la MACCIH y la UFECIC/MP ha incomodado a las elites políticas, económicas y gremiales, hoy se habla de una “revisión” para “robustecer” su continuidad, pero en el fondo, el propósito es enredar el trabajo de la Misión y desnaturalizar su objetivo inicial. Desde el poder ejecutivo se habla de un nuevo convenio que debe ser aprobado en el parlamento, mismo que ya ha mostrado su alergia en un informe que pide NO MÁS a la Misión. Si se reforma, habrá que ver qué tipo de desaguisado produce el congreso.

Los negociadores de la “nueva” MACCIH son quienes en el informe elaborado por el congreso nacional, le dieron la espalda, la apabullaron y mostraron su incomodidad con su trabajo. El Secretario General de la OEA, que busca reelegirse por otro período más, requiere del voto de Honduras y quizá por ello no objetó a los negociadores que ya habían fijado su posición contra la MACCIH en el informe del Congreso Nacional.

Si la MACCIH incomoda, incomoda también el Ministerio Público pues es quien lleva la causa investigativa y penal por medio de la UFECIC. El discurso público de los negociadores dicen que van a fortalecer el Ministerio Público, pero habría que ver qué tipo de fortalecimiento darán si la Misión queda limitada y la intención es desarticular la UFECIC o cambiar al Fiscal General, como puede ser uno de los muchos escenarios.

De esta suerte, la agonía del 2019 se lleva consigo también la suerte de la MACCIH original, misma que solo podría sobrevivir tal cual está, por un milagro o una presión popular fuerte que les diga a quienes gobiernan el hartazgo popular ante el saqueo de los fondos públicos en completa impunidad.

Por haber desnudado los que se creían intocables, los que estaban acostumbrados a jugar con el destino de los más pobres y asaltar y traficar con el Estado, sin pudor alguno, la MACCIH original es uno de los héroes anónimos del 2019. Sembraron una semilla, una luz que aunque busque ser disminuida, no se apagará porque hizo lo que nunca nadie imaginó: exhibirlos.

El otro héroe anónimo, es el pueblo hondureño, tan golpeado, tan burlado, tan pisoteado y tan manoseado por quienes hacen de la hipocresía pública el mayor de sus discursos. Ese pueblo que no es tan ingenuo como antes, ha dado muestras de sacar su mayor talento e ingenio para reírse de sí mismo, para reírse de los demás y para demostrar que sigue de pie, aunque le metan toletes por todos lados.

Su última hazaña ha sido desafiar a la autoridad local que quiso prohibirle su derecho a expresarse con los tradicionales monigotes que se queman a fin de año. El derecho a la libertad de expresión que quiso ser vulnerado desde la autoridad local capitalina, ha sido defendido por la población, exhibiendo su arte popular, su ingenio y su derecho a decir ¡basta ya!

El 2019 fue el año también del ¡basta ya!, que proclamó la Conferencia Episcopal, un clamor que seguirá sonando en el 2020, un clamor que seguirá resonando en el pueblo y sus héroes anónimos. Que el pueblo hondureño es un héroe del 2019, por supuesto y claro que sí. El 2020 será tan incierto como el año que se va, pero en ese lapso, nuevos héroes y nuevas voces potentes se irán descubriendo, y nuevos mantos de impunidad serán desnudados.

Más de Thelma Mejía


Valora este artículo
(3 votos)

volver arriba

       


TerraProceso Digital 550x90