baner por salud junio verde

nuva d19 oct

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

Pico de la violencia apremia investigación criminal efectiva



Pico de la violencia apremia investigación criminal efectiva
Autor del artículo: Especial Proceso Digital

Tegucigalpa – La presencia en por lo menos una veintena de ciudades hondureñas que presentan los mayores niveles de violencia y el perfeccionamiento de sus capacidades científicas, son los desafíos que enfrenta la policía de investigación del país, para poder enfrentar el rebrote de violencia que amenaza con superar las cifras registradas en 2018.

- Modernos laboratorios criminalísticos se erigen en Tegucigalpa y San Pedro Sula, las dos ciudades más violentas del país. Por temporadas los hechos criminales rebasan sus capacidades.

- Ahora la investigación valora más la prueba científica, forense, tecnológica y pericial, pero urge articular mejorar los esfuerzos para reducir los altos niveles de impunidad que agobian a la población.

Así lo dejan por sentados expertos en temas de seguridad, criminólogos y académicos quienes desde sus ópticas ofrecen sus valoraciones sobre este aspecto vital en la vida hondureña.

DPI

Recién se cumplieron cuatro años del nacimiento de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), brazo de la Policía en el tema del manejo de la escena del crimen y la evidencia científica, y pese a avances concretos en la materia, los picos de violencia que se manifiestan mellan esta rama del escudriñamiento y la preparación de juicios en Honduras.

En abril de 2013, el entonces fiscal general hondureño Luis Rubí decía ante el pleno del Parlamento: “ El país como país solo tiene capacidad para investigar el 20 por ciento de los homicidios que se producen en Honduras”. Esa confesión fue como la gota que rebalso el vaso y aceleró la salida de Rubí y su adjunto Roy Urtecho. Años después surgió la ATIC, especializada en investigar delitos de alto impacto desde el MP, con resultados concretos.

La estadística era aterradora en un país que hace una década era el más violento del planeta, fuera de las zonas de guerra según las Naciones Unidas y que le llevó a reflejar, - en 2012, - 87 homicidios por cada 100 mil habitantes.

escena

Actualmente, los reportes del Observatorio de la Violencia de la estatal Universidad Nacional Autónoma de Honduras indican que la tasa de muertes violentas ronda los 40 por cada 100 mil habitantes y las tasas de impunidad han disminuido en por lo menos 10 puntos.

Una de las herramientas, desde el área de la seguridad y sus políticas internas, frente a la alta impunidad, fue la creación en septiembre de 2015 de la Dirección Policial de Investigación (DPI).

La DPI sustituyó entonces a la vetusta Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC), una dependencia que no escapó a las redes de corrupción que criminalidad que llevaron a una de las más graves crisis de la Policía Nacional de la que luego saltó, en abril de 2016, a los procesos de depuración que aún siguen vigentes.

En ese tránsito, la DPI cuenta desde sus orígenes, con modernos laboratorios criminalísticos y recurso humano capacitado, pero, el rendimiento también es parte de las construcciones en proceso.

DPI laboratorio

Expertos en seguridad y políticas públicas consultados por Proceso Digital, creen que el accionar de la DPI ha dado algunos resultados, pero, indican, los desafíos son enormes ante el rebrote de las masacres, crímenes selectivos y feminicidios que este año hacen que la ciudadanía demande mayores resultados.

Entre los mayores avances en la investigación criminal, y que diferencia a la DPI de sus antecesores, son los laboratorios criminalísticos, catalogados como avanzados y los más modernos de Centroamérica.

Los entrevistados hicieron hincapié en que a los agentes les falta mayor preparación y experiencia, pero dijeron que la experiencia en el campo será vital en su formación al igual que las capacitaciones constantes.

dpi campo

A juicio de los expertos, otro de los avances con el surgimiento de la DPI es tener mayor integración en el trabajo en conjunto con el Ministerio Público, en la que los elementos probatorios recopilados generan resoluciones favorables en los procesos judiciales.

Igualmente dijeron que una falencia de la unidad es no tener oficinas en todos los municipios hondureños donde la violencia manifiesta altos índices.

Antes era con pruebas testificales

El subdirector de la DPI, comisionado Geovany Serrano, manifestó que hace apenas unos años, la investigación policial era monopolizada por las pruebas testificales, situación que ha cambiado en este último cuatrienio.

geovany serrano“Antes trabajábamos prácticamente solo con pruebas testificales, ahora tenemos los laboratorios de criminalística donde aportamos con pruebas científicas a los juicios que llevamos”, desglosó.

Destacó que con la DPI se preserva mejor la escena del crimen, arguyendo que los indicios recolectados son esenciales para las pericias presentadas ante un juez.

El comisionado policial aseguró que la mayoría de los casos llevados por la DPI han sido judicializados, ya sea robo, homicidio u otros de los que mayormente afectan a la ciudadanía.

Serrano reveló que actualmente en la DPI laboran dos mil 500 agentes a nivel nacional, de los cuales 800 están asignados a Tegucigalpa.

Además, especificó que los laboratorios criminalísticos en San Pedro Sula y Tegucigalpa cuentan con 11 especialidades: dactiloscopia, balística, retrato hablado, video forense y otros.

Mayor integración con la Fiscalía

A criterio del criminólogo Nery Ordoñez, el surgimiento de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), ha permitido mayor integración con la Fiscalía en el momento de la investigación de un crimen.

Nery Ordoñez“En estos cuatro años se ha visto mayor integración entre la Fiscalía y las policías que tiene el Estado para investigar”, dijo a Proceso Digital.

Puntualizó que el informe que presenta la DPI permite que la acción fiscal tenga mayores elementos al momento de presentar los requerimientos y lograr sentencias condenatorias. 

Destacó que la evolución en la investigación a generado resultados que ya se reflejan en el combate a la impunidad.

Ordoñez afirmó que el paso hacia la prueba científica, dentro de la Policía, se empieza a consolidar con la DPI. “No se tenía un componente científico al alcance, los investigadores trabajaban antes con las uñas y hoy se puede decir que es una policía científica”, refrendó.

Definió como fructíferos los cuatro años recién cumplidos por la Dirección Policial de Investigaciones para la sociedad.

 

Reconoció que a pesar de que se cuenta con nuevos elementos probatorios, no todos los casos serán resueltos con la inmediatez que exige la población.

“Pasarán tres meses, seis meses e incluso un año para llegar al descubrimiento de evidencia”, comentó.

Más apoyo científico

Nery Ordoñez añadió que se debe seguir actualizando y reforzando la parte científica para que no se retroceda en la resolución de casos.

Respecto a los laboratorios criminalísticos, acentuó que deben ser dotados de mayor tecnología para que facilite a la Policía encarrilar la investigación.

dpi ciencia 

“Dotar con más cámaras en lugares estratégicos, mapas de calor, sistema de detección de rasgos oficiales”, sugirió el criminólogo.

Nombró que otro de los retos de la DPI es colaborar en resolver casos que han quedado impunes y que son altamente sensitivos para la sociedad.

Han cumplido una aceptable labor

Mientras el criminólogo y profesor universitario Gonzalo Sánchez estimó que el trabajo realizado por la DPI en estos cuatro años es aceptable en la investigación y manejo de la escena del crimen.

gonzalo sanchgezCalificó de novedoso el laboratorio criminalístico avalando la rapidez de las resoluciones de las pruebas recopiladas en la escena del crimen.

Consideró los laboratorios son modernos, mejor equipados, con mejor tecnología y de primer nivel.

“El laboratorio criminalístico es un gran avance en la investigación criminal, tiene inmediatez, procesa los indicios, los lleva al laboratorio y en cuestión de horas tiene medios probatorios si una persona involucrada cometió el delito”, enfatizó.

Contó que en la actualidad existen nuevas figuras delictivas que son diferentes a lo que se había enfrentado anteriormente la Policía de investigación.

El especialista en escenas del crimen admitió que a los investigadores de la DPI les falta mayor preparación, pero, es del criterio que, con el transcurso del tiempo superarán las situaciones.

Comentó que la DPI combate por lo general crímenes como narcomenudeo, extorsión y homicidios múltiples y en cuyo combate también colaboran fuerzas de seguridad relativamente nuevas como la Policía Militar, Fusina, Fuerza Nacional Anti-Maras y Pandillas (FNAMP).

Finalizó que la DPI debe seguir mejorando de manera constante, los investigadores deben tener mejor preparación, experiencia y contratar con más personal debido al crecimiento de la ola delictiva.

Sin presencia en todos los municipios violentos

De su lado, la encargada del Observatorio de la Violencia de la UNAH, Migdonia Ayestas, valoró que la DPI se encuentra en una etapa de fortalecimiento de sus capacidades, por lo que necesita más recurso humano.

Migdonia AyestasAseveró que como cuerpo de investigación requiere mayores estrategias para poder avanzar a sustentar mejor la prueba científica y así lograr sentencias condenatorias en los tribunales.

Ayestas mencionó que, pese a que los últimos años ha existido baja en la incidencia de homicidios, el presente 2019 lleva una tendencia a superar el 2018. “En estos momentos es donde se quiere se cambie la estrategia de las autoridades, incluyendo la investigación científica y ello se refiere a resolver crímenes que han quedado en la impunidad cuando se había avanzado significativamente en este apartado”, apuntó.

Cuestionó que una de las principales falencias de la DPI es que no tienen presencia en todos los municipios donde hay altos grados de violencia.

La titular del OV-UNAH lamentó que en la actualidad el 87 por ciento de los crímenes, que incluyen muertes, no llegan a judicializarse.

“La mora judicial todavía es alta, sobre todo en el campo de la investigación y ahí es donde se tienen que hilvanar todos los esfuerzos”, puntualizó.

Concluyó que la investigación criminal, específicamente los trabajos de la DPI han mejorado considerablemente, además se cuenta con personal humano calificado, lo que sucede que en algunos momentos son rebasados por la alta ola criminal.


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba