Logo
Imprimir esta página

Evitar que crisis se traslade a otros sectores policiales y que peligre la gobernabilidad, sugiere “El Tigre” Bonilla



Juan Carlos Bonilla, exdirector de la Policía. (Foto/Archivo) Juan Carlos Bonilla, exdirector de la Policía. (Foto/Archivo)
Autor del artículo: Proceso Digital

Tegucigalpa - El exdirector de la Policía Nacional, Juan Carlos “El Tigre” Bonilla Valladares calificó de “grave” lo ocurrido este martes cuando un grupo de agentes le lanzaron gases lacrimógenos al jefe policial David Aguilar Morán, al tiempo que se ofreció para mediar en el actual conflicto que atraviesa el cuerpo de seguridad.

- Las instituciones sufren un desgaste y están relacionadas a la moral de las personas, dijo Bonilla que pidió a las autoridades actuales saber manejar el conflicto.

- Cuando se pierde la autoridad no hay razón para seguir en el cargo, dijo en referencia a lo sucedido al general Aguilar Morán.

“Si a la máxima autoridad de la institución se le presenta ese tipo de cosas, yo no creo que tendría el carácter de estar al frente de una institución en una circunstancia de esas”, valoró.     

Alertó que “cuando hay ese tipo de situaciones en unidades especiales, a veces se desencadena en otras unidades de la Policía Nacional, y eso hay que evitar para que no se afecte la seguridad del país y con ello la gobernabilidad”.

Apuntó que lo sucedido este día demuestra que se ha perdido el control por parte de las máximas autoridades. “No puedo decir que estos incidentes tienen tinte político y como no soy político no puedo opinar como político, lo que sí puedo decir es que algún problema pasa”, aseveró.

“Siempre he creído que en cualquiera de las instituciones, cualquiera que fuese, sea policial, militar o civil debe haber un liderazgo y ese tiene que ser institucional. Este liderazgo no es mandar a la gente a hacer las cosas, hay que andar con ellos”, opinó.

A renglón seguido, apuntó que toda crisis tiene una solución y por lo tanto debe identificarse el origen de la problemática que llevó a los agentes de Fuerzas Especiales a declarar paro de labores.

Reconoció que la Policía hondureña atraviesa un momento de crisis, que se puede tornar compleja en el caso que no se pueda manejar.

El exalto oficial recordó que cuando ostentó el cargo enfrentó varias crisis institucionales e incluso políticas. “Hay que ver el problema, analizarlo, con el equipo que tiene que analizarse y después plantear una solución al personal porque la escala básica es disciplinada y no creo que se haya perdido ese principio”, apostilló.

Bonilla citó que cuando Arturo Corrales era ministro de Seguridad hubo una especie de “brazos caídos” por parte de la escala básica, “ahí tuve que entrar a hablar con ellos y les dije: ‘la institución tiene que caminar y lo tiene que hacer trabajando para luego exigir nuestros derechos’ Yo visitaba a todas las dependencias a nivel nacional y los escuchaba para luego buscar soluciones”.

“El Tigre” Bonilla ocupó el cargo de jefe de la Policía Nacional en el inicio del período presidencial del expresidente Porfirio Lobo (2010-2014).

Puntualizó que “que me he mantenido al margen de la unidad policial por ciertas actuaciones dirigidas a mi persona. Después que de manera irresponsable no se me haya escuchado e incluso sin seguridad personal, y que he tenido que pagar con mis recursos mi seguridad, también se ordenó a la Fiscalía que se me investigara todo como si uno fuera delincuente en este país… pero en honor a la verdad, por mi país puedo ayudar y apoyar en lo que sea porque amo a mi país”.


Valora este artículo
(1 Voto)

Diseñado para © Proceso Digital. Derechos reservados.