baner por salud junio verde

nuva d19 oct

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

El agua se acaba y las lluvias no llegan



El agua se acaba y las lluvias no llegan
Autor del artículo: Proceso Digital

Tegucigalpa - Los hogares del Distrito Central que corren con suerte reciben el servicio de agua potable cada cinco días, en tanto muchos otros ni siquiera tienen la posibilidad de ser dotados del vital líquido. Lo anterior ante los niveles alarmantes que registran las represas que dotan del elemento vital para la vida de los seres humanos.  

- Se habla de activar pozos estratégicos existentes en la capital para proveer del vital líquido a los pobladores.

- Los proyectos de las represas Jiniguare, Jacaleapa y Tatumbla Sabacuante, para abastecer la capital, siguen durmiendo el sueño de los justos y no existe voluntad política para echarlos a andar.

El problema eterno de suministro de agua toma niveles más acentuados este año, especialmente en la zona central de Honduras. Miles de hogares se han visto afectados por la poca concurrencia del vital líquido en sus grifos.

Este agosto se cumplen 3 meses de déficit de lluvias en el Distrito Central, lo que ha agudizado el suministro de agua a los hogares capitalinos. La canícula ha alejado las lluvias y con ello la posibilidad que los embalses recuperen sus niveles.

Los tres embalses que nutren del vital líquido a más de 1.5 millones de capitalinos, reportan niveles alarmantes, si se toma en cuenta el promedio a esta misma fecha de años anteriores.

Para el caso la represa Las Laureles tiene una capacidad es de 10.5 millones de metros cúbicos y actualmente ha descendido por debajo de los 4 millones.

En el caso de La Concepción su capacidad máxima es de 36 millones de metros cúbicos y en la actualidad se ubica por bajo de 10 millones.

totalsequia1Es decir, que entre las dos represas suman 13 millones de metros cúbicos, cantidad insuficiente para abastecer a los capitalinos.

La fuente de superficie de El Picacho en otras oportunidades aporta a la ciudad 900 litros por segundo y en este momento apenas contribuye con 200 litros.

El Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillado (SANAA), raciona el líquido -generalmente- de noviembre a mayo de cada año, pero este 2019 ya transcurre agosto y el calendario de suministro se ha tenido de agravar por los niveles de las represas.

Hace unos días el jefe de Subsistema de la represa Los Laureles, Roque Andrade informó que los horarios para el suministro de agua serán de cada cinco días.

Mientras a las zonas abastecidas por Concepción y Laureles seguirán los racionamientos hasta que se recuperen los embalses. Lo mismo sucederá en el caso de las más de 70 colonias abastecidas por la fuente superficial de El Picacho, que está sumamente degradada tras el ataque del gorgojo al bosque que la rodea, así como por los incendios forestales del último año.

Dino RiettiEl experto en planificación urbana, Dino Rietti, dijo que todos los veranos ocurren lo mismo en la ciudad capital y se disparan las alarmas por la escasez de agua.

“En verano cuando se secan las vertientes requerimos de alrededor de 3 mil 200 litros por segundo y solo producimos 1 mil 750 litros por segundo”, aseveró.

Rietti mencionó que los racionamientos en la actualidad llegan hasta el 60 por ciento, lo que implica que el agua que se consume en las zonas altas comenzará a llegar en cisternas.

Reconoció que la ciudad tiene un problema de abastecimiento crónico. “Botamos el 60 por ciento del agua lluvia que cae en verano, la botamos al mar, no podemos aglutinarla y eso se traduce en la falta del líquido”, ahondó.

Pidió a las autoridades centrales ponerle atención a esta problemática y que de una vez por todas echen andar nuevas represas para la dotación del líquido.

Racionamientos dramáticos

roberto Zablah1Racionamientos dramáticos de agua se pronostican en la capital hondureña en el caso que durante septiembre a octubre no caiga suficiente líquido producto de las lluvias de invierno.

Esa es la advertencia que lanzó el exgerente de la Alcaldía Municipal del Distrito Central (AMDC), Roberto Zablah, quien agregó que el déficit del vital líquido es del 55 por ciento en la principal ciudad del país.

Zablah mencionó que quedaron listos los diseños de las represas Jiniguare, Jacaleapa y Tatumbla Sabacuante y no se explica por qué no los ha echado andar la actual gestión de la AMDC. “Si se hubieran puesto en marcha, en diciembre del próximo año (2020) ya estuvieran listas”, adicionó.

“Son groseros los racionamientos que vamos a vivir porque no hemos tenido un invierno generoso y estamos a la expectativa que en septiembre u octubre se manifieste el invierno que nos permita recuperar los embalses, caso contrario desde ya les digo a los capitalinos que vamos a tener un racionamiento severo el próximo año”, aseveró.

Recomendó minimizar las fugas que existen en las represas, así como la activación de varios pozos estratégicos existentes en la ciudad.

Pronósticos de lluvias

Esta misma semana, de acuerdo al análisis de la perspectiva climática realizada por el Centro de Estudios Atmosféricos, Oceanográficos y Sísmicos de (Cenaos) de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), establece la conclusión de la canícula a principios de septiembre, por lo que se tendrá en el país alrededor de 60 días de lluvias en los próximos dos meses.

La perspectiva climática de agosto a noviembre 2019 fue presentada por Cenaos de Copeco a los integrantes del Comité Técnico Interinstitucional para la Sequía a fin de que desarrollen las estrategias para minimizar los problemas que se dan por este fenómeno climático, especialmente en los municipios del Corredor Seco.

pronostico lluvias“Los años análogos que hemos estado utilizando para pronósticos de la perspectiva de qué podríamos esperar de septiembre a noviembre, nos dicen que tendríamos a inicio de septiembre lluvias poco irregulares, pero a mediados del mes tienden a ser mejores con una mayor cobertura a nivel nacional”, señaló Francisco Argeñal, meteorólogo de Copeco.

El especialista señaló que se espera que las lluvias se normalicen a partir del 5 al 10 de septiembre y estarían durando hasta los primeros días de noviembre, pues “tendríamos 60 días de lluvias que serían las condiciones óptimas para cualquier cultivo” para ese espacio de tiempo, aseguró Argeñal.


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba