baner por salud junio verde

nuva d19 oct

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

Déjà vu sobre politiqueros



PG NietoPor: Pedro Gómez Nieto

El concepto “déjà vu” procede del francés, significa “ya visto”. Resume la sensación que experimentamos cuando estamos ante una situación que nos resulta familiar, sintiendo que “eso ya lo hemos vivido antes”.

Siendo el tiempo la dimensión que justifica y relaciona materia con espacio, mientras dormimos, el espíritu, inmaterial y atemporal, puede situarse en tiempos pasados y futuros formando parte de una realidad onírica que se almacena en el subconsciente. Cuando en nuestra vida se producen situaciones que contienen fragmentos de ese sueño, por asociación, como el destello de un flas, afloran a nuestra memoria y los recordamos.

El director Tony Scott estrena en 2006 «Déjà vu», película de ciencia ficción protagonizada por Denzel Washington, quien viaja a un tiempo pasado a través de un “agujero de gusano” para resolver un atentado terrorista. El filme aborda temas como la curvatura del espacio-tiempo, la amistad, el sacrificio, la mentira, incluso el mundo virtual (Matrix) donde viven nuestros próceres siameses. Entretenida película para los amantes del género y admiradores del protagonista.

El pasado lunes 16, el periodista Jaime Bayly, en su programa por MegaTv, cometió el error de entrevistar a Nasralla, quien aprovechó para mostrar su narcisismo, y la basura que almacena en su agujero negro orgánico sobre nuestras instituciones y la clase política. La sorpresa vino el martes 17, Bayly, visiblemente molesto, increpó al locutor acusándole de mentir y utilizar su programa como plataforma publicitaria. Incluso desveló interioridades, como el hecho de que Nasralla llevaba su propio “estuchito de maquillaje” que se puso para la entrevista. El miércoles 18, precipitadamente, el locutor, peregrina por medios y redes para cuestionar, desvirtuar, redireccionar, y minimizar las declaraciones de Bayly que dejaron al descubierto fragmentos de su «espectacular» liderazgo y moralidad. 

Nasralla justificó los hechos acusando a JOH de pagar a la cadena de televisión, de sobornar a Bayly para que cambiase sus declaraciones. ¡Qué temeridad! Por supuesto nunca presenta pruebas de la coprófila que esparce. Subió a la red un antiguo video donde Bayly critica a JOH creyendo que eso le beneficiaría, pero fue al contrario porque desmonta su acusación. Si Bayly fue sobornado para hablar mal de él, también fue sobornado para cuestionar a JOH. O todos en la cama, o todos en el piso.

Experimentamos un “déjà vu” ante el affaire Bayly-Nasralla. Lo acontecido nos resultó familiar, no por soñado sino por vivido. Durante dos años escuchándolos jurar como real lo que no pueden probar, y prometer lo que no pueden cumplir, porque no depende de ellos que suceda. Político del papel cuché, a quien Bayly calificó de “deshonesto arlequín empolvado”.

Después toca victimizarse: “Fui al programa para cumplir el objetivo de que las autoridades estadounidenses conocieran la realidad de Honduras. Si el ataque de Bayly sobre mi persona es el precio que debo pagar pues lo pago gustosamente”. Patética su plañidera.¿Cuáles autoridades gringas necesitan ver el programa            de Bayly para conocer su “seudosesudo” análisis sobre la crisis de la que es                  co-corresponsable? El Coco-2. ¿No dijo tener relación personalizada con el Departamento de Estado? ¿Entonces? 

Finalmente (mirándose al espejo), minimiza la importancia de lo sucedido: “La entrevista fue un éxito (¡¿?!)”. “Hay que entender que Bayly es así, incluso me pidió una sesión de fotos con mi familia” (Bayly lo negó llamándole mentiroso). “Le dije que tenía que irme porque 60 cadenas y emisoras estaban pidiéndome una entrevista (explica en Radio Voces)”. ¡Qué nivel! Dechado de virtudes. El síndrome de la banda presidencial hace estragos.

Analicemos su enésima contradicción. Cuestiona la creación de nuevos partidos políticos: “Es una estrategia del oficialismo para dividir el voto de la oposición. Es triste que se permita cuando en realidad no son partidos políticos”. Juicio irresponsable y ofensivo contra los nuevos partidos y sus simpatizantes. Pregunta: ¿Acaso su partido (aún sin inscribir) no es también de nueva creación? Por tanto, forma parte de la estrategia del oficialismo que denuncia y rechaza. A saber, crea el partido para dividir el voto de la oposición, lo que beneficia al Partido Nacional. ¡Guau! Stephen King escribía: “cuando todo falla es mejor renunciar y meterse en una biblioteca”. Nunca es tarde para adquirir conocimientos sobre política, humildad, y respeto al derecho ajeno.  

“Lo más difícil de aprender en la vida es qué puente hay que cruzar y qué puente hay que quemar”. -Bertrand Russell-

 

                                                                                                   PG. Nieto.

                                                                                                   Asesor y Profesor CISI.

Más de Pedro Gómez Nieto


Valora este artículo
(1 Voto)

volver arriba