baner por salud junio verde

nuva d19 oct

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

Militares rompen el silencio y afirman que Honduras escribe una “nueva historia”



Tegucigalpa - Vistiendo sus trajes de fatiga militar, la cúpula castrense en pleno decidió romper su silencio, luego de los acontecimientos del 28 de junio que llevaron a la defenestración de Manuel Zelaya, aseverando que no son “golpistas”, “asesinos” ni muchos menos súbditos de grupos oligarcas o partido político alguno ya que su compromiso es con Honduras y la Constitución.
 

Tras justificar los eventos que provocaron la abrupta salida de Zelaya, los integrantes de la llamada Junta de Comandantes, encabezados por el jefe del estado mayor conjunto, el general Romeo Vásquez Velásquez, sostuvieron que la “sucesión constitucional” u “asonada cívico militar” estuvo enmarcada en la ley y “no había opción”.

Honduras sólo tenía dos caminos: o se cumplía la constitución o se cumplía una orden ilegal, agregaron, al referirse al proceso de la consulta popular que había sido decretada ilegal por una corte de justicia por violar preceptos constitucionales.

Por ello, un tribunal de sentencia emitió previo a los acontecimientos del 28 de junio, una orden judicial declarando ilegal el proceso, ya que ese tipo de convocatorias por ley corresponden únicamente al Congreso y al Tribunal Supremo Electoral. Pero Zelaya en abierto desacato, ignoró la orden, y quiso forzar a los militares a cumplir con un acto violatorio de la ley. Los militares sostienen que ellos solo cumplieron con una orden judicial, emitida por un juez especial.

La Junta de Comandantes, compareció en el programa televisivo Frente a Frente, que dirige el periodista Renato Álvarez, en la Corporación Televicentro, donde abordaron diversos temas, desde el proceso electoral, sus informes de inteligencia, su “flexibilidad” al “cambio”, la posibilidad de que en los comicios de noviembre triunfe la izquierda, así como lo que llamaron un freno al “plan expansionista” de Venezuela para instalar en la región centroamericana “un socialismo disfrazado de democracia”

Ni oligarquías ni grupos políticos

El comandante del ejército, Miguel Ángel García, negó que los militares hubieran dado un “golpe de estado”, lo que se produjo “fue una defensa correcta y legal de la Constitución, y si bien las Fuerzas Armadas debemos lealtad al comandante general (el Presidente de la República), ésta se dará siempre y cuando se respete la ley y la Constitución”, acotó.

En los mismos términos se expresó el comandante de la Fuerzas Aérea, Luís Javier Prince, al destacar que para la institución castrense, el comandante general “no tiene nombre ni cara, le debemos lealtad y obediencia, siempre y cuando no traspase los límites legales que le otorga la Constitución”.

“Nosotros no estamos con la oligarquía, partido político, ni con ningún grupo que quiera defender intereses personales, estamos con la carta magna y cuando uno de estos poderes se sale de lo legal, la Constitución nos manda a defenderla. Nosotros restablecimos el estado de Derecho que se quería romper. El país, ahora está caminando hacia una estabilidad y no a la inestabilidad por la que había sido conducido”, aseveró.

Intentando ofrecer un “discurso de modernidad”, la cúpula castrense reveló que el ex presidente Zelaya era consciente que les quería forzar a cumplir una orden ilegal, y lo que hicieron fue defender “la patria de un proyecto político ilegal”. “Él (Zelaya) sabía que los que nos pedía era ilegal”, reafirmaron.

Se cruzaron en el camino de Chávez

Indicaron que en los últimos tres años, ellos han venido estudiando los movimientos políticos y sociales en América Latina y que en una reunión en el Centro de Estudios Hemisféricos, advirtieron a Estados Unidos sobre el avance del “Plan Caracas” que por medio de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de las Américas (ALBA), impulsaba el gobernante venezolano, Hugo Chávez.

Dentro de este plan, Honduras era un “país intermedio”, ya que el objetivo final del presidente Chávez es penetrar el corazón estadounidense, pero “Honduras y su sociedad, le pararon ese plan a ese líder sudamericano, para su desgracia”, dijo el comandante general del ejército.

Para el general García, de no haberlo hecho, en una década América Central se hubiera “convertido al chavismo-socialismo disfrazado de democracia y sería un mercado abierto al narcotráfico, el terrorismo y a las bases militares contrario a las democracias. Honduras ha parado ese plan, y no queremos que en el futuro, sino hubiéramos hecho nada, las generaciones futuras nos acusarán de cobardes”, afirmó.

¿Pero, algunos sectores sostienen que ustedes dieron un golpe para defender a la oligarquía?, preguntó el periodista.

No, aclara el comandante de la Fuerza Aérea, Prince, “lo que se hizo fue defender el Estado de derecho por la ilegalidad de un procedimiento que pretendían sustituir ese estado de derecho. Un poder del Estado nos dictó una orden y eso nos hizo entrar en el conflicto para defender la ley que nos manda la Constitución”.

Según los militares, hasta antes del 28 de junio, ellos estuvieron en el “filo de la navaja” y el proyecto político de Zelaya estaba “matizado” de “intereses de otro país”, en clara alusión a Venezuela.

El subjefe del estado mayor conjunto, el general Venancio Cervantes, reiteró que “somos profesionales y acatamos lo que nos ordenaron los tribunales, pero la sociedad tiene distintos modos de pensar”.


Si fuese un "golpe de estado" real...

Interviene en el diálogo, el general Romeo Vásquez, para reiterar que lo acontecido fue una “sucesión constitucional” y que si bien ellos no se oponen a los cambios, éstos deben darse enmarcados en la legalidad y “ahí tenemos ejemplos, como El Salvador”, donde triunfó la izquierda de la mano del ahora presidente, Mauricio Funes.

Vásquez dijo que si hubiera un golpe de estado “real, no se estarían dando los espacios que se dan, hubiéramos impuesto un estado de sitio y hubieran muchos presos, pero ¿quién está gobernando? Los poderes están constituidos y nosotros seguimos en los cuarteles”.

“La acusación de golpistas es doloroso, pero nosotros nos regimos por tres principios: amor a Dios, a la patria y al pueblo. Nos acusan de golpistas porque cada quien tiene su estrategia y aquí se están repitiendo muchas mentiras, nos dicen asesinos, asesinos, asesinos y es una mentira; pero estamos sicológicamente preparados para ello, porque quienes nos acusan tienen sus estrategias difamatorias y viejas con aliados internacionales”, dijo el general.

Recetas a los pro Zelayistas

Los militares aprovecharon para “aconsejar” estrategias a los grupos pro Zelaya, al indicar que si fueran “líderes de verdad” no llevarían ni dejarían a sus tropas “a la suerte”.

Resaltaron que en las fuerzas armadas un líder militar que lleva a sus soldados a una batalla y la pierde, y se producen muertos, la historia los va a juzgar y responsabilizar por esas muertes. Pero aquí, “los líderes llevan a la gente en rumbo equivocado y si algo les ocurre, buscan como echarle la culpa a las Fuerzas Armadas”, en clara alusión de que no les gusta responsabilizarse de sus acciones.

Los militares lamentaron las muertes sucedidas producto de las protestas y desalojos, tras sostener que quienes los denigran son “grupos entrenados en la información para el desprestigio”.

Mire-agregan- si aquí hubiera un golpe de estado, las Fuerzas Armadas ya hubieran desarticulado la Constitución, disuelto los poderes y se quedan gobernando, “aquí los poderes están constituidos y siguen rigiendo la mesa del poder, en el marco de la Constitución”.

Carlos H. Reyes

“Nosotros lo que hicimos el 28 de junio fue lograr la supervivencia del Estado, lo que se planteó para ese domingo (día de la consulta) era instalar una constituyente y disolver los poderes y el Estado, y esto por unos pocos, pero nosotros no lo permitimos. Honduras ese día dio un giro y se escribe una nueva historia para el país y las Fuerzas Armadas; los cambios que vengan se aceptarán en apego a la Constitución”, dijo convencido el general Juan Pablo Rodríguez, comandante de la Fuerza Naval.


A quienes les adversan, recomendaron que cambien sus estrategias de “guerra fría”, que no miren a las actuales Fuerzas Armadas como las mismas de los años 80, porque se han “modernizado”, “estudiado”, “profesionalizado” y son “flexibles” a los cambios.

Indicaron que si en los comicios de noviembre, resultara electo como presidente el dirigente sindical, Carlos H. Reyes, lo van a respetar y obedecer porque será su “comandante general”.

“Yo tengo amigos sindicalistas y les digo: ¿por qué no se modernizan? ¿Por qué siguen las técnicas de la década de los ochenta? ¿Por qué no apoyan al candidato Carlos H. Reyes? ¿Por qué no cambian de estrategia?”, dijo el comandante del ejército.

Si él gana-afirma- le van a obedecer, pero sucede que a veces, “es difícil que el político pueda conocer el pensamiento militar; no somos los mismos de los años 80 y se equivocan al compararnos con los militares de la guerra fría”.

Han querido “comprar” a los militares

Revelaron que ex funcionarios y grupos allegados al depuesto gobierno de Zelaya han intentando “sobornar” y “chantajear” a algunos comandantes de batallones, pero no han podido penetrarlos porque son un “cuerpo colegiado” que tienen sus estudios estratégicos y que sus movimientos no obedecen al azar, sino que son “fríamente calculados y planificados”.

“Ellos han usado estrategias de dividir las fuerzas armadas, han llamado a muchos comandantes y hasta les ofrecen dinero, pero no contaron con que aquí tenemos un honor para no comprometernos con nadie; ellos quieren debilitar también a la policía, pero aquí todos estamos unidos y estamos preparados para soportar esas estrategias”, dijo el general Romeo Vásquez.

Finalmente, indicaron que están listos para atender el proceso electoral y que están capacitando a su personal para garantizar un proceso limpio y transparente, mientras confían en que el diálogo que promueve el mediador, Óscar Arias, entre las comisiones de Roberto Micheletti y Manuel Zelaya, en aras de la estabilidad, el diálogo y la reconciliación.

“Somos subordinados al poder civil, hemos dicho que apoyamos la negociación en el marco de la constitución”, dijo el general Vásquez, quien al preguntársele sobre un eventual retorno de Zelaya se limitó a responder: no podemos predecir el futuro, esos escenarios son difíciles para dar una opinión; respetamos lo que nuestras autoridades superiores hagan.


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba