POR SALUD MED TOTAL BPD2

nuva d19 oct

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

Zar antidrogas de Estados Unidos reitera que seguirá apoyando proceso de depuración de la Policía hondureña



Tegucigalpa – El Secretario Adjunto de la Oficina de Asuntos Narcóticos Internacionales y Aplicación de la Ley, William Brownfield, reiteró este jueves que Estados Unidos continuará apoyando los esfuerzos para depurar la Policía hondureña al tiempo que reveló que el presupuesto de la ayuda para el país para el combate al narcotráfico para este año es de 36 millones de dólares de los cuales entre 10 y 11 millones están retenidos por el Congreso estadounidense.
 

- El funcionario indicó que se espera la conclusión de una investigación para decidir la situación del director general de la Policía Nacional, Juan Carlos “El Tigre” Bonilla.

- Sin dar mayores detalles, Brownfield reveló que el Congreso de Estados Unidos tiene retenidos entre 10 y 11 millones de dólares de ayuda a Honduras para el combate al narcotráfico.

- Advierte que combatir y eliminar el flagelo del narcotráfico tomará años y comparó que en este momento, se está como en la tercera entrada de un partido de béisbol donde el marcador esta 5 a 3.

Brownfield ofreció esta mañana una amplia videoconferencia donde participaron periodistas de Centroamérica, México y Colombia.

“El Tigre” Bonilla

Respecto a las implicaciones de violación a derechos humanos por parte del actual director general de la Policía Nacional de Honduras, Juan Carlos “El Tigre” Bonilla, Brownfield explicó que ese funcionario es responsable de toda esa institución exactamente como sucede en cualquier otra organización en cualquier otro país en el mundo.

“Pero eso no quiere decir, que toda la Policía, no sé cuántos sean, 15 o 16 mil miembros de la Policía Nacional de Honduras que no reportan directamente al director general, la verdad es que nuestro cálculo es que hay unos 20 oficiales o funcionarios que reportan directamente al director general y los otros por supuesto reportan a oficiales y funcionarios más bajos en el proceso”, refirió Brownfield.

Indicó que la situación actual es que hay acusaciones e informes sobre un comportamiento negativo por parte de “El Tigre” Bonilla y hasta el momento, el gobierno de Estados Unidos, no ha llegado a una conclusión final.

Enumeró que los tres elementos responsables para investigar ese comportamiento del director general de la Policía hondureña son: la embajada de Estados Unidos en Tegucigalpa; la subsecretaría de Estado para Derechos Humanos y la subsecretaría para el Hemisferio Occidental, las que no han llegado a una decisión final sobre los informes.

“Nosotros, porque yo soy responsable para los programas de apoyo para seguridad, tenemos que trabajar con la Policía Nacional, en otras palabras, si la crítica es que la Policía Nacional necesita profesionalización o reformas, debe responder a las necesidades de comunidades que sufren de 100 homicidios por cada 100 mil habitantes cada año”, señaló.

En ese sentido, añadió que hay que trabajar con la institución policial pues de lo contrario “la opción es que si no trabajamos con la Policía, debemos trabajar con las Fuerzas Armadas, que casi todo mundo acepta que es peor que la Policía en términos de la misión policial o la comunidad produce un auto servicio, en otras palabras, la ley de la selva en la que no hay Policía porque cada persona está armada y cada persona produce su propia justicia”.

Consideró que en este momento, la Policía Nacional, tiene sus propios defectos, pero es la opción menos mal que las otras opciones que implican las Fuerzas Armadas y la justicia por la propia mano.

“Lo que hemos hecho en este momento, es aceptar que el gobierno de Estados Unidos, de acuerdo con sus obligaciones bajo la ley, no vamos a trabajar con el director general de la Policía Nacional, no tenemos relaciones con él, no ofrecemos ni un dólar ni un centavo y también, hemos eliminado el nivel inmediatamente abajo, los 20 oficiales o funcionarios que trabajan directamente con el director general, tampoco trabajamos con ellos, para dar dos grados de separación de cualquier programa que apoyamos con la Policía Nacional para asegurar que no hay contacto con el director general”, explicó.

No obstante, señaló que se trabaja con programas de capacitación y profesionalización, así como el programa Educación y Entrenamiento en Resistencia a Pandillas (GREAT, por sus siglas en inglés) que beneficia a niños y jóvenes en Honduras tratando de resistir a las pandillas o maras así como con unidades de confianza seleccionadas por su honestidad y profesionalismo para responder a los delitos en Honduras.


Lucha contra el narcotráfico está en el tercer inning

Utilizando una metáfora referida al deporte del beisbol, El zar antidrogas comparó que en la lucha contra el narcotráfico en América Central, se está como en el tercer inning o la tercera entrada y el pitcher está lanzando bastante bien, aunque lamentablemente se permitieron cinco carreras en el primer inning y en este momento, el otro equipo está ganando el partido 5 a 3.

En ese sentido, Brownfield utilizó esa metáfora para indicar que faltan años para resolver el problema del narcotráfico en Centroamérica ya que por ejemplo en Colombia tomó dos o tres décadas para producirse y el éxito que se ha tenido con el apoyo de la comunidad internacional e igualmente la ayuda a México en los últimos seis años bajo la iniciativa Mérida desde 2007 y el impacto producido por esas dos iniciativas exitosas, se ha traducido en el traslado de muchas de las actividades y operaciones de las organizaciones criminales y masivas del narcotráfico hacia América Central.

Añadió que cada unidad especial establecida en Honduras o en otro país de América Central, es un éxito que produce divisas por años y años y cada interdicción, cada detención, cada captura de avioneta o lancha en alta mar, es un progreso en esa área.

Brownfield reveló que se siente bastante optimista, aunque aclaró que no se tiene que establecer un paraíso en América Central para tener éxito en el esfuerzo por combatir el tráfico ilícito de drogas por la región, pues lo único que se tiene que hacer es aumentar el costo para los narcotraficantes de entre 10 y 15 por ciento durante los años siguientes y cuando eso se logre, los mismos traficantes de estupefacientes van a aplicar la ley de mercado y van a buscar otras rutas para traficar su producto y eso es totalmente viable durante los próximos dos o tres años.


Presupuesto para lucha contra tráfico ilícito de drogas

Por otro lado, el funcionario estadounidense, precisó que el presupuesto de su oficina para toda América Central, fue de 85 millones de dólares en 2012 y la cifra aprobada por el Congreso de Estados Unidos en la redefinición de continuación de la ayuda aprobada hace una semana y media, es de 85 millones de dólares, de los cuales, dos tercios, un 65 por ciento, se distribuyen a los países del denominado Triángulo Norte compuesto por Guatemala, Honduras y El Salvador.

Señaló que para complementar la ayuda, hace uso de parte de su presupuesto global para aviación, es decir, para el uso de helicópteros en actividades de intercepción.

Refirió que a finales del año pasado, solicitó al Congreso de su país, un total de 36 millones de dólares para Honduras y de esa cifra 26 millones están relacionados con programas en su mayoría para la Policía Nacional, pero todavía hay entre 10 y 11 millones de dólares que están bajo reserva, o sea que están retenidos por ese organismo pendientes de resolución de algunos puntos por parte del comité de apropiación.


Vista de Obama en mayo próximo

Brownfield confirmó el anuncio de la Casa Blanca en el sentido que en la primera semana de mayo próximo, el presidente Barack Obama, visitará México y Costa Rica país donde tendrá la oportunidad de conversar con la mandataria Laura Chinchilla, pero también existe la posibilidad de encuentros con los representantes de otros gobiernos de la región.

“La esperanza mía, es que en las conversaciones, ellos podrán del apoyo de Estados Unidos y del resto de la comunidad internacional para toda la región centroamericana y puedan hablar del balance de esa ayuda para hablar no solamente de los elementos de seguridad que son importantes sin duda alguna, un país que sufre de una tasa de homicidios de casi 90 por cada 100 mil habitantes y Estados Unidos considerado por muchos como el país más pacífico y no violento de todo el mundo, tenemos una tasa de un poco menos de cinco por cada 100 mil habitantes, es decir que un país con una tasa de 90, es como mil 800 por ciento mayor que la tasa de homicidios de Estados Unidos”, apuntó.

En ese sentido, manifestó que espera que el presidente Obama pueda hablar de apoyo a programas de seguridad, capacitación, reforma y profesionalización de las instituciones policiales, pero también pueda hablar de programas de apoyo económico, social, educación y salud publica así como hablar de apoyo a programas de seguridad, capacitación, reforma y profesionalización de las instituciones policiales, pero también pueda hablar de programas de apoyo económico, social, educación y salud publica así como apoyo a jóvenes para aumentar su capacidad de resistir a las pandillas o maras, apoyo a los centros de retención y rehabilitación, investigadores, fiscales, defensores y tribunales y no solamente a la Policía.

Agregó que ojalá puedan hablar más de colaboración entre los siete gobiernos de la región y la posibilidad de contar con centros de capacitación que no solamente puedan servir en cinco, seis o los siete países centroamericanos ya que se ha avanzado mucho bajo la Iniciativa Regional de Seguridad para América Central (Carsi).


Papel de la DEA en la Mosquitia

Sobre el tema de la colaboración de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) en la región de la Mosquitia, Brownfield manifestó que se trata como hablar de un tren en locomoción ya que hace un año, en marzo de 2012, se hablaba de un número enorme de avionetas aterrizando en esa costa caribeña de Honduras trasfiriendo su carga, principalmente cocaína, para su traslado vía marítima o terrestre hacia Norteamérica, pasando por México y eventualmente entrando a Estados Unidos,

“Hace un año, había un esfuerzo conjunto por parte de las autoridades hondureñas y de Estados Unidos y que participó la DEA, pero no exclusivamente, para crear algunos obstáculos a esas avionetas; no estamos hablando de ciudadanos humildes participando en el tráfico de la droga ilícita, estamos hablando de traficantes profesionales, miembros de organizaciones multimillonarias transitando el espacio aéreo y marítimo de Honduras, aprovechándose de comunidades humildes para su actividad criminal”, explicó.

Aseveró que se obtuvieron algunos éxitos mediante esa operación el año pasado y en ese sentido, ya no se ve tanto movimiento aéreo de los narcotraficantes en Honduras y esa es muy buena noticia para Estados Unidos porque significa una reducción de cocaína entrando a ese país, pero también es buena noticia para Honduras y para esas comunidades humildes que ya no son víctimas de esas organizaciones masivas y criminales que se aprovechan de comunidades humildes y pobres.

Consideró que en este momento hay más capacidad por parte de las autoridades policiales y militares hondureñas en la región de la Mosquitia, aunque sin duda alguna hay vulnerabilidad de que las organizaciones criminales puedan volver a la región en cualquier momento y el desafío como gobiernos, es establecer la infraestructura, equipamiento, tecnología, capacitación y profesionalización del personal para asegurar que en el futuro, la Mosquitia no sea una zona tan atractiva para las organizaciones de narcotraficantes.

Brownfield manifestó que cuando una organización criminal tiene billones de dólares a su disposición, busca los puntos débiles o vulnerables en cada institución para ofrecer a una persona millones de dólares para nada mas, no estar presente en determinado lugar.

“La verdad es que en Honduras y en cualquier país centroamericano, en Estados Unidos, esa posibilidad puede ser bastante atractiva a una persona, un policía común y humilde que recibe un sueldo anual de mil o dos mil dólares, ese es el problema que tenemos porque se necesita de dos o tres, para trasladar un producto por todo el territorio nacional, ese es problema que el gobierno de Honduras apoyado totalmente por el gobierno de Estados Unidos, tratamos de resolver, con el establecimiento de la capacidad investigadora interna, en otras palabras, dar a la Policía Nacional, una dirección para asuntos internos para investigar individuos de la Policía y si resulta que están penetrados expulsaros de la institución”, comentó.

En segundo lugar, se deben atraer nuevos reclutas para la Policía que pasen por un proceso de exanimación de confianza para asegurar que el candidato policial si es un hombre o mujer responsable y honesto.

Asimismo, figura el proceso de educación y capacitación, es decir, la profesionalización de cada policía para los años que vienen y hay que asignarles un sueldo razonable porque si el policía recibe un sueldo miserable, eventualmente va a aceptar otras contribuciones si sueldo no le alcanza para mantener a su familia.

Finalmente, consideró que se debe dar un sentido de orgullo de la institución, porque ser policía no debería ser algo mortificante o humillante sino que una persona debería sentir orgullo de ser policía, de servir a la comunidad de la cual debería ser un líder, aunque ese es un proceso bastante largo, lamentablemente.


Cooperación rusa en la región

Por otro lado, señaló que el papel de Rusia a través del zar antidrogas Víctor Ivanov al apoyar la lucha contra el narcotráfico en Centroamérica, dijo que el enfoque del Servicio Federal para el Control del Tráfico de Drogas de la Federación Rusa, está mas concentrado en el tráfico de heroína, porque ese es el problema que más afecta a las comunidades rusas y en el enfoque en el hemisferio de las Américas en los últimos 30 años ha sido más en la cocaína.

No obstante, expresó que no importa quien haga la colaboración o construcción de un centro de capacitación policial como el que se construirá en Nicaragua con el apoyo ruso, sino que lo importante es que esa ayuda sea efectiva y constructiva y que hay buena comunicación entre los gobiernos sobre lo que se está haciendo y en ese sentido, “doy la bienvenida a cualquier contribución, cualquier donación y apoyo de parte del gobierno ruso a este hemisferio exactamente como espero se dé la bienvenida por parte del gobierno ruso a nuestros programas antidroga en Asia basada en Afganistán o las repúblicas de Asia Central”.


Situación de San Pedro Sula y Tegucigalpa

Sobre cómo se puede mejorar la situación de San Pedro Sula y Tegucigalpa, consideradas entre las cinco ciudades más peligrosas del mundo, Brownfield indicó que en para los ciudadanos de esas metrópolis donde la incidencia criminal alcanza casi los 100 homicidios por cada 100 mil habitantes, esperar 10 o 15 años para la depuración de la Policía, la capacitación y profesionalización de una nueva Policía, significa el sacrificio de una generación y el ciudadano hondureño no va a esperar ese tiempo y si se le dice que tiene que esperar, eventualmente, lo que vendría es la ley de la selva donde cada ciudadano va a tomar la justicia en sus manos.

Por esa razón, Estados Unidos coopera con Honduras en profesionalizar, reformar y dar la tecnología y equipamiento necesario para permitir que la Policía haga su trabajo porque al final de todo, la solución debe ser una Policía más efectiva en esas ciudades y en todas las localidades de Honduras a fin de que la comunidad considere a los policías como sus aliados y piensen que son la solución del problema y no la creación o aumentación del problema que les afecta, agregó.

“Sin duda alguna, seguimos con el proceso de depuración, reclutamiento, educación y capacitación de toda la institución porque esa es la solución permanente en los años que vienen, pero mientras tanto, trabajamos con elementos específicos y especializados y de confianza seleccionados por su honestidad, certificados tecnológicamente, y son esas unidades las que van a producir los resultados; las investigaciones, las detenciones y los juicios para los criminales que afectan a los ciudadanos comunes y corrientes”, detalló el funcionario estadounidense.

Señaló que uno de los factores que incide directamente en esa gran cantidad de homicidios, es el narcotráfico, aunque aclaró que también hay criminales violentos que no son traficantes y hay narcotraficantes que no son violentos, pero el uno contribuye al otro y es por eso que ese es un elemento en el esfuerzo para atacar y eventualmente reducir y eliminar el tráfico de drogas ilícitas que son sinónimos de violencia.

Por otra parte, Brownfield compartió el criterio del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, en el sentido, que en el proceso de negociación de la paz con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la participación de esa organización en el tráfico ilícito de drogas, debe terminar.

Señaló que la culminación de esa negociación, tendrá un impacto en la región ya que Colombia podrá ejercer un liderazgo más regional y no tendrá que dedicar tantos recursos y esfuerzo al conflicto interno y en este momento, ese país sudamericano es líder extraordinario en los esfuerzos policiales de la región y en los últimos 30 años, su Policía Nacional ha aprendido lecciones que ninguna otra institución policial ha aprendido lo que la han llevado a convertirse quizá en la mejor del hemisferio.




Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba