porsalud 2018 5

boton19

GIF Jestereo nov 17

Menu

         

"Sombras que cruzan América", una dura ficción de las maras centroamericanas



"Sombras que cruzan América", una dura ficción de las maras centroamericanas
Autor del artículo: EFE

Madrid - El escritor Guillermo Valcárcel describe en su último libro, "Sombras que cruzan América", el mundo de las maras centroamericanas y el tráfico de personas, una novela de suspense en la que las escenas de violencia, asegura, son mucho menos "estremecedoras y tristes" que la realidad.

El madrileño Guillermo Valcárcel era aparejador y se estrenó en la literatura con el libro "La ola que arrasó España. Ascenso y caída de la cultura del ladrillo". Ahora ejerce en el mundo de la publicidad en Costa Rica, un "remanso de paz" en el que lleva viviendo cinco años, explica en una entrevista con Efe.

Sus viajes por otros países centroamericanos como Guatemala, El Salvador y Honduras le hicieron tomar contacto con una situación que califica de "invivible" provocada por la violencia de las maras que actúan territorialmente.

Unos territorios en los que la población vive bajo los dominios de estas maras y en los que la vida no vale nada, con una corrupción endémica y grupos paramilitares, asegura el autor.

La novela, publicada por HarperCollins, cuenta la historia de Ethan, un "caza recompensas" que vive con cierta comodidad en Florida hasta que recibe una llamada de una antigua amante que le pide ayuda para encontrar a su hija, una niña que ha sido secuestrada en Centroamérica por una mara.

Así comenzará una investigación que le adentrará en un mundo brutal dominado por la violencia, la corrupción policial y las redes de tráfico de personas.

El autor conoció testimonios de víctimas reales, especialmente niñas prostituidas, a través de una ONG, pero no ha reflejado sus casos en la novela para no hacer un retrato "exacto" de estas maras: "Me he cuidado mucho de meterme en problemas", sostiene.

Tampoco sitúa la acción en un país concreto porque, dice, lo que pretende es denunciar una situación que es "igualmente brutal" en Guatemala, El Salvador y Honduras.

Guillermo Valcárcel explica cómo las maras "se alimentan" en estos países de "niños perdidos", "víctimas armadas que se convierten en los peores verdugos".

Las relaciones de estos menores con las maras son "como de familia": "Es una secta que los maltrata pero que les da sentido a su vida", dice el escritor, que compara con la mafia.


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba

    


CEDAC Baner PRONTO