baner por salud junio verde

nuva d19 oct

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

Educar sobre la crisis climática en primera línea



Educar sobre la crisis climática en primera línea
Autor del artículo: EFE

Bangkok - Las consecuencias de la crisis climática se aprecian especialmente en las pequeñas naciones insulares del Pacífico Sur, donde los profesores educan a las futuras generaciones sobre cómo combatir el problema y a convivir con los cambios ya irreversibles.

La desaparición de parte de la costa de Papúa Nueva Guinea, el repentino despertar de un volcán somnoliento en Vanuatu, el terrible envite de poderosos ciclones en Fiyi o las históricas temperaturas registradas en Australia son ejemplos palpables del calentamiento global y las transformaciones que vive el planeta.

Durante el Congreso Mundial de la Internacional de la Educación (IE), que se celebra en Bangkok, se publicó hoy martes una guía para docentes con el objetivo de incidir en la "educación como una poderosa herramienta para combatir el cambio climático".

"La educación es la clave para alcanzar las metas de desarrollo sostenible marcadas (...) El cambio climático no solo está en la ciencia, también debe estar incluido en todas las materias", declara a Efe Susan Hopgood, presidenta de la IE, la principal federación de sindicatos de educación.

"Los estudiantes tienen que entender lo que sucede, pero también tenemos que prepararlos como ciudadanos globales activos para que contribuyan al debate y participen en la toma de decisiones", incide la profesora australiana al rememorar las huelgas estudiantiles donde los pupilos instan a que los gobiernos tomen acciones inmediatas.

Cerca de un millar de personas ha tenido que abandonar desde principios de la presente década sus hogares en las islas Carteret (este de Papúa Nueva Guinea), con una elevación máxima de 1,5 metros sobre el mar, ante las frecuentes inundaciones a raíz de la subida del nivel de las aguas que amenazaba su subsistencia.

Estos papuanos, que fueron realojados en la isla de Bougainville, son parte del primer grupo de refugiados climáticos del mundo.

Vinciannah Poilep Auru, maestra de un colegio de Bougainville que asiste en Bangkok al Congreso Mundial de la IE, explica a Efe que hay trabajo pendiente a la hora de educar a los niños y así reducir las tensiones que brotan entre la población local y los desplazados, a quienes se les proporciona unas tierras como compensación.

El Gobierno de Fiyi, que en 2017 presidió la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, ha asignado unos terrenos para la futura llegada de refugiados climáticos de la vecina Kiribati, una de las naciones más amenazas por la emergencia climática.

En la escuela de Suva donde enseña, la profesora de primaria Kelera Tinai incide en que los estudiantes sean "proactivos" y estén preparados ante la llegada de ciclones y tormentas tropicales, cuya virulencia ha ido en aumento durante la última década.

Desde 2012 el ministerio fiyiano de Educación hizo obligatoria la enseñanza sobre la crisis climática: "qué es; qué lo causa; cuáles son sus efectos en sus vidas; y qué pueden hacer sobre ello" y realizar dos simulacros de evacuación cada trimestre.

"Educando a las nuevas generaciones también logras instruir a las familias, ya que los niños llevan sus conocimientos a casas y les pasan las enseñanzas a sus mayores. Los niños pueden ser muy influyentes", afirma en Bangkok durante el Congreso la fiyiana, quien manifiesta que todavía hay tiempo para "minimizar" la crisis climática.

La "concienciación" es otro de los puntos que remarca la docente Neselinda Meta, quien residía en la isla de Ambae, en el norte de vanuatu, cuando el volcán Manaro Voui despertó de su letargo repentinamente en 2017, lo que obligó a evacuar a toda la población.

Los 11000 habitantes fueron ubicados durante meses en tiendas provisionales en una situación que "afecta en todos los sentidos de sus vidas, incluida la educación".

Esta crisis y el paso en 2015 del ciclón Pam obligó al gobierno a crear una política nacional sobre la crisis climática, para cimentar el conocimiento de los menores sobre las acciones a tomar durante un desastre natural, recuerda Meta que participa junto a otros 1400 docentes en la cita de Bangkok.

"El cambio climático está cambiando las estaciones de la cosecha de frutas, por ejemplo (...) En zonas, donde hace una década el mar se encontraba a varios metros de las carreteras, ahora está junto a los caminos y frecuentemente los inunda", apunta la maestra.

Países como Vanuatu "somos víctimas del cambio climático", zanja la profesora.

El pasado mayo, el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, calificó la emergencia climática como "el asunto decisivo de nuestra época" durante una gira por varios países del Pacífico Sur y alertó ante el debilitamiento de la voluntad política para hacerle frente. 


Valora este artículo
(1 Voto)

volver arriba