banner por salud TCTLLE

logo19PD

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

Ciclones pondrán a prueba vulnerabilidad de Honduras



Ciclones pondrán a prueba vulnerabilidad de Honduras
Autor del artículo: Especial Proceso Digital

Tegucigalpa – Honduras, uno de los países con mayor vulnerabilidad a los desastres naturales, enfrenta una activa temporada ciclónica tanto en el Atlántico como en el Pacífico, a lo que se suma el peligro que representan los impredecibles movimientos telúricos que están afectan a países cercanos, como El Salvador, Guatemala y México.

-Los destrozos causados por los huracanes Harvey, Irma y María reavivan la interrogante sobre si Honduras está preparada para ese tipo de fenómenos.

Lo anterior representa dos amenazas al país de ser afectado por los desastres naturales que en estos últimos meses ha golpeado a las islas de Caribe, Estados Unidos por el paso de huracanes, así como México, golpeada por varios terremotos que sacuden su suelo.

Por ello la pregunta que los expertos se hacen en cuanto a si Honduras se encuentra preparada para enfrentar los fenómenos naturales.

Los huracanes Harvey, Irma y María han azotado las pequeñas islas del Caribe, así como Puerto Rico, Cuba, República Dominicana, México y Estados Unidos.

Dichos huracanes han alcanzando categoría 5, de lo más alto en la escala Saffir-Simpson, algo inusual para los expertos que señalaron que han pasado décadas para que varios huracanes alcancen la máxima categoría de ciclones tropicales.

Y Honduras, al igual que Centroamérica, todavía no ha sido golpeada por los ciclones, aunque los expertos recuerdan que usualmente es en octubre cuando las tormentas y huracanes golpean el país.

Sin embargo la temporada lluviosa en el país ha sido alta, aunque los especialistas en meteorología consideran el 2017 como un “año neutro” ante la ausencia de los fenómenos de “La Niña” y “El Niño”.

A pesar de ser un “año neutro” en lluvias Honduras ya ha sido afectada por los aguaceros que han caído, a tal grado que la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) ha declarado alerta verde para 10 departamentos y amarilla para la capital.

Las autoridades de Copeco reportaron que 13 personas han perdido la vida por las lluvias caídas en lo que va del año, además de destrucción y daños a la infraestructura vial y de viviendas.

De ahí que se considere que los expertos señalen que los ciclones pondrán a prueba la vulnerabilidad del país, considerado el segundo más vulnerable de América Latina, superado solo por Nicaragua.

Riesgo de sismos

Por otro lado, los destructores terremotos que han asolado a México, también han puesto a pensar que tan vulnerable es Honduras a los movimientos telúricos.

Según informes, después de Nicaragua, Honduras es donde se registra un sinnúmero de movimientos telúricos en Centroamérica y el temor a sufrir un terremoto se avivó en las últimas semanas tras los dos poderosos terremotos que han afectado al territorio mexicano.

Honduras se ubica en la denominada placa del Caribe que se mueve y choca con la placa de Cocos, ubicada al sur del país bajo el océano Pacífico y la placa de Norteamérica ubicada cerca de la frontera con Guatemala y que genera la peligrosa falla del Motagua.

Debido a esa convergencia de las placas, en el país se identifican cuatro zonas vulnerables donde hay actividad telúrica intensa, de acuerdo a los sismólogos de Copeco, una de esas áreas es la falla del Motagua que incluye a los departamentos de Cortés, Santa Bárbara, Copán y Ocotepeque, mientas que otra área es la que se encuentra en la frontera con El Salvador que afecta a los departamentos de La Paz, Intibucá, Valle y Lempira.

Asimismo, otra de las zonas identificada es el Golfo de Fonseca debido a que en el área se ubican varios volcanes y también la zona de Islas de la Bahía, ya que en Útila existe un respiradero volcánica en el oriente de la isla.

Honduras experimentó en mayo de 2009, los efectos de un terrible terremoto de 7.1 grados en la escala de Richter que provocó al menos siete muertes, cientos de damnificados en la zona norte del país y hasta el colapso del puente La Democracia en Santa Rita de Yoro.

Los sismólogos de la Copeco informan que hay varias fallas geológicas en el país, una prueba de ello es la que ha resurgido en los últimos días en Cucuyagua, Copán, donde la carretera se ha partido en dos y muchas casas han resultado dañadas por las grietas.

Según los expertos esas fallas tienen el potencial de desencadenar actividad sísmica, pero las mismas actualmente afortunadamente no están activas.

Fallas geológicas en Centroamérica

Los sismos son sacudidas o movimientos bruscos del terreno, generalmente producidos por disturbios tectónicos (ocasionado por fuerzas que tienen su origen en el interior de la Tierra) o volcánicos (producido por la extrusión de magma hacia la superficie).

En ambos casos hay una liberación de energía acumulada que se transmite en forma de ondas elásticas, causando vibraciones y oscilaciones a su paso a través de las rocas sólidas del manto y la litosfera hasta "arribar" a la superficie terrestre.

Los terremotos pueden ser superficiales (0-70 kilómetros), intermedios (70-300 kilómetros) o profundos (300-700 kilómetros).   

El geólogo Carlos Héctor Sabillón, indicó que en Centroamérica hay bastante actividad sísmica pero lo que pasa es que la gente no se da cuenta pero basta con acceder a un sitio web sobre los movimientos telúricos entre 10 y 12 sísmicos diarios se originan en la región, aunque la mayoría son de baja intensidad, de menos de tres grados y por eso no se sienten.

Explicó que también hay sismos de más de tres grados, unos perceptibles y otros imperceptibles que se producen en la parte superior de la corteza, unos en los primeros 10 kilómetros de profundidad y  otros que se producen a mayor profundidad.

terremoto en cA

"La profundidad de falla geológica también tiene que ver con que un sismo se sienta en la superficie o no", ilustró Sabillón, quien detalló que Centroamérica está delimitada por dos grandes fallas, una llamada fosa de Mesoamérica, una falla geológica que separa la placa de Cocos que está en el Pacífico con Centroamérica y se ubica a unos 100 kilómetros del Pacífico y la otra es la falla del Motagua, que atraviesa Guatemala y se adentra al Golfo de Honduras, pasa al norte de Islas de la Bahía y luego por la isla de Caimán para terminar en Puerto Rico.

Acotó que la falla más activa es la fosa de Mesoamérica en el Pacífico y por eso la mayor actividad sísmica que se da en Guatemala, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica, es precisamente a lo largo de la costa del Océano Pacífico.

Sin embargo, por lo menos para los capitalinos, no todo es negativo tal como la manifiesta el sismólogo de Copeco José Jorge Escobar, quien afirma que "las fuentes sísmicas están bien definidas en el territorio nacional y en Tegucigalpa y sus alrededores no se encuentra una fuente sísmica capaz de liberar la energía necesaria parar producir un sismo de magnitud ocho grados.

Según estudios, la ubicación geográfica, el uso inadecuado de los recursos naturales y otros aspectos como el calentamiento global y el cambio climático convierten a Honduras en una zona altamente vulnerable a los efectos de las catástrofes naturales.

 El país se prepara

Con la cooperación de países amigos, Honduras ha venido trabajando en un plan nacional de adaptación de la infraestructura productiva y de servicios para poder luchar contra los efectos del cambio climático y no cabe duda que ahora está mejor preparado después de la destrucción causada por el huracán Mitch en 1998.

El fortalecimiento del organismo de protección civil en este caso la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), la implementación del sistema de emergencias 911 y la construcción de obras de mitigación, permiten ahora una mejor preparación para enfrentar los desastres naturales asociados al cambio climático, sin embargo, eso no significa que este país centroamericano deje de ser uno de los más vulnerables del planeta, donde las personas continúan asentadas en las orillas de ríos, riachuelos y quebradas así como en zonas proclives a deslaves y deslizamientos.

En 2008 se creó el Sistema Nacional de Gestión Integral de Riesgos (Sinager), que es presidido por el presidente de la República, y conformado por las distintas instituciones gubernamentales y de la sociedad civil vinculada al riesgo de desastres.

Cinco años después, en 2013 se aprobó la Política de Estado de Gestión Integral de Riesgo de Desastres en Honduras y para el 2014 se adoptó un Plan Nacional para hacer operativa esta Política de Estado.

Ya para el 2016 el país comenzó la ruta para armonizar su Plan Nacional de Gestión Integral de Riesgos con las prioridades, metas y Objetivos del marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030

Según un informe del Banco Mundial, cada año 26 millones de personas pasan a ser pobres en el planeta como consecuencia de los desastres naturales que también ocasionan pérdidas totales por un monto de 520 mil millones de dólares.


Valora este artículo
(2 votos)

volver arriba