baner por salud junio verde

logo19PD

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

Mi hijo es un luchador y un ejemplo: madre un niño que lucha contra la leucemia



Mi hijo es un luchador y un ejemplo: madre un niño que lucha contra la leucemia
Autor del artículo: Proceso Digital / Por Joel Perdomo

Tegucigalpa - La Fundación Hondureña para el Niño con Cáncer, es una institución que le salvó la vida a mi hijo, de no ser por esta organización, mi hijo estuviera muerto, dijo doña Yajaira Ortiz, la madre de Michael, un niño que lucha contra la leucemia desde hace varios años.

A Michael, se le detectó leucemia cuando tenía apenas tres años de edad, desde entonces su vida ha tomado un rumbo distinto, pese a los esfuerzos por continuar con su vida de manera normal “él hace como que todo está bien, pero es consciente de su realidad”, expresó su madre a Proceso Digital.

En ese sentido, añadió, el pequeño ha tenido que sobrevivir a ambientes poco agradables, especialmente en la escuela, donde hay niños que lo molestan por el uso de la mascarilla”.

“Pero Michael es un verdadero luchador y un ejemplo, no pierde el rumbo y sabe que debe seguir adelante”, añadió.

Cuatro años de lucha

ninos Cancer1Hoy Michael ya tiene siete años de edad y cuatro de lucha contra la leucemia, luce fuerte y alegre, su enfermedad no lo ausenta de la vida cotidiana, le gusta ir a la escuela y sueña con superarse; prefiere no hablar frente a la cámaras y es breve a la hora de responder a cualquier interrogante.  

El retoño de doña Yajaira, padece de Leucemia linfocítica aguda (LLA), un cáncer de crecimiento rápido de un tipo de glóbulo blanco llamado linfoblasto y se presenta cuando la médula ósea produce una gran cantidad de linfoblastos inmaduros.

La médula ósea es el tejido suave en el centro de los huesos que ayuda a formar todas las células sanguíneas.

“Yo acompaño a mi hijo en esta lucha y de no ser por la Fundación, nada podría ser posible para mí, porque no tendría ese alcance que se necesita para enfrentar una enfermedad como esta, no ha sido una lucha fácil por las etapas que se tienen.

Debemos estar más
atentos de nuestros hijos

Yajaira, se declaró admiradora de su de su hijo porque pese a todo, él sigue en pie y luchando con fuerzas, ya que “hace unos días estuvo interno porque le dolía una rodilla y gracias a Dios ya no está con quimioterapias”.

Soy una persona de bajos recursos y en todo esto, Dios es el que tiene el control y la última palabra, ellos son niños inestables hay días que están bien y otros que amanecen con dolores, se necesita ser muy cuidadoso, contó la valiente mujer.

Finalmente recomendó a las madres, cuidar y estar más atentos a sus hijos, que el dinero no es un pretexto, siempre se puede hacer algo para salvar la vida de alguien y más si es un niño, lo más importante es que se pueda detectar cualquier tipo de enfermedad.

Febrero el mes de la lucha 

La Fundación Hondureña para el Niño con Cáncer, enfrenta muchos retos que como en ninguna otra época debido a que las necesidades de los niños con cáncer han crecido tanto que es casi imposible poder cubrirlas como se había venido haciendo en los últimos años.

No es solamente, por el crecimiento de los casos de la enfermedad, sino también por la precaria situación de desabastecimiento de medicamentos y material médico que enfrentan los hospitales públicos del país. 

ninos Cancer2Un llamado al Gobierno

Es por tal motivo, que en el marco de la celebración de febrero como mes de la lucha contra el cáncer infantil, el llamado para el Gobierno y todo el sistema de Salud se vuelve más enérgico porque el raquítico presupuesto con el que trabaja la Fundación es insuficiente, el cual proviene en gran parte de la ayuda del pueblo hondureño que aporta a través del programa Plan Padrino. 

La Fundación tiene como misión primordial donar el medicamento oncológico ¡los niños que son diagnosticados, sin importar el tipo de cáncer que padezcan o lo avanzado de la enfermedad, es por eso que después de 37 años de continua labor, mantiene el firme compromiso de luchar por salvar más vidas de estos pequeños y brindar apoyo a sus  familias. 

Los gobiernos han sido indiferentes y apáticos ¡brindar apoyo a los niños con cáncer porque no designan un presupuesto importante que logre cubrir los altos costos de los medicamentos oncológicos y mejorar la calidad de vida de los niños. Por mucho tiempo la respuesta de los funcionarios de Salud ha sido que los niños con cáncer no son prioridad dentro del sistema sanitario nacional. 


Necesidades urgentes 

Los medicamentos oncológicos tienen un alto costo y cada año aumenta, sin embargo, la Fundación se los dona a los niños ya que no están en la lista del cuadro básico que ofrecen los Hospitales Públicos.

También ha aumentado la escasez de antibióticos y por consiguiente le ha tocado a la Fundación suplirlos a los pacientes. 

Las Salas de Oncología Pediátrica no cuentan con suficiente personal de enfermería debido a que la demanda de atención ha crecido, motivo por el cual, le solicitamos al Gobierno la creación de nuevas plazas para aumentar la capacidad de internamiento de los pacientes especialmente en el Hospital Mario Catarina Rivas de San Pedro Sula y Hospital General Atlántida en La Ceiba. 

Con el fin de dar continuidad al servicio que brindamos a través de la Unidad de Oncología Pediátrica de La Ceiba, nos vimos en la urgente necesidad de contratar personal médico y de enfermería con los fondos propios de la Fundación e impedir así poner en riesgo la vida de muchos niños de la región Atlántica.

Solamente existen en el país ocho médicos pediatras oncólogos en todo el país y se requiere más personal multidisciplinario para cubrir la demanda de pacientes. 

Es urgente implementar un Banco de Sangre para atender a los pequeños con cáncer en la Unidad de Oncología Pediátrica del Hospital General Atlántida de La Ceiba. 

 

La Fundación tiene que pagar a nivel privado los exámenes de laboratorio, biopsias e ¡imágenes radiológicas porque en los hospitales públicos donde se atienden a los niños diagnosticados con cáncer, no hay material ni equipo para hacer ese tipo de estudios que son necesarios para el diagnóstico y tratamiento oncológico de los pequeños. 

Es urgente la necesidad de incorporar en el cuadro básico de los hospitales públicos los medicamentos para cuidados paliativos, especialmente para el manejo del dolor. 

La Fundación se ha visto en la necesidad de comprar hasta los insumos básicos para afrontar la crisis de los hospitales públicos como: jeringas, sueros, agujas, catéteres, esparadrapos, batas desechables, gel de mano, papel toalla, jabón líquido, entre otros. 

En el último año la Fundación se ha visto en la necesidad de destinar el presupuesto de medicamentos a una partida considerable para radioterapias, ya que en los hospitales públicos no ofrecen ese tratamiento y a nivel privado cada radioterapia una puede llegar a costar hasta  60 mil lempiras. 

La Fundación necesita adquirir camas hospitalarias para la Sala de Oncología Pediátrica del Hospital Escuela, un proyecto que tiene un costo de un millón 200 mil lempiras con la finalidad de dar mayor seguridad, comodidad e higiene a 105 niños con cáncer. 

 

Se ha convertido en una necesidad la construcción y equipamiento del Hospicio de Cuidados Paliativos valorado en 50 millones de lempiras con el fin de brindar calidad humana al niño con cáncer hasta el último momento de la vida. 

El año recién pasado debimos atender y suplir las carencias de los niños con cáncer ya que el 90 por ciento provienen de familias muy pobres del interior del país, por ello, les resulta casi imposible proveer los medicamentos oncológicos a sus pequeños, tomando en cuenta también la precariedad de medicinas que existen en los hospitales públicos.

En ese sentido, la Fundación Hondureña para el Niño con Cáncer les brinda todo el medicamento y la atención médica sin escatimar costos, ya que lo más importante es que los pequeños tengan acceso a todas las posibilidades de curarse.


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba