banner por salud TCTLLE

logo19PD

GIF Jestereo nov 17

Menu

         

Castigados por violencia doméstica “no perdonan”



Hombres sancionados realizan las bases para la construcción de cuatro mil piñatas que servirán para donarlas por la alcaldía capitalina para la celebración del Día del Niño a las diferentes escuelas del Distrito Central. Hombres sancionados realizan las bases para la construcción de cuatro mil piñatas que servirán para donarlas por la alcaldía capitalina para la celebración del Día del Niño a las diferentes escuelas del Distrito Central.
Autor del artículo: Proceso Digital /Por Isis Rubio

TegucigalpaSon hombres y mujeres que han abusado a sus parejas y cuyas acciones violentas han dado pie para que realicen trabajos comunitarios.

-En 2017 se han registrado 538 personas en la Unidad de Servicio Comunitario de la Alcaldía del Distrito Central, de los cuales 526 son hombres.

- De enero a junio de 2017 en Honduras se han registrado 187 femicidios, al menos un 75% de los cuales están vinculados a violencia doméstica indican datos del Observatorio de la Violencia de la UNAH.

Llegan a las oficinas municipales, especialmente en las mañanas, programan su servicio de acuerdo a su conveniencia laboral. Algunos llegan con dejes de furia, otros llenos de odio, no son pocos los que muestran arrepentimiento, pero en general son hombres y mujeres que están allí porque han agredido a sus parejas.

trabajo comunitarioEn Honduras, miles de hombres cumplen o han cumplido alguna vez con castigos por protagonizar violencia doméstica. También hay mujeres sancionadas, pero, comparativamente, el porcentaje es ínfimo. En casi todos los casos el denominador común es que los castigados se victimizan y dicen no perdonar a sus parejas por denunciarles.

Una gran parte de ellos y unas cuantas mujeres, han pasado por la Unidad de Servicio Comunitario de la Alcaldía Municipal del Distrito Central, tras ser remitidos por el Juzgado de Violencia Doméstica. 

En el lugar donde se distribuyen los trabajos comunitarios, pueden encontrarse personajes de la vida pública, destacados médicos, escritores, dirigentes sindicales, abogados, deportistas, políticos, empresarios, estudiantes universitarios, académicos; también obreros, taxistas, mercaderes, albañiles, carpinteros entre la variopinta población de violentas y agresivas parejas castigadas.

Acuden sin distinción de clases sociales, de edades, sexo o profesión, llegan a la Unidad de Servicio Comunitario por orden del Juzgado de Violencia Doméstica. Van para cumplir con el castigo que le impone la ley y que les detalla la Alcaldía Municipal.

Proceso Digital realizó un recorrido por la mencionada unidad con el objetivo de dar a conocer lo que allí ocurre.

Una fuente de la Unidad de Servicio Comunitario detalló como a ese lugar han llegado a cumplir con su castigo ministros, militares, policías, doctores, obreros, agricultores, ingenieros, abogados, periodistas, bomberos, guardaespaldas, panaderos, carpinteros, taxistas, albañiles, comerciantes y motoristas, entre otros.  

Sin embargo, los hombres que más son denunciados por cometer violencia doméstica son los comerciantes y motoristas, ellos ocupan los primeros lugares, dijo la fuente municipal.

don juan haciendo piñatas

Humillación

Durante el recorrido nos encontramos con uno de los castigados a quien llamaremos “Juan”. Elaboraba bases para hacer piñatas, aparentaba unos 60 años, pero tiene 42, es un trabajador de la Secretaria de Salud, casado y con tres hijos.

Conversamos con “Juan” cuando cumplía su último día de trabajo comunitario. Desde que le impusieron el castigo todos los días cumplió con su horario ya que le interesaba concluirlo lo más pronto posible, comentó.

Al ser consultado sobre el castigo, dijo sentirse “humillado” y que por tal razón no volverá con su esposa, “me tiene resentido ella y mis hijos porque se ponen a favor de la mamá y no se ponen a pensar que yo he trabajado toda mi vida para que ellos se hicieran alguien en esta vida”. 

Relató que su esposa lo denunció porque tuvieron una discusión y se fueron arriba los tonos, “en ningún momento le pegue, solo hubo palabras fuertes o violencia psicológica como le dicen los jueces”, apuntó.

Así como “Juan”, hay varios casos en los que los hombres no se negaron a aceptar su culpabilidad, pero también señalaron que no volverán con su pareja tras cumplir con la sanción, pese a que están conscientes de que su accionar violento es el causante de su pena. Como “Juan” hay muchos que se sienten víctimas. 

De todas las edades

mujer trabajo social“A uno no le creen, ellas se hacen las víctimas, se ponen a llorar y a veces los jueces se parcializan a favor de la mujer, me castigaron con 40 horas, las estoy cumpliendo, ya me falta poco, pero ella que ni se me cruce por el camino, no quiero volver a verla ni a tener nada con ella, mis hijos siempre serán mis hijos y no les faltará nada”, relató un joven de 25 años que también cumplía con el castigo.

Un tercer castigado dijo que él ya tenía cuatro meses de estar separado de su pareja, “pero como las mujeres todo lo creen, le decían que yo ya andaba con otra, fue por eso que me dejó, se fue para donde su mamá, al pasar el tiempo y yo estar solo me conseguí otra persona,  en una de esas ella llegó a las 6:00 de la mañana a mi casa y me encontró con la otra y se armó el relajo: me denunció, luego en los juzgados, se puso a llorar de una forma que yo quede asustado y aquí estoy cumpliendo la sanción, no regresaré con ella nunca, de todos modos ya nos habíamos separado”, narró. 

Más de 500 hombres registrados este año

trabajo forzadoEn la base de datos de la Unidad de Servicio Comunitario este año se han registrado 538 personas castigadas, de las cuales 526 son hombres.

Más de la mitad de las personas que se registran para realizar su castigo culminan con el mismo. En los casos de los que incumplen, en el término que establece la ley, sus expedientes son turnados a las autoridades fiscales y judiciales de rigor y desde esas instancias se realizan los procedimientos que en casi todos los casos concluyen en una orden de captura y pago de una multa.

Según los datos municipales del Distrito Central, en mayo se inscribieron 105 personas de las cuales 101 eran hombres y cuatro mujeres.

piñatas elaboradas

Las autoridades de la alcaldía capitalina indicaron que el tiempo que dura el castigo lo establece el juez, de acuerdo a la gravedad de la denuncia, por ejemplo, una sanción de 40 horas es el equivalente a un mes, 80 horas a dos meses y 120 horas a tres meses.

Las edades de los castigados por violencia doméstica van desde los 18 a 69 años.

Para el caso las personas que se registraron en el mes de mayo se encontraban entre los rangos siguientes: de 18-19 (1); de 20 a 29 (35); de 30 a 39 (37); de 40 a 49 (19); de 50 a 59 (8) y de 60 a 69 (4).

En base a esa descripción estadística, las personas entre las edades de 20 a 39 años son los que están cometiendo en mayor grado violencia doméstica.

elaboracion de alfombras

Tipos de castigos

Los trabajaos comunitarios que cumplen quienes han cometido violencia doméstica, en la capital hondureña, se cumplen con tareas como lavar platos en guarderías municipales, limpiar espacios públicos, hacer tareas de aseo en oficinas públicas, elaborar piñatas, que luego son distribuidas entre niños de barrios periféricos, pintar, reparar puertas, lavar sanitarios, cuidar huertos comunales, acarrear agua, labores de carpintería entre otras… 

Asimismo, previo a las celebraciones de Semana Santa, estas personas son las que tiñen el aserrín que es utilizado para la elaboración de las alfombras, colaboran a hacer los moldes de las mismas, dirigidos por expertos. En muchas de las ocasiones ellos regresan, ya no en cumplimiento al castigo, sino como voluntarios para realizar las alfombras que adornan la capital, relató una funcionaria edilicia.

elaboracion de piñatas

Agregó que en la víspera de los festejos del Día del Niño, en septiembre de cada año, los castigados por violencia hacen piñatas para luego ser distribuidas en las escuelas de los diferentes barrios colonias, caseríos y en el interior de francisco Morazán. En esa temporada se elaboran más cuatro mil piñatas. 

Igualmente, trabajan junto a carpinteros municipales en la elaboración, reparación y mantenimiento de las cunas que se encuentran en las guarderías municipales.

En las épocas, cuando los fenoménos naturales causan damnificados, como suele ocurrir cíclicamente en la ciudad y en el país, los trabajos comunitarios incluyen embolsar granos básicos y entregarlos a albergues para suplir las emergencias. 

Supervisión

trbajo social castigo“Nosotros somos los supervisores de que esos castigos se lleven a cabo en el tiempo que establece el juez, dependiendo de la gravedad de la falta, la mayoría de las sanciones son de 40 horas que equivale a un mes, 80 horas que equivale a dos meses y 120 horas que son tres meses”, detalló una funcionaria municipal que prefirió mantenerse en la discreción.

El cumplimiento del trabajo comunitario se refrenda con informes, acompañados de fotografías donde pueden observarse a los imputados en plenas faenas. Estos expedientes son manejados estrictamente entre la Municipalidad y la Corte Suprema de Justicia.

“Esas fotografías no pueden salir a luz pública porque no tenemos el derecho de violar la privacidad, porque, aunque sean personas que están castigadas ellos también tienen sus derechos”, recalcó.

Explicó que el conteo de las horas es llevado por una persona quien elabora un informe donde se detallan fechas en que se realizaron los trabajos. Los protagonistas deben firmar un libro, a diario. Son ellos los que establecen el horario de realizar los trabajos, no pueden pasarse de los seis meses que establece la ley en cumplir con la sanción.

juzgado de familia CSJ

Se fortalece la denuncia

Proceso Digital consultó con una jueza de Familia, quien indicó que actualmente, con mayor frecuencia, las mujeres están denunciando a sus parejas ante el juzgado de Violencia Doméstica, “se está fortaleciendo la denuncia”, aseguró. 

En Tegucigalpa hay seis jueces asignados a casos de violencia doméstica; en esos tribunales se programan entre cuatro o cinco juicios al día, pero solo se realizan dos o tres audiencias dijo la togada.

Explicó que para que una mujer denuncie a un hombre o viceversa, por violencia, tiene que ir al Ministerio Público, juzgados, la Policía y a una organización que vele por los derechos humanos para que le auxilien en los procedimientos a seguir en el marco de la normativa y sobre todo para proteger su vida.

El procedimiento para llevar estos casos es de acción pública, oficiosidad, celeridad, objetividad y secretividad, detalló la impartidora de justicia.

“En la primera audiencia, si el juez considera que no hay suficientes pruebas, solicitará ayuda especializada realizando peritajes a través de los estudios psicológicos o psicosociales, así como admisión de otros medios de pruebas”, indicó.

Femicidios ligados a sumisión y violencia de pareja

La directora del Observatorio de la Violencia de la UNAH, Migdonia Ayestas, dijo que de enero de junio de este año en Honduras se han registrado 187 femicidios, 17% menos que los registrados en igual período de 2016 cuando la cifra se elevó a 227 muertes violentas.

Indicó que en este año los meses con mayor incidencia de muertes violentas de mujeres fueron febrero con 42 y junio con 35.

La mayoría de estas muertes están vinculadas a violencia de pareja en un grado superior al 70 por ciento, son casos de sumisión, dependencia u otras circunstancias individuales. Otros de estos hechos están vinculados a mensajes que son enviados a sus compañeros por parte de criminales y alguna cantidad ligada a vínculos con hechos criminales.

Cuadro de violencia


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba

Amnistia vigente EEH