Banner Por Salud enero17 1

boton19

GIF Jestereo nov 17

Menu

icono buscar

Pequeños guerreros y sus proezas por vencer el cáncer



Álvaro Luna es un pequeño de 12 años que sorprende porque su sueño es poder ser guitarrista profesional, tener una guitarra eléctrica y ser un gran músico. Álvaro Luna es un pequeño de 12 años que sorprende porque su sueño es poder ser guitarrista profesional, tener una guitarra eléctrica y ser un gran músico.
Autor del artículo: Especial Proceso Digital – Gerardo Bustillo

Tegucigalpa – Conservan la fe y la esperanza. Han sufrido mucho desde que fueron detectados con la dura enfermedad, pero ríen y sueñan y para ellos, el mejor regalo del Día del Niño sería recuperar la salud.

-Se diagnostica un promedio de un caso de cáncer infantil a diario en Honduras, según autoridades del Hospital Escuela.

-La Fundación de Niños con Cáncer es un bastión fundamental para hacer frente a una dura lucha por la vida que afecta a cientos de niños en Honduras.

-Hasta 400 niños con cáncer son diagnosticados al año en el territorio hondureño.

Son las historias de los niños con cáncer del Hospital Escuela Universitario (HEU). Todos son unos guerreros que luchan por recuperar su salud, para lo cual se someten a duros procedimientos y a tratamientos dolorosos.

La pediatra oncológica del Hospital Escuela, Ligia Fu, explicó que ellos atienden niños con cáncer de todas las regiones del país, pero en especial de la zona centro, sur y oriente.

Sala de niños con cencerEn Honduras se diagnostica un promedio de un caso de cáncer infantil a diario

En la sala, la leucemia es el cáncer más frecuente en los niños, pero que también hay pacientitos con linfomas, tumores renales, tumores cerebrales…

“Desde el momento que vienen con una sospecha de cáncer se les hace las evaluaciones, luego los procedimientos para el diagnóstico, una vez que un niño ha sido diagnosticado se les hace el tratamiento acá en la unidad de cáncer infantil a base de quimioterapia o es sometido a cirugía cuando es necesario”, explicó la doctora Fu a Proceso Digital.

El relato de la doctora Fu, quien lidia contra un mal que no ha tenido ambages en agredir a pequeños ángeles, describe parte del calvario al que se enfrentan los niños: “son tratamientos dolorosos, reciben medicamentos por las venas, de forma muscular, se les hacen exámenes, chequeos, pasan por un proceso que no es corto, pero vale la pena porque se pueden sanar y mandamos un mensaje de esperanza a estos niños”.

La pediatra oncológica detalló que en Honduras se diagnostica un promedio de un caso de cáncer infantil a diario y que en el año se diagnostican entre 300 y 400 niños con esta enfermedad en el territorio hondureño.

Niño Guitarrista“Me gusta tocar la guitara y me hace feliz saber que mi familia me quiere mucho”, dijo el pequeño de 12 años.

Un guitarrista obstinado

Cada uno de los niños que sufren esta enfermedad tienen una historia que contar, pero Proceso Digital en esta ocasión se trasladó a la sala de oncología del Hospital Escuela para contarles tres retazos de sus vidas.

Conversamos con tres niños de diferentes edades, cada uno con sueños y etapas diferentes, pero todos con la misma ilusión: recuperar la salud.

Álvaro Luna es un pequeño de 12 años que sorprende porque su sueño es poder ser guitarrista profesional, tener una guitarra eléctrica y ser un gran músico.

Álvaro fue diagnosticado con leucemia hace ocho meses y empezó a luchar contra la dura enfermedad. Tocar guitarra es un escape y parte de la esperanza que tiene por vivir.

“Me gusta tocar la guitara y me hace feliz saber que mi familia me quiere mucho”, dijo el pequeño de 12 años.

Como si la enfermedad le hubiera permitido reflexionar prematuramente, Álvaro dijo “un mensaje que les mando a los niños es que no se dejen vencer por nada”.

Las palabras de este pequeño músico parecen ser la réplica de las expresadas esta semana, en Colombia por el papa Francisco al decir con fuerza: “Queridos jóvenes, no teman el futuro ¡atrévanse a soñar a lo grande! Mantengan viva la alegría, signo del corazón que encontró al Señor”.

Kenneth TorresKenneth es un niño bastante callado, sencillo, pero con mucha fuerza, su sueño es ser médico.

Un médico con alma

Otro guerrero que lucha a diario la leucemia es Kenneth Torres, un pequeño de 8 años que empezó a enfrentarla desde los 2 años.

Doña Mariana Calderón, madre de Kenneth, le contó a Proceso Digital que en 2011 le detectaron la enfermedad a su hijo que ha sido duro ver padecer a su niño, pero confía en Dios y en los avances de la recuperación.

“Ha sido bien difícil para mí y para él, es una enfermedad que los ataca demasiado, pero al final Dios le ayuda a uno para ir saliendo”, expresó doña Mariana.

Agregó que “Mi hijo hoy tiene 8 años y empezó su tratamiento cuando tenía dos, lo miro bien y considero que ya venció el cáncer”.

Kenneth es un niño bastante callado, sencillo, pero con mucha fuerza, su sueño es ser médico.

“Quiero ser un doctor para ayudar a las personas, para que todos tengas buena salud”, compartió.

Añadió que “quiero mucho a mi mami, es mi corazón, la amo mucho”.

Alice, la niña que ama jugar y molestar a su papá

Es una niña de apenas 6 años, extrovertida, alegre, bromista, amorosa y con mucha ilusión de vivir.

Desde pequeña es sincera, lo que más le gusta es jugar y nada más. Desde los juegos tecnológicos hasta los más tradicionales son parte de su menú.

Alice con cancer

En palabras textuales dijo “lo que más me gusta es jugar, me gusta jugar en la computadora, ver tele y no hacer nada. Me gusta la tablet, también juego en monopatín, bicicleta y con los palos”, contó.

Añadió que “mi papi juega todos los domingos conmigo porque él trabaja, yo lo molesto mucho, salto en su pancita, le quito la gorra y lo molesto para que no mire televisión”.

Omar McLallen Mass, padre de Alice, es un mecánico eléctrico y ha pasado el último año de su vida en hospitales luchando para que su hija recupere la salud.

“Nos dimos cuenta el 5 de diciembre del 2016 cuando ella empezó a sufrir de dolores fuertes en los huesos y la llevamos a un centro de salud donde nos dijeron que tenía un problema de sangre y nos remitieron acá, donde detectaron la enfermedad de leucemia”, relató Mclallen.

Alice y su PadreOmar McLallen Mass, padre de Alice, es un mecánico eléctrico y ha pasado el último año de su vida en hospitales luchando para que su hija recupere la salud.

Prosiguió diciendo que “mi hija ha tenido resultados positivos, sabemos que es un tratamiento largo y doloroso, tenemos un sentimiento agridulce porque es para el bienestar de ella”.

McLallen define a su hija como alegre, juguetona, entusiasta y no duda que un día Alice saldrá de esta dura prueba.

“A los padres les digo que amen a sus hijos, que no tengan que pasar esta situación para darse cuenta del amor que debe ser siempre, debemos darles tiempo”, reflexionó.

Alice cerró agradeciendo a la Fundación de Niños con Cáncer y envió un mensaje. “A todos los niños les digo que en esta Fundación nos van a curar y que aquí nos quieren mucho”.


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba

CEDAC Baner PRONTO