banner por salud TCTLLE

logo19PD

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

Terrorismo y violencia ponen en jaque a las redes sociales



Terrorismo y violencia ponen en jaque a las redes sociales
Autor del artículo: Proceso Digital

Tegucigalpa – La transmisión por 17 minutos del atentado a dos mezquitas en Nueva Zelanda, a través de Facebook, pone en cuestionamiento el uso de las plataformas sociales que han abierto una ventana para la divulgación de este tipo de crimen y otros.

Igualmente los constantes casos donde una persona realiza ataques machistas contra las mujeres y tras acabar con su vida, inmediatamente publica las fotos o videos de dicho acto, lo que alimenta el morbo del público en las redes sociales.

A pesar de los anuncios y esfuerzos de los ejecutivos de las empresas de redes sociales de controlar o eliminar los llamados mensajes de odio, hasta el momento no han podido controlar la situación y los mismos se filtran en las redes y con ello a las personas.

redes armasMal uso de las redes alientan a personas a cometer terrorismo según expertos

“Se está convirtiendo en una ventana a acciones de violencia sea xenofobia, machismo, intolerancia debido a causas de traumas sociales o psicológicas”, definió uno de los expertos consultados por Proceso Digital.

Expertos en distintas áreas manifestaron que estas transmisiones alientan a otras personas a que atenten contra la vida de otros humanos por diferencias ideológicas, religiosas, sociales y psicológicos.

A pesar de la tragedia ocurrida en Nueva Zelanda, los expertos coincidieron que las redes sociales no son dañinas por sí mismo, sino que el uso que se les dé.

Señalaron que uno de los problemas es la divulgación en otras plataformas sociales que genera una viralización que provoca que las personas se acostumbren a consumir este tipo de hechos violentos.

videoFragmento del vídeo del atentado en las dos mezquitas en Nueva Zelanda

“A pesar que el vídeo (atentado a las mezquitas), fue borrado en Facebook, fue reproducido en WhatsApp que es una aplicación que no tiene filtros de seguridad”, lamentó el experto en redes sociales Rommel Palma.

Indicaron que la circulación de los vídeos de hechos violentos afecta el comportamiento humano, especialmente en jóvenes y menores debido a la exposición tecnológica.

Difícilmente se puede limitar o controlar el uso de las redes sociales y peor la censura, pero los expertos aludieron a campañas de concientización que enseñe las virtudes y perjuicio de su uso.

El 15 de marzo, Nueva Zelanda, considerado como uno de los países más seguros del mundo, sufrió el peor atentado en su historia dejando un saldo de 50 muertos luego que un supremacista blanco atentó contra dos mezquitas en la ciudad de Christchurch.

ChristchurchPobladores de la ciudad de Christchurch lamentan las muertes en el atentado

Brent Harrison Tarrant, autor de la matanza, grabó el primer ataque en la mezquita Al Noor a través de una cámara instalada en un casco que llevaba encima de su cabeza.

Facebook eliminó el contenido, sin embargo, el video logró filtrarse en distintas plataformas en varios países del mundo logrando difundir el mensaje del autor de infundir miedo entre el mundo musulmán.

Sin embargo, el atentado en Nueva Zelanda no ha sido el único caso transmitido en Facebook; una hondureña radicada en Seattle, Estados Unidos, fue asesinada a manos de su pareja.

hondureñaLa hondureña Lety Rodrígez fue asesinada a manos de su pareja en Seattle

Luego del hecho, el individuo publicó las fotos del crimen en la cuenta de Facebook de la víctima.

Otro caso reciente ocurrió el 27 de febrero del presente año en el pueblo de Wingate en Carolina del Norte, cuando un ciudadano de nombre Prentis Robinson caminaba por la calle grabando un Facebook Live.

Robinson hablaba de cómo le robaron el teléfono y apareció un sujeto con pistola en mano, la víctima le dice que está en vivo y posteriormente se escuchan disparos.

Vídeos alientan a perpetuar crímenes

A criterio del sociólogo Armando Orellana, los vídeos de crímenes transmitidos en directo en las redes sociales alientan a perpetuar los crímenes.

armando orellana            El sociolólogo, Armando OrellanaCuando se divulga este tipo de acciones se promueve el atentado contra la vida de otros seres humanos, es decir, la promoción de la violencia”, comentó el sociólogo a Proceso Digital.

Orellana recomendó que se deben evitar la circulación o la viralización de estos vídeos en otras plataformas sociales, impidiendo que se promueva la violencia.

Explicó que una de las razones de las divulgaciones es que la sociedad está impregnada del sensacionalismo de la “nota roja” utilizándolo como un placer que tiene que satisfacer, intercambiar o compartir.

“Es un sadomasoquismo que utiliza la población y se tiene que interiorizar en la mente que esos mensajes subliminales pueden afectar a la larga el comportamiento de la gente”, argumentó.

El sociólogo exclamó que la censura no es una solución para la divulgación de estos hechos violentos en las distintas plataformas sociales.

“Hay que hacer una campaña para evitar que eso se vuelva a reproducir y no cultivar como una salida o alternativa a problemas y mucho menos como una recreación”, puntualizó.

Orellana señaló que el uso de las redes sociales debe ser un tema de discusión y análisis de medios de comunicación, iglesias, centros educativos y distintos sectores.

Redes sociales

Por su parte, el sociólogo Eugenio Sosa, aseguró que las redes sociales no son el problema, si no el uso que le da, ejemplificando como el caso del atentado en dos mezquitas de Nueva Zelanda.

Eugenio Sosa                El sociólogo, Eugenio Sosa“Toda tecnología, como las redes sociales, pueden ser usada para el bien o para mal, las redes no son malas, sino que es el uso que le damos a ellas”, dijo en una entrevista a Proceso Digital.

Consideró que actos como el atentado “es un problema que tiene que preguntarse en el mundo porque sale gente que está haciendo actos atentatorios”.

Asimismo, cuestionó que personas pasen 17 minutos viendo un vídeo de un atentado que cinco minutos de un vídeo educativo “tenemos que preguntarnos ¿Qué está pasando en la nueva sociedad?”.

“Las empresas deberían de tener la capacidad de parar las transmisiones y si no la detiene en el momento real evitar que se siga reproduciendo”, sugirió.

Lamentó que circulará por 17 minutos el vídeo del atentado en las mezquitas en Christchurch.

Indicó que las autoridades en el mundo deben plantearse que lo que sucedió en Nueva Zelanda “es un fenómeno que se está reproduciéndose más en el mundo”.

redes socialesLas redes sociales no pueden ser censuradas dicen expertos

Sosa negó que se deba limitar el uso de las plataformas sociales para evitar este tipo de transmisiones en redes como Facebook, Twitter y WhatsApp.

Argumentó que los discursos de los presidentes de Estados Unidos y Brasil, Donald Trump y Jair Bolsonaro, contribuyen a este tipo de hechos.

El sociólogo concluyó que la humanidad tiene un desafío de trabajar por una cultura de paz, tolerancia y respeto.

Plataformas digitales deben reinventarse

De su lado, el director de marketing digital de las universidades privadas Unitec y Ceutec, Romel Palma, consideró que se torna complicado vetar la viralización de estos eventos por el espectro mundial de la comunicación digital.

Romel Palma  El experto en redes sociales Romel Palma“La mayor parte de la viralización de este tema se dio en WhatsApp, que es una plataforma que no cuenta con candados y filtros que me obliguen a cumplir ciertos parámetros sobre el contenido de los videos”, indicó.

El tema de la viralización -prosiguió- va más en el enfoque de la gente que lo quiera compartir. Sin embargo, pese a que se transmitió el suceso en vivo por 17 minutos mediante Facebook, inmediatamente fue borrado de esta plataforma digital, no así de WhatsApp que es un medio mucho más difícil de controlar.

“El mensaje que nos deja este caso es importante que haya campañas de concienciación, especialmente por temas de violencia, terrorismo o cuestiones religiosas”, aseveró.

Palma ejemplificó el caso de los suicidios, una “moda” que no solo ocurre en Honduras, sino en todo el mundo y que algunos casos han sido transmitidos vía redes sociales. “Sugiero campañas a nivel de la academia y la misma familia para que los valores y principios predominen ante estas situaciones de la cotidianeidad”, apostilló.

Calificó estos eventos como “crisis digital” que demandan una reinvención de los propios administradores de estas plataformas sociales.

facebook reportar

“Es evidente que se necesitan mayores filtros, especialmente de las situaciones en vivo. La misma gente puede ser fundamental para denunciar cuando se están ocurriendo estos eventos lamentables y así evitar que se propaguen por el ciberespacio”, reflexionó.

El experto en plataformas digitales mencionó que la herramienta de “reportar” debe ser analizada, especialmente en Facebook, para identificar a los usuarios que se encuentran en una especie de lista roja y que no hagan apología a la violencia, terrorismo y otros flagelos.

Puntualizó que “el verdadero reto que tienen estas redes sociales es que la respuesta sea más efectiva e inmediata”.


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba