banner por salud TCTLLE

logo19PD

GIF Jestereo nov 17

Menu

         

La migración forzada de personas y causas estructurales



Por: H. Roberto Herrera Cáceres
Comisionado Nacional de los Derechos Humanos

El 12 de octubre del 2018, detectamos el inicio de un movimiento inusual de personas decididas a migrar forzadamente y con la voluntad de hacerlo en grupo, escogiendo como importantes puntos nacionales fronterizos de salida la Aduana de Corinto (departamento de Cortés), la Aduana de Agua Caliente (departamento de Ocotepeque), y la del Amatillo (departamento de Valle), para realizar una “caminata o caravana” de tránsito por Guatemala, hacia el norte de América (México y Estados Unidos de América).

De manera inmediata, el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH) declaró la movilización nacional de todo el personal de sus oficinas departamentales para cumplir con su responsabilidad de orientar e informar a las personas en contexto de migración en cuanto a sus derechos y deberes, riesgos y previsiones, de conformidad a la obligación institucional de asegurar la protección de los derechos humanos de todos los habitantes y migrantes de Honduras.

En atención a esa obligación y responsabilidad, en mi condición de Defensor del Pueblo activé preventivamente el “Protocolo de Actuación de la Federación Iberoamericana del Ombudsman para la protección de los Derechos Humanos de las personas en contexto de migración” e inicié el despliegue nacional e internacional del CONADEH en actividades de protección y acompañamiento de los migrantes.

El personal del CONADEH se hizo presente diariamente en las fronteras para informar, orientar y dar nuestras direcciones y números de llamadas gratuitas para quienes requiriesen nuestros servicios de        orientación frente a actos arbitrarios de las autoridades u otros casos de amenazas a sus derechos humanos, tanto en el interior como el exterior del territorio nacional. Les informamos que ya habíamos organizado la coordinación internacional, para su protección y ayuda humanitaria, con la Procuraduría de Derechos Humanos de Guatemala, cuyo personal ya estaba del otro lado de la línea fronteriza y los acompañaría en su tránsito por Guatemala.

De igual manera la coordinación la iniciamos con la Comisión Nacional de Derechos Humanos de México, en lo que atañe al tránsito por México o como país de destino.

En cuanto al cierre de la Aduana de Agua Caliente, en la frontera con Guatemala, solicitamos formalmente que se respetara el ejercicio de los derechos humanos de movilidad y libertad de entrada y salida del país, por parte de las personas que deseasen hacerlo sin restricciones ilegítimas (Oficio 041- CONADEH de fecha 21 de octubre de 2018). La aduana fue abierta y funciona normalmente.

En Honduras, nuestras oficinas departamentales monitorean el movimiento de personas con fines de migración forzada y le acompañan, orientan y previenen en sus caminatas dentro del territorio nacional hacia las fronteras; solicitan y velan por el respeto a su vida e integridad y aseguran acompañamiento de las autoridades respectivas y de ambulancias de la Cruz Roja nacional.

Hacemos también supervisión del respeto de los derechos humanos en manifestaciones nacionales de solidaridad con las personas migrantes forzadas.

Nuestro equipo de trabajo mantiene también diálogo constante con los de Guatemala y de México e invitamos igualmente a incorporarse a la Procuraduría de Derechos Humanos de El Salvador. Así se realiza intercambio de información sobre nuestros migrantes y otros, sus necesidades y dificultades, lo que nos facilita incidir, en forma oportuna, en la solución de tensiones, dificultades y dar respuesta positiva a solicitudes de auxilio de familias de migrantes e impulsar la ayuda humanitaria en momentos especiales de crisis por falta de agua, medicamentos y auxilios médicos.

Para verificar y reforzar directamente, in situ, la coordinación que dirigimos desde el CONADEH, viajamos al Estado de Chiapas, México e inspeccionamos la movilidad y situación de nuestros migrantes y comportamientos de las autoridades estatales y federales, desde el puente internacional sobre el río Suchiate, a Ciudad Hidalgo y Tapachula, en particular el centro de detención migratoria “Siglo XXI” y el albergue temporal en el centro de ferias, en donde se encuentran inicialmente las personas que necesitan tramitar sus solicitudes de asilo y esperar el proceso de resolución correspondiente. Seguimos al resto de los migrantes hondureños de la primera caravana en su caminata. Acompañamos hasta la etapa previa a la frontera con el Estado de Oaxaca. Orientamos, auxiliamos y velamos por los derechos humanos de nuestros compatriotas y de otros migrantes centroamericanos que se habían incorporado a ese flujo masivo de personas.

En lo que corresponde al resto del recorrido, además del acompañamiento de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de México, como Defensor del pueblo de Honduras hablé con el Comisionado Estatal de Derechos Humanos de Chiapas y, por su medio, con el de Oaxaca y de los otros Estados mexicanos que atravesarían nuestros migrantes, sobre la importancia de su acompañamiento y apoyo, y nuestro interés en información diaria y acciones defensoriales.

Concertamos reuniones con organizaciones internacionales presentes en Tapachula para agradecer su ayuda humanitaria y, en su caso, el apoyo a la tramitación de solicitudes de asilo; para atender su interés en conocer nuestros hallazgos y enfoques en relación a ese fenómeno masivo de migración y la significación hacia el porvenir; y para enfatizar la necesidad de la coordinación y la importancia de atender simultáneamente también las causas estructurales de la migración forzada.

Esa misión de trabajo la complementamos viajando posteriormente a Guatemala y dirigiéndonos a San Marcos, Tecún Human, sector fronterizo y parte guatemalteca del puente internacional sobre el río Suchiate que lo separa de México. Ahí realizamos análogas actividades que, en México, con la diferencia que iniciamos una investigación internacional, entre instituciones nacionales de derechos humanos, sobre la privación de la vida del compatriota Henry Adalid Díaz, por impacto de bala utilizada por persona a identificar; y sobre el casi ahogamiento, en dicho río durante una actividad de vuelo bajo de un helicóptero de la Marina Mexicana, de otro compatriota que luego fue reanimado en dicha frontera.

En ocasión de la crisis humanitaria del 2014 de niños no acompañados y unidades familiares en la frontera México – Estados Unidos de América: además de ocuparnos del interés superior de los niños hondureños llame a poner también atención a las interrogantes sobre la situación de todos los migrantes forzados y la necesidad de entenderla para encontrar solución al problema de posibles flujos o corrientes masivas de migrantes irregulares atendiendo las causas estructurales y, en todo caso, asegurando la debida protección en caso de que ello ocurriese. Ello porque, como lo enfatizamos desde el 2014, toda crisis migratoria como la actual: revela una crisis, en la materia, de los Estados de origen, tránsito y destino.

Más de Roberto Herrera cáceres


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba

    


CEDAC Baner PRONTO