baner por salud junio verde

logo19PD

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

bannerprisCP

Incómoda visita



cosenzaPor: Luis Cosenza Jiménez

La semana pasada fue extraordinaria. En uno de los juicios que se ventilan en Nueva York, se dijo que dos ex presidentes y el actual presidente, recibieron dinero de narcotraficantes para financiar sus campañas. No habíamos terminado de digerir esa noticia cuando apareció en nuestro país una nutrida delegación de miembros de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, presidida por la Portavoz de la Cámara, la representante Nancy Pelosi. Su vista fue corta e incómoda para el gobierno. El sábado por la tarde ofrecieron una conferencia de prensa, en la cual informaron que habían decidido no reunirse con don Juan Orlando porque esa no era su prioridad. El gobierno había dicho que no se reunirían con don Juan porque este tenía una agenda muy complicada. La realidad es que los visitantes decidieron no reunirse con él porque desean evitar que se piense que apoyan o respaldan su gobierno. La situación se le ha complicado mucho a don Juan. Permítanme explicar por qué.

Para muchos la reelección de don Juan Orlando carece de legitimidad porque violenta la Constitución. Por otro lado, reiteradamente se ha dicho que se utilizó fondos públicos para financiar las campañas electorales de don Juan Orlando. Es más, el partido de gobierno no ha desmentido esa acusación y hasta han ofrecido devolver los fondos. Por cualquier lado que se le vea, la ilegitimidad campea.

A lo interno, esa ilegitimidad ha resultado en un clima de crispación y confrontación que reduce la inversión, produce desempleo, fomenta la violencia e impulsa la migración. A lo externo, nos aísla de la comunidad internacional, como lo evidencia el hecho que don Juan Orlando no fue invitado a la toma de posesión de Nayib Bukele, ni ha sido recibido por el Presidente Trump. Pero la muestra más clara del asilamiento se dio en la visita de doña Nancy Pelosi. Es obvio que al decidir doña Nancy no reunirse con él le ha propinado un durísimo golpe y pone en evidencia el aislamiento que sufre don Juan. Para enfatizar el mensaje, doña Nancy se reunió con representantes del Consejo Nacional Anti Corrupción, con empresarios, con la hija y la madre de Berta Cáceres y con la doctora Suyapa Figueroa. Uno de los integrantes de la misión es el coordinador del Comité de Derechos Humanos de la Cámara y en su breve participación informó que le manifestaron al Canciller su profunda preocupación por la corrupción y la violación de los derechos humanos. Agregó que le darán estrecho seguimiento al desempeño del gobierno en estas áreas. Doña Nancy fue categórica al afirmar que no puede ganarse la batalla contra la inseguridad mientras reine la corrupción. Los visitantes se reunieron también con el Fiscal, a quien le manifestaron su respaldo a la labor de la MACCIH.

Se habló también del uso de los fondos que Estados Unidos otorga a nuestro gobierno. Una de las Representantes de California relató que nuestros compatriotas residentes en California le reclaman porque, según ellos, esos fondos caen en manos de un gobierno corrupto. Explicó que los fondos de Estados Unidos se entregan directamente a nuestros compatriotas, y no al gobierno, con lo cual en efecto fortaleció la percepción de corrupción en el gobierno.

Nótese que doña Nancy tampoco se reunió con representantes del desprestigiado Poder Legislativo, ni del Poder Judicial. ¿Qué nos dice esto en cuanto a lo que ellos piensan de nuestras autoridades? Triste situación en la que nos encontramos. En efecto, la Administración Hernández no goza de la simpatía del Presidente Trump. Frecuentemente critica la labor del gobierno en lo que concierne a la migración, y nunca le ha invitado a que le visite en Washington. Como la visita de doña Nancy ha demostrado, tampoco goza de la amistad de los Demócratas. La Administración Hernández ha quedado huérfana. Me atrevo a pensar que a raíz de las denuncias de corrupción y de los señalamientos sobre el apoyo del narcotráfico a sus campañas políticas, también los gobiernos europeos buscarán distanciarse.

No obstante lo anterior, es poco probable que la visita de doña Nancy tenga repercusiones en nuestro país. Después de todo, los Demócratas solo controlan la Cámara de Representantes, mientras que los Republicanos controlan el Senado y la Presidencia. Cualquier legislación que pudieran aprobar los Demócratas en la Cámara de Representantes tendría que ser luego consensuada con el Senado. Si eso no ocurre, el proyecto de legislación queda descartado. Y aún en el remoto caso en el cual la Cámara y el Senado pudieran ponerse de acuerdo, el Presidente Trump tiene el poder del veto presidencial que muy difícilmente podría ser superado. Sin embargo, la visita de doña Nancy ha servido para poner en evidencia que don Juan se encuentra absolutamente solo.

Mientras tanto, me parece que nuestra situación solo se agravará. No veo razón alguna para pensar que hemos tocado fondo, que nuestro Vía Crucis está llegando a su fin. ¿Será irremediable que suframos este calvario durante dos años más? ¿Qué país tendremos para entonces? A mi juicio, es urgente que las personas de buena voluntad nos unamos para encontrar una salida a este dilema, y esa salida debe necesariamente incluir la renovación de nuestra clase política. Si no procedemos de esta manera, preparémonos para dos años de retroceso.


Valora este artículo
(14 votos)

volver arriba