banner por salud TCTLLE

logo19PD

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

¿Eres tú el que tenía que venir?



PG NietoPor: Pedro Gómez Nieto

En tiempos de aflicción, Juan el Bautista desde la cárcel, habiendo escuchado hablar de Jesús, manda a sus discípulos para que le pregunten:

“¿Eres tú el que tenía que venir, o hemos de esperar a otro?”. Jesús les responde: “Id a contar a Juan lo que estáis viendo y oyendo: los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios, los muertos resucitan, y a los pobres se les anuncia la buena noticia”, (Mateo 11, 2). Jesús da testimonio de sí mismo por medio de sus obras.

Veinte siglos después, Albert Einstein redirecciona el mensaje: “Para conocer a una persona no hace falta escucharla, observa lo que hace”.

Vivimos tiempos inciertos. Desde el pasado 27 de noviembre, la sociedad contempla a políticos de la oposición, fracasados y conspiradores, colocarse la pancarta de puros, justos, e incorruptibles, para justificar sus acciones tendentes a desestabilizar Honduras. Cual zopilotes buscan basura para enmerdar al gobierno, torpedear la gobernabilidad, y cuestionar las instituciones delante de cualquier micrófono y televisora. La estrategia suicida es mantener a la sociedad en permanente estado de zozobra, afectar la convivencia, la economía, y el desarrollo armónico, creando las condiciones para que comandos terroristas provoquen desordenes que retroalimenten el objetivo final, sacar a JOH del poder. ¿Y nuestros Servicios de Inteligencia? Bien gracias.

Empezaron denunciando un fraude que nunca pudieron probar. Siguieron con la ilegalidad de la presidencia por inconstitucional, siendo ellos los que aceptaron participar en el proceso electoral, en lugar de abstenerse y denunciarlo ante la comunidad internacional, por tanto, le dieron carta de naturaleza. Ahora toca la falacia de que vivimos en una dictadura, pero hay democracias donde nos miramos en las que estos “profetas del agujero negro” no podrían hacer lo que aquí les permite la supuesta dictadura, conspirar contra el gobierno.

Como lamentatrices se quejan porque JOH influye en los poderes e instituciones del Estado. Pero en democracia, la aspiración de cualquier partido político es alcanzar el poder; tener al líder sentado en el sillón presidencial; disponer de una bancada mayoritaria en el Congreso que desarrolle la política partidaria; y contar con juristas de ideología afín ocupando puestos relevantes en la CSJ. Una democracia es simplemente la dictadura de las mayorías y los consensos. Hipócritas que denuncian lo que envidian, que no tuvieron ni tendrán.

¿No fue eso lo que buscaba “Mel” siendo presidente, cuando coaccionó a Micheletti para colocar a Marlina Dubón al frente de la CSJ? ¿No lo hizo Nasralla, cuando trató de impedir movimientos políticos dentro del PAC que afectaran su candidatura única? ¿No es esa la pretensión de OZ, “el mago” del Partido Liberal, dinamitando las estructuras y arrinconando a líderes consolidados como Gabriela Núñez, Elvin Santos, Roberto Micheletti… para tener el control de Lilliput? Corderos del diente al labio y lobos del labio al diente.

En cierta ocasión, el presidente de un país latinoamericano comentaba que el éxito de la revolución que él representaba se debía al sacrificio del pueblo que se había levantado desde la pobreza exigiendo justicia, por tanto, había que mantener ese vigor para que la revolución se consolidara. Y eso fue lo que hizo, mantener al pueblo en la pobreza perpetuándose en el poder, incluso después de muerto…

Días atrás, comandos insurreccionales protagonizaron en Choluteca actos de vandalismo y barbarie, terrorismo, contra el pueblo. Nasralla no reprueba los hechos, los justifica como producto de la falta de trabajo que obliga a migrar. Pero, el vandalismo no traerá inversión y trabajo a Choluteca sino todo lo contrario, además, aumentará la migración y la pobreza en la zona. Dice el presentador que “esto ya lo sabía en septiembre del 2017, y se lo advirtió al Departamento de Estado”. ¿Quién fue el interlocutor? Porque anteriormente también dijo (otra tontera), que el Departamento de Estado le informaba directamente de sus comunicados sobre Honduras antes de difundirlos. Se cuelga tantas medallas que pronto le faltará pecho. Einstein decía que la diferencia entre una persona inteligente y otra estúpida estriba en que la inteligencia tiene límites.

El analista del comportamiento estudia patrones. El patrón es la forma que tiene la persona de subjetivar la realidad, su forma de sentir, de reaccionar ante una situación. Conociendo el perfil, y los condicionantes del sujeto, podemos alumbrar su comportamiento. Pregunta para cada prócer: ¿Eres tú el que tenía que venir?

                                                                                                   PG. Nieto

                                                                                                  Asesor y Profesor CISI.

Más de Pedro Gómez Nieto


Valora este artículo
(5 votos)

volver arriba