baner por salud junio verde

logo19PD

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

“Así nos ven”: poderosa revisión del caso de “Los cinco del Central Park” bajo la dirección de Ava DuVernay



Por: Amy Goodman y Denis Moynihan

Han pasado más de 30 años desde que la ciudad de Nueva York se vio sacudida por la violación e intento de asesinato de una mujer en el Central Park, hecho conocido como el “caso de la corredora del Central Park”.

El crimen en sí fue indescriptiblemente violento; la injusticia que se cometió en el proceso —en el cual cinco jóvenes afroestadounidenses y latinos a los que se conoció como “Los cinco del Central Park” cargaron injustamente con la culpa y fueron enviados a prisión— sigue siendo una mancha en el sistema de justicia penal estadounidense. Los cinco muchachos perdieron sus años de su juventud tras las rejas. Finalmente, sus condenas fueron anuladas después de que el verdadero culpable confesara en la cárcel. Su confesión fue respaldada por pruebas de ADN irrefutables. Cuando los adolescentes fueron arrestados, Donald Trump, en ese entonces empresario inmobiliario de la ciudad de Nueva York, hizo una campaña activa a favor de que los jóvenes acusados fueran sentenciados a la pena de muerte; incluso publicó anuncios a página completa en los principales periódicos de la ciudad de Nueva York. Hasta el día de hoy, ignorando todas las pruebas, el presidente Trump sostiene que “Los cinco del Central Park” son culpables.

Todas estas injusticias han sido plasmadas de manera conmovedora en una nueva miniserie de Netflix de cuatro capítulos titulada “Así nos ven”, coescrita y dirigida por la cineasta nominada al Oscar Ava DuVernay. Con esta vívida y dramática obra, DuVernay retrata sin tapujos el racismo sistémico que sigue siendo demasiado común en la actualidad.

El relato de Ava DuVernay está enfocado en estos adolescentes y sus experiencias. En la noche del 19 de abril de 1989, Trisha Meili, una ejecutiva de inversiones blanca cercana a los 30 años de edad, salió a correr en el Central Park, donde fue brutalmente atacada, violada, dada por muerta y abandonada ahí por el atacante. Poco después de ocurrido el hecho, el Departamento de Policía de Nueva York arrestó a los cinco adolescentes, los interrogó durante largas horas sin la presencia de sus padres ni abogados y finalmente los acusó del delito.

Los cinco adolescentes eran Yusef Salaam, Kevin Richardson, Antron McCray, Raymond Santana y Korey Wise. Solo dos de ellos se conocían en el momento de su arresto. Ava DuVernay expresó en una entrevista para Democracy Now!: “No son “Los cinco del Central Park”. Llegué a sentir que eso era un apodo político. Así los llamaron la prensa y la fiscalía. Y eso hizo que fueran vistos como una pandilla, como una ‘manada de lobos’, y no como Yusef, Korey, Kevin, Antron y Raymond: personas reales, muchachos reales, con familias, recuerdos, esperanzas, sueños que se vieron frustrados el día en que fueron arrestados en un parque”.

Ava DuVernay dedica mucho tiempo a describir la intensidad con la que la policía presionó a los cinco adolescentes para obtener confesiones forzadas. En sus declaraciones a Democracy Now!, la cineasta señaló: “Esto se trata del sistema de justicia penal. Cada capítulo de la serie, o la película de cuatro partes, como yo la llamo, está diseñada para llevar al espectador a lo profundo del caso, a fin de que conozca más los diferentes aspectos del sistema tal como continúa siendo hoy en día”.

Linda Fairstein encabezaba la unidad de delitos sexuales de la Oficina del Fiscal de Distrito de Manhattan. Quizás sea más conocida por ser autora de novelas policiales que son un éxito de ventas. En la serie de DuVernay se puede ver a Fairstein, interpretada por Felicity Huffman, dirigiendo la coerción e intentando bloquear el debido proceso para los jóvenes indefensos. Tras el estreno de la serie el pasado 31 de mayo, los estudiantes de Vassar College, el alma mater de Fairstein, organizaron una campaña de recolección de firmas que finalmente la obligó a renunciar al Consejo Directivo de la universidad.

Mientras Fairstein obtenía las confesiones bajo coerción, el verdadero violador, Matias Reyes, seguía suelto. El 17 de abril, dos días antes de atacar a Meili, había golpeado y comenzado a violar a otra mujer en el Central Park. La primera víctima dio una descripción del atacante al Departamento de Policía de Nueva York en la que indicó que el atacante tenía puntadas en el mentón. Un hospital local le dio el nombre de Matias Reyes al departamento de policía porque encajaba con esa descripción, pero el departamento nunca siguió la pista. Después del arresto de los cinco jóvenes, Reyes golpeó y violó a cinco mujeres más, asesinando a una de ellas, Lourdes González, embarazada y madre de tres hijos.

Yo, Amy Goodman, vivía en el mismo edificio donde Matias Reyes fue finalmente capturado. Mi vecina, su última víctima de violación, huyó corriendo escaleras abajo, a los gritos. El portero del edificio logró retener a Reyes hasta que llegó la policía. Reyes confesó varios de sus crímenes, incluso el asesinato. Si Fairstein y el Departamento de Policía de Nueva York hubieran investigado estos crímenes, en los que Reyes había aplicado el mismo modus operandi una y otra vez, en lugar de acusar a los cinco adolescentes en base a la discriminación racial, puede que esas violaciones y el asesinato de la joven madre se hubieran evitado.

Korey Wise, el mayor de los cinco, fue juzgado como adulto. Después de pasar más de 11 años en diversas prisiones, durante los que sufrió repetidamente golpizas y maltrato, conoció a un nuevo compañero de cárcel, Matias Reyes. Este le confesó haber violado a Trisha Meili y que había actuado solo. No obstante, Wise tuvo que cumplir su condena, tal como los otros cuatro jóvenes, antes de ser liberado. Finalmente, un juez de la Corte Suprema del estado de Nueva York anuló todas sus condenas. Los Cinco presentaron una demanda contra la ciudad de Nueva York y obtuvieron una compensación de 41 millones de dólares.

Es imprescindible ver la obra de Ava DuVernay. Nos demuestra, tal como dice la directora, que “el sistema no falló, fue concebido de esa forma”. 

Más de Amy Goodman y Denis Moynihan


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba