baner por salud junio verde

logo19PD

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

720 Palabras del cuaderno de bitácora



PG NietoPor: Pedro Gómez Nieto

Llegué a Honduras en el 2005. Mirando por la ventanilla del avión el paisaje me recordó a Guinea Ecuatorial, África, donde estuve residiendo los primeros 17 años de mi vida.

Siempre he mantenido que no hay sitio bueno o malo para vivir, depende de las personas que lo habitan. Le tengo más apego a la gente que a la tierra.

En España, trabajé para el Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) por 43 años, incluso desde antes que existiera como tal. Habiendo tenido diferentes nombres utilizaré SIN como genérico. Soy militar, cuerpo de la Guardia Civil, retirado con el grado de Teniente Coronel. Poseo nueve condecoraciones, entre ellas la “Cruz al Mérito Militar, distintivo rojo”, medalla pensionada que se otorga por acciones valerosas frente al enemigo. Me concedieron otras dos “cruces rojas”, pero renuncié a ellas. He participado en numerosas operaciones y misiones de alto riesgo, dentro y fuera de España, incluso infiltrado en estructuras criminales y terroristas. Llevo en Honduras 14 años y ostento con orgullo la doble nacionalidad: española y hondureña.

Con 18 años comencé a escribir artículos de opinión para una revista llamada “Impulso”, pero siendo incompatible con la vida militar tuve que dejarlo “en pausa”. No obstante, como profesor de la “Escuela de Misiones Especiales”, y de la “Escuela Superior de Inteligencia”, redacté varios manuales de doctrina, y otros sobre técnicas operativas para especialidades. Ya jubilado recuperé la afición gracias a dos prestigiosos medios, La Tribuna y PROCESO DIGITAL. También publico en un blog, “Wings For Democracy”. El amor por la lectura nunca me abandonó.

Mi columna semanal, 720 palabras, molesta a pseudo demócratas de la oposición. Ellos, que diariamente utilizan los medios y redes sociales ejerciendo su derecho a la libertad de expresión, no respetan el mío. Han contactado con empresarios, directores de medios, periodistas, políticos, incluso personal diplomático, para que me llegue el mensaje: dejar de escribir sobre ellos, su accionar político, o… (habría consecuencias). Llevan tiempo buscando estiércol en mi pasado para intimidarme, doblegar pensamiento y pluma. Se equivocan sobre mi persona. Entre mis conocimientos y habilidades se encuentra el “análisis del comportamiento”. No me conocen, yo a ellos sí

Acepto que este barco llamado Honduras tiene ratas procedentes del gobierno, pero también de la oposición, y otras agazapadas en diferentes gremios. La forma de sacarlas no es incendiando el barco. La estrategia suicida de tierra quemada que promueven, induciendo odio y división en la sociedad, denigrando la dignidad de las personas, no la comparto y la denuncio. Soy de ideología conservadora, pero no soy “oficialista” sino “institucionalista”. No se puede fortalecer la democracia destruyendo los soportes del Estado.

Mi carrera profesional se desarrolló dentro del SIN, en una estructura jerarquizada y fiscalizada. Cualquier información obtenida y procesada está sujeta a la normativa sobre “Materias Clasificadas” por afectar a la Seguridad Nacional, incluso de terceros países. Miren donde pisan…

El agente de inteligencia se infiltra en la estructura criminal para obtener pruebas que permita su desarticulación. Eso tiene siempre un coste personal y familiar. Las responsabilidades profesionales me han situado alguna vez delante de un juez, porque delincuentes confesos se beneficiaron de las debilidades de la democracia que intentaban destruir. Incluso fui denunciado por un superior expulsado por ladrón y traidor, pretendiendo coaccionarme para que testificara en su favor. Algunos de esos jueces fueron posteriormente separados de la carrera judicial por delincuentes.

Mi trabajo fue fiscalizado por la Unidad de Asuntos Internos del SIN, el Ministerio del Interior, la Guardia Civil, el Ministerio de Defensa, el Ministerio de Hacienda, incluso por la Inteligencia norteamericana con la que colaboré varios años. Nadie ha podido sostener una acusación sobre irregularidades en mi comportamiento profesional. Hoja de servicios limpia, honor incólume, valor probado, vidas salvadas… el mejor retiro para un militar.

Honduras necesita políticos con honor y capacidades. Comprometidos y sensibles ante las necesidades de un pueblo noble, cuya pobreza e incultura siguen siendo utilizadas como herramientas de poder por políticos populistas y demagogos. Decía Abraham Lincoln: “Dame seis horas para cortar un árbol y pasaré las primeras cuatro afilando el hacha”. Para los amantes de la coprofilia: si pretenden ensuciar mi nombre o el de mi familia para intimidarme, pasaré las primeras cuatro horas preparando el filo…

“Mi sable nunca saldrá de la vaina por opiniones políticas”. -General San Martin-

                                                                                                   PG. Nieto.

                                                                                                  Asesor y Profesor CISI.

Más de Pedro Gómez Nieto


Valora este artículo
(3 votos)

volver arriba