banner por salud TCTLLE

logo19PD

GIF Jestereo nov 17

Menu

         

Los Valle y Los Cachiros, franquicias del Cartel de Sinaloa



Los Valle y Los Cachiros, franquicias del Cartel de Sinaloa
Autor del artículo: Especial Proceso Digital

Tegucigalpa.Hasta hace unos años, la presencia en Honduras del poderoso cartel mexicano de Sinaloa que lideró Joaquín, “El Chapo” Guzmán, era tibia, más se mencionaba las furtivas visitas  del capo.

Cualquier mención al respecto, era negada por la autoridad, pero con el paso del tiempo, todo indica que este cartel logró tener en territorio hondureños dos importantes franquicias representados en los carteles de Los Valle Valle y Los Cachiros.

Asimismo, con el grupo que lideraba Héctor Emilio Fernández, alias “Don H” y el que fuera su socio hasta antes de traicionarlo, Víctor Manuel Villela, alias “El Rojo”,este último capturado recientemente en Guatemala y pedido en extradición por Estados Unidos.

En el caso de Los Valle Valle y Los Cachiros, su disputa territorial los llevó a enfrentarse y a que, en los años 2011 y 2012, los Cachiros intentaran atentar sin éxito en contra de Miguel Arnulfo Valle Valle, otrora líder de ese cartel.

Así lo confesó en su testimonio Devis Leonel Rivera Maradiaga, uno de los líderes del cartel de Los Cachiros, quienes se entregaron a la justicia estadounidense con su hermano Javier en el 2015 y ahora es testigo en el caso contra Fabio Lobo, hijo del ex presidente Lobo Sosa, acusado por narcotráfico en una corte de Nueva York.

El Chapo, siempre presente

Del relato de Devis Leonel Rivera Maradiaga, se colige que Joaquín “El Chapo” Guzmán tuvo que enviar a uno de sus emisarios para que tanto Los Cachiros como los Valle Valle dejaran de disputar liderazgo y territorios, que trabajaran en las zonas delimitadas por el cartel de Sinaloa y que se concentraran en sus objetivos estratégicos que era llevar la droga a buen puerto.

De esta forma los carteles de Los Cachiros y los Valle Vallese convirtieron en una especie de “mini franquicias” en Honduras del gran cartel de Sinaloa, cuyo líder, Joaquín “El Chapo” Guzmán, estuvo en territorio hondureño un par de veces para reunirse con sus socios hondureños y cuadrar la entrega de mercancía, además de disfrutar de los placeres que aquí se le ofrecían.

Las andanzas de “El Chapo” Guzmán se hicieron públicas entre el 2010 y el 2011 cuando la revista mexicana Proceso sacó un trabajo al respecto, pero las autoridades hondureñas lo negaron rotundamente. En 2014 aceptaron que policías pudieron protegerlo. Luego en el 2015 surgieron otras revelaciones y se dijo incluso que había estado en el cumpleaños de uno de los hermanos Valle Valle.

Se estima que Los Valle introducían mensualmente más de diez toneladas de cocaína a EEUU.

De acuerdo al testimonio de Devis Leonel Rivera Maradiaga, el líder del cartel de Sinaloa—actualmente preso en una cárcel de Estados Unidos tras ser extraditado desde México—“El Chapo” Guzmán hizo del territorio hondureño una “zona de descanso” cuando era perseguido por las autoridades mexicanas. Aquí en Honduras, estuvo por diversos puntos del país bajo la complacencia de la autoridad con quienes las mafias hondureñas tenían ligues y hasta sociedades.

Esa ”franquicia” del cartel de Sinaloa instalada en Honduras operó como reloj suizo. Unos mantenían el control del occidente y norte del país, mientras el otro se dividía el Caribe, nororiente y parte del centro. Al momento de ser desmantelados, ambos carteles Cachiro y Valle Valle habían echado su mirada hacia el sur del país, una zona hacia dónde otros transportistas de droga se han afincado en los últimos años.

En su relación con los carteles hondureños, “El Chapo” Guzmán incluso designó a una de las hermanas de los Valle Valle, específicamente a Digna, como una de las lugartenientes de sus finanzas en la región centroamericana. Así lo indican los cuerpos de inteligencia del país y de Estados Unidos, una vez que ésta fue capturada mientras sostenía un viaje de placer en tierras estadounidenses.

Lazos comunes

El cartel de los Valle Valle, como transportistas de droga, también tuvieron relación con Los Zetas e hicieron de Guatemala uno de los sitios favoritos para hacer socios en el transporte de la mercancía. En el occidente hondureño fueron los amos y señores, y “El Chapo” Guzmán igual se sentía seguro en esas zonas como en tierra de los Cachiros.

Una relación en común que tuvieron las franquicias del cartel de Sinaloa en Honduras, es la ruralidad de la cual proceden. Tanto los Valle Valle como Los Cachiros, fueron carteles que surgieron al amparo del trabajo agrícola, al igual que el Cartel de Sinaloa.

Y ambos carteles, los hondureños y el mexicano, compartieron también esa forma común de eliminar a sus adversarios con crudeza y frialdad. Dinero para pagar a fin de hacer a un lado a quien les estorbara no fue problema. El cachiro Devis Leonel Rivera Maradiaga así lo deja entrever en su testimonio: 78 muertes ordenadas y 15 intentos de asesinato, solo es una muestra de la brutalidad con que operaban.

El Cartel de Sinaloa, según la revista especializada en crimen y seguridad, surgió como una coalición de mafias para protegerse y dar seguridad, con conexiones colombianas y centroamericanas.

Para ello, tenían conexiones con autoridades policiales locales y federales. “El Chapo” Guzmán logra ubicarse como líder del cartel, inicia guerra con las otras organizaciones quienes se dividen el territorio. A medida que unas iban siendo desarticuladas, el cartel del Sinaloa emergía como una organización criminal transnacional poderosa que hizo de la tercerización de servicios uno de los mayores éxitos de la organización.

En esa tercerización entraron los grupos de transportistas de Los Cachiros y los Valle Valle, como parte de esa red criminal del cartel de Sinaloa con presencia en 50 países y al menos 17 estados mexicanos. A esa estructura criminal pertenecieron las mafias hondureñas, ahora desmembradas.

De momento, el imperio de esas franquicias se deja ver en la cantidad de propiedades que les han sido aseguradas e incautadas. Mansiones, empresas, tierras, negocios, centros comerciales, fincas, vehículos, cuentas bancarias, caletas de dinero encontradas, entre otros. En el caso de Los Cachiros, un juez especial traspasó a manos del Estado de Honduras todos los bienes incautados. Los Valle Valle van también por el mismo procedimiento. En ambos casos fue fundamental de decisión del Ministerio Público de socavar las bases financieras de los emporios criminales.


Valora este artículo
(1 Voto)

volver arriba

    


CEDAC Baner PRONTO