baner por salud junio verde

logo19PD

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

En misa crismal Cardenal Rodríguez recuerda a sacerdotes su don para “reconciliar y perdonar”



En misa crismal Cardenal Rodríguez recuerda a sacerdotes su don para “reconciliar y perdonar”
Autor del artículo: Proceso Digital

Tegucigalpa – El cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, presidió este jueves la misa crismal de renovación de las vocaciones sacerdotales celebrada en la Basílica Menor Nuestra Señora de Suyapa, donde recordó a los sacerdotes su poder divino para “reconciliar al hombre con Dios y con los hermanos”.

-Este día se realiza la bendición de los Santos Óleos, la celebración de la institución de la eucaristía y el Día del Sacerdote.

Según la liturgia católica, este día se realiza, la bendición de los Santos Óleos, la celebración de la institución de la eucaristía y el Día del Sacerdote, donde con la presencia de todos los sacerdotes de la Arquidiócesis del Tegucigalpa se celebra la misa crismal cada Jueves Santo.

Inicialmente el purpurado saludó y felicitó a los sacerdotes, quienes en su día tienen la oportunidad para renovar sus promesas del día de la ordenación. “Hemos escuchado del santo evangelio que el Espíritu Santo ha ungido al profeta, al ungido por excelencia, Cristo Jesús y así a cada uno de nosotros”, apuntó.

Recordó que el sacerdocio debe estar íntimamente unido al espíritu y a su misión, ya que en el día de la ordenación presbiteral por una especial efusión paráclito, Cristo ha renovado con cada uno lo que renovó con sus discípulos en la tarde de la pascua, lo que es la clave para descubrir al Espíritu Santo.

En Jesús se da la efusión máxima del Espíritu Santo, nadie puede conocerlo, sin antes no acepta la Señor Jesucristo, por eso cuanto más se le conoce, se le busca, más penetra en nosotros el espíritu y nuestros ojos se hacen capaces de verlo, Jesús es el camino para llegar al Espíritu Santo y su obra llega a su cumbre en la persona de Cristo, indicó.

Refirió que los evangelistas, San Lucas y San Juan, presentan el acontecimiento de Jesús como un evento del Espíritu Santo, que hace de él un hombre espiritual según Dios, en contraposición del hombre mortal y carnal, que es el resultado de una historia de separación y alejamiento de Dios.

Agregó que en este Jueves Santo en que se renueva la promesa sacerdotal se debe reflexionar en cuatro momentos, donde los evangelistas presentan a Jesús como Señor, dador y autor de nuestra vida espiritual.

El primer momento es la encarnación y el nacimiento de Jesucristo, cuando el mensaje del Ángel, el espíritu del Señor vendrá sobre ti y te cubrirá la sombra del altísimo, el Espíritu interviene en el corazón y alma de María, en sus potencias generadoras para crear el cuerpo y alma del Señor Jesucristo, refirió.

Añadió que el segundo momento es el bautismo, cuando estaba en oración y se bautizaba, se abrió el cielo y bajó sobre él, el Espíritu Santo en forma de paloma, se oyó una voz del cielo que decía, tu eres mi hijo amado en ti pongo mis complacencias, queridos sacerdotes, desde el día del bautismo y ordenación se renuevan estas palabras y estas no se retractarán jamás.

“El Espíritu hace emerger la conciencia de hijos de Dios, en la naturaleza humana de Jesús y hace público que él es el hijo, las manifestaciones típicas del Espíritu Santo, hay que buscarlas allá donde aparece la conciencia de ser hijos de Dios y las obras que son consecuentes con la conciencia”.

Acotó que un tercer momento es la misión, comienza con el impulso del Espíritu Santo, quien está sobre mí y me ha enviado para anunciar a los pobres la buena noticia y esa misión se desarrolla siguiendo las misiones del Espíritu y con su misma energía, por eso es orientación decisiva hacia los pobres, de gracia, misericordia y libertad, es distanciarse de los poderes de este mundo.

“No hemos sido ungidos, dice San Pablo, con un espíritu de cobardía, ni de timidez, sino con un espíritu de valentía, con esa parecía con la cual debemos llevar adelante la evangelización”, acotó.

El último momento, es lo que estamos celebrando en el Misterio Pascual, la pasión, muerte y resurrección de Jesús, porque el Misterio Pascual, es el momento de la revelación cumbre del Espíritu, es el momento de la institución de la eucaristía y la entrega del poder de perdonar los pecados, pero sobre todo de la ofrenda total de un sí, de Jesús que da autenticidad al misión sacerdotal.

La presencia de Jesús continúa y es la capacidad y convencimiento, el espíritu de los continuadores y nos llama a ser testigo eficaces y evangelizadores valientes, (…) quien los hace comprender el anuncio de Jesús de una manera nueva, a la luz de los nuevos acontecimientos y situaciones, es parte de la misión.

Según el prelado, la oración, la escucha de la palabra, el amor fraterno, la comunión cristiana, la fracción del pan y la eucaristía, son los signos que deben distinguir a un sacerdote. “La eucaristía no es un simple rito, sino una convicción profunda de fe, es por eso que el presbítero debe vivir, nacer, llevar y confeccionar la eucaristía”, recalcó.

Destacó que el Espíritu Santo no solo le da a los apóstoles, no solo al poder jurídico, sino el poder profundo y transformador de reconciliar al hombre con Dios y con los hermanos, reciban el Espíritu Santo, aquellos a quienes les perdonen sus pecados, les serán perdonados; hermanos presbíteros, nunca renuncien prestarse a este servicio, recomendó.

Agradeció a los sacerdotes por su pasión para el sacramento de la reconciliación, mismo tiempo pidió a los fieles “a nunca renunciar a este sacramento precioso, nunca se dejen erosionar por una predicación insensata, e ignorante de la escritura, que no se dan cuenta que este es un mandato específico del Señor Jesús”.

“Gracias por todo el bien que hacen en nuestras comunidades, sigan sin desanimarse, sin cansarse, no nos cansemos de hacer el bien, no le pongamos obstáculos al Espíritu Santo, que siempre caminemos bajo su inspiración y que sea él, quien actúe en nosotros, cuando aseche la tentación y decaigan las fuerzas humanas es el momento de invocar con más fervor al Espíritu… ven hacer fecundo nuestro servicio a nuestra querida Honduras”, puntualizó.


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba