baner por salud junio verde

nuva d19 oct

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

En Honduras, 73% de los crímenes se comenten con armas de fuego



En Honduras, 73% de los crímenes se comenten con armas de fuego
Autor del artículo: Especial Proceso Digital

Tegucigalpa – En Honduras las armas de fuego son las más utilizados para matar. Un 73 por ciento de los crímenes se cometen con estos artefactos, seguidos por las armas blancas como machetes y cuchillos.

-Prevén que al entrar en vigencia la nueva Ley de Control de Armas, las muertes violentas disminuyan significativamente.

Pero esta cifra puede ser impactada favorablemente al entrar en vigor, este 2019, la nueva Ley de Portación de Armas, prevén los especialistas del Observatorio de la Violencia de la estatal Universidad Nacional Autónoma de Honduras.

La tenencia irregular de las armas, su circulación indiscriminada, el tráfico de las mismas y las letales mezclas con otras formas de crimen organizado han impactado en las cifras de la violencia en Honduras, un país donde el 53 por ciento de las muertes violentas tiene como víctimas a personas menores de 30 años.

Y si se toma en cuenta que también son los jóvenes los que están emigrando, la entrada en vigor este mes de la nueva Ley de Control de Armas de Fuego, Municiones, Explosivos y Materiales Relacionados, aprobada el año anterior, incidirá en la reducción de la tasa de homicidios en el país, prevé la directora del Observatorio de la Violencia, Migdonia Ayestas.

Ayestas, dijo en una entrevista con Proceso Digital que en los países que han aprobado legislaciones para reducir el número de armas que puede tener un ciudadano, la medida ha redundado en una baja en la tasa de homicidios, pero, acentuó que, lo importante es que la ley se aplique.

Este 2019, entrará en vigor la nueva Ley de Portación de Armas.

Importante la aplicación y supervisión

“Hay muchos países como Brasil, en Río de Janeiro, donde se han aplicado estas estrategias y donde se han logrado reducciones significativas y esperamos que con esta nueva ley que le permite a las personas que quieren comprar un arma de fuego en la instancia que corresponde, que tengan la educación para poder portarla y usarla, por eso será importante establecer esos mecanismos de supervisión de los espacios que van a ser libres de armas como los centros educativos, los hospitales y hasta cuándo se van a celebrar conciertos, eso va a contribuir a reducir los índices de violencia”, apuntó.

Reiteró que la aplicación de la nueva ley va a tener un impacto en la reducción de la tasa de homicidios en el país que se reflejará en este 2019, porque de cinco armas que la ley anterior permitía, a partir de los 18 años; ahora las personas, podrán poseer tres armas de fuego a partir de los 21 años y eso es importante porque les da la madurez a las personas.

Asesinatos múltiples

Migdonia AyestasMigdonia Ayestas,
directora de OV-UNAH
La directora Ayestas indicó que en 2018 hubo una reducción de 200 homicidios en comparación con 2017 y una tasa de entre 40 y 41 muertes violentas por cada 100 mil habitantes, lo que equivale a una disminución de 3.6 puntos porcentuales en comparación al año antepasado cuando la incidencia fue de 43.6 homicidios por cada 100 mil habitantes.

Respecto a las matanzas u homicidios múltiples, detalló que en 2018 fueron 41 las masacres registradas donde murieron 143 personas, de las cuales 30 fueron mujeres, aunque en comparación con los eventos múltiples ocurridos hubo una reducción si se le compara con los resultados de 2017.

Sujetos en bicicleta asesinaron a cuatro personas en Puerto Cortés

En cuanto a los asesinatos múltiples ocurridos el 1 de enero pasado, uno en una aldea de Yoro  y el otro en Puerto Cortés , comentó que se trata de una situación preocupante ya que el 2018, el primer caso de una matanza se contabilizó a partir del 28 de enero.

“Si en 2019 ocurrió el primer día del año y la primera masacre en 2018 sucedió el 28 de enero, ya si es el 1 de enero, estamos hablando que se volvió un problema en el país y es que cuando se dan estos homicidios múltiples y no hay investigación criminal y no se sabe quiénes son los autores o los sicarios a los que se les paga por matar, van a seguir haciéndolos porque no se inmutan y no les da miedo, precisamente porque saben que la autoridad no los va a investigar y no va a actuar ni los va a capturar”, comentó.

En 2018 el primer caso de una matanza fue el 28 de enero y en 2017 el 11 de febrero y ahora se presenta el 1 de enero, eso presagia, según la experta, que van a aumentar los homicidios múltiples en 2019, aunque es muy apresurado asegurarlo.

En medio la maleza y en estado de descomposición encontraron fémina en Copán

Ayestas atribuyó esos homicidios múltiples que en algunos casos son atroces, a la vinculación de delitos como el tráfico de drogas y armas y otros a razones sentimentales como ocurrió en Copán,  donde un enamorado le quitó la vida a la muchacha y a sus dos hermanas, otros tienen que ver por la disputa de herencias como aconteció en Olancho  el año pasado y otros tienen que ver con asuntos económicos y eso evidencia que son múltiples las razones.

Apuntó que generalmente las víctimas no están preparadas para el ataque del agresor y en muchos casos son crímenes planificados con mucha antelación y los autores poseen medios disponibles y en la narcoactividad es donde más se ejecutan esos tipos de acciones al igual que las maras y pandillas y bandas delincuenciales.

Transportistas y mujeres los más afectados

Enumeró que el segmento más golpeado el año recién pasado es el de los trabajadores del transporte público que incluye a conductores de buses, taxis y mototaxis y en 2018 fueron 112 las víctimas vinculadas a ese rubro que cayeron abatidos a manos de la criminalidad.

El segundo grupo social más afectado por la violencia son los vigilantes, guardias de seguridad privada y guardaespaldas de los cuales fallecieron 102 el año pasado.  

El año 2018 cobró la vida de 102 transportistas a nivel nacional.

Si el problema se ve por razones de sexo, el segmento más afectado es el de las mujeres y aun cuando hay evidencia que han disminuido las muertes violentas en el país, no es el caso de las féminas las que en promedio pierden la vida de manera violenta a razón de una o dos mujeres a diario.

En ese sentido, el 2018 se cerró con 389 mujeres asesinadas una más en comparación con 2017 y lo grave de la muerte violenta de las féminas es que en su mayoría son sus compañeros sentimentales las que las matan, lo que incluye a esposos, exmaridos, novios y exnovios. El 60 por ciento de las muertes violentas hacia las mujeres se vuelven feminicidios porque en ese porcentaje son sus compañeros las que las asesinan.

En la conversación con Proceso Digital, Ayestas se refirió a las tres muertes violentas contra mujeres que ocurrieron el primer día de este nuevo año e indicó que es lamentable si se toma en consideración que esa fecha es para celebrar y estar en regocijo espiritual y la gente departe en familia y es cuando le están quitando la vida a las mujeres y a los jóvenes.

Precisamente, Ayestas refiere que la mayoría de las víctimas de la violencia en el país son los jóvenes en edad productiva y en los últimos cinco años, el 53 por ciento de las muertes violentas que han ocurrido en el país son personas menores de 30 años y si se toma en cuenta que también son los jóvenes los que están emigrando.

Retomó que, si se observa la escenografía en la muerte violenta contra mujeres, se evidencia la saña y el odio con la que los criminales cometen contra las féminas a quienes no les basta con asesinarlas, sino que muchas de ellas son violadas y lanzadas con múltiples lesiones causadas por armas de fuego o arma blanca y hasta con objetos contundentes como martillos a espacios públicos para causar miedo.

Entrevista a Migdonia

Nuevas estrategias

Ayestas precisó que el artefacto más utilizado por los criminales para cometer asesinatos, siguen siendo las armas de fuego con un 73 por ciento de participación, seguido de las armas blancas como machetes y cuchillos. El arma de fuego se utiliza mayormente en la zona urbana y el arma blanca en la zona rural.

Apuntó que desde 2014 se viene haciendo un esfuerzo para reducir la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes, mediante una estrategia que el gobierno ha desarrollado y en 2017 y 2018 se evidencia que hay una baja significativa, aunque no la suficiente y este año se espera que el Estado pueda desarrollar nuevas estrategias en materia de seguridad y defensa ya no solo a través de medidas de control como más leyes, mayor número de militares, policías, armas, aviones y el gasto del Estado sino aplicando los demás componentes de la seguridad ciudadana que incluye la prevención primaria, secundaria y terciaria de la violencia.

Apuntó que en Honduras hay mucho tráfico de armas y de drogas y se está induciendo mucho a los jóvenes a drogarse, pero no existe una estrategia del Estado para que esos muchachos puedan rehabilitarse y no seguir consumiendo.

Otra acción que debería hacerse es ejercer mayor control en los centros penales ya que hay cárceles de máxima seguridad, pero solamente son confinamientos de máxima seguridad y el hecho de reeducar y rehabilitar a los privados de libertad para que cuando salgan puedan ser útiles a la sociedad y puedan reinsertarse en su familia, es algo importante.


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba