porsalud15

baner blanco

dep19

Menu

De nueva Ley de Policía depende si Honduras se consolida como un “narco – Estado”



Tegucigalpa - El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Ramón Custodio, advirtió que de la aprobación de la nueva Ley de la Policía Nacional, en el Congreso Nacional, depende si Honduras se consolida como un narco- Estado o se recupera el control de la policía.
 

El defensor de los derechos humanos indicó que si en la nueva Ley de Policía se le dan todos los poderes a los directores generales de policía que “este país que se aliste para ver qué es lo que le va a pasar”.

“Ahorita mi preocupación principal, porque lo permanente, lo decisorio y lo que es histórico es la seguridad pública de este país, o este país se consolida como un narco-Estado o recuperamos el control de la policía”, recalcó.

Lamentó que el pueblo hondureño no esté consciente de esta problemática.

“Lamentablemente no ha habido el suficiente espacio para advertirle el peligro que corre Honduras en poner todos los poderes de la seguridad pública, en unas pocas manos”, alertó.

Aclaró que si bien al Poder Ejecutivo le corresponde darle o no seguridad pública al pueblo hondureño, en este momento hay un instrumento para garantizar esa seguridad pública y está en manos del Congreso Nacional su aprobación.

Agregó que si en la nueva ley se le quitan las funciones y atribuciones al Consejo Nacional de Seguridad Interior (CONASIN) la responsabilidad histórica recaerá sobre los legisladores que aprueben la nueva Ley Orgánica de Policía.

El ombudsman hondureño es del criterio que el problema de Honduras sigue siendo de institucionalidad, la falta de respeto a la Ley Orgánica de la Policía Nacional, porque ningún Presidente -desde que está vigente esta Ley- la ha respetado y menos sus secretarios de seguridad pública.

“Que quede claro ante la historia, nosotros hemos venido reclamando que no se nos ha respetado al CONASIN como cuerpo colegiado y no solamente este ministro de seguridad, ninguno la ha respetado y ningún Presidente de la República ha sabido respetar la Ley Orgánica de Policía”, manifestó.

Según Custodio, lo que se está viviendo en este momento es peor a lo que ocurrió en la década de los años 80 porque en aquel momento era cuestión ideológica y se servía a los intereses estratégicos de una potencia extraña hoy en cambio el peligro es quedar en manos del narcotráfico.

“Lo que tenemos en este momento son sicarios actuando día y noche en forma impune; reos que son trasladados de una prisión para que sean matados a la prisión que llegan; extorciones; estamos en la ruta del narcotráfico y ojo, hay territorio del narcotráfico en este país en donde ni la misma policía entra”, advirtió.

Según el defensor de los derechos humanos lo que tenemos en este momento de violencia criminal organizada va a ser poca en comparación a lo que va a ocurrir si se le entrega el poder absoluto a la policía.

“Yo no creo que las atribuciones que le han quitado al CONASIN vaya a mejorar en nada la seguridad de este país, en cambio, va a aumentar la crisis de la seguridad pública”, expresó.

A su criterio, el hecho de que los directores generales no hayan querido ser nombrados nunca en propiedad, a propuesta del CONASIN, nos están dando un mensaje, los policías quieren un poder absoluto y tienen un poder casi absoluto.

El funcionario también recomendó, al Congreso Nacional, darle autonomía a la Unidad de Asuntos Internos y no dejarla como está en la actualidad que es responsabilidad del Secretario de Seguridad.

Al parecer en la nueva Ley de Policía, Asuntos Internos quedaría bajo la responsabilidad del director de la Policía Preventiva.

“Dar Asuntos Internos a una sola persona es darle poderes extraordinarios y la experiencia con Asuntos Internos, como está ahora, es mala, es pésima y no se debe cometer mismo error”, insistió.


Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba

gaso uno