baner por salud junio verde

logo19PD

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

Armas de guerra hacen de Honduras un arsenal sin control



Tegucigalpa - En Honduras, un país centroamericano donde la violencia no para, el tráfico y la circulación ilegal de armas de fuego parece ser un tema que no termina de interesar a las autoridades, quienes dilatan la aprobación de medidas que puedan contener la vorágine criminal que se agudiza con la proliferación de armamento pesado.
 
- Un funcionario de la Fiscalía dijo que miles de armas decomisadas serán repartidas entre los diferentes operadores de justicia, pese a que cargamentos de las mismas han sido saqueadas de bases policiales y militares.

El científico forense Dennis Castro Bobadilla, dice que cualquier país vecino puede fácilmente demandar al Estado hondureño debido a que son múltiples los crímenes que se cometen con armamento de uso exclusivamente oficial.


Las armas van desde las de grueso calibre hasta los sofisticadas y letales instrumentos de guerra como los RPG, armas con mirillas telescópicas y rayos infrarrojos, entre otras excentricidades.

No se escapan de la lista las famosas AK-47 de fabricación rusa y que sobreabundaron en la región a finales de la década de los 70 y 80s, cuando los sandinistas y la contra revolución nicaragüense se liaron en una cruenta guerra intestina de la que en Honduras quedaron gravitando millares de las famosas y mortíferas armas.
Recientemente, el tráfico de armas en la región ha quedado evidenciado en la operación “Castaway” (Náufrago) en la que Honduras se vio involucrada aunque sus autoridades apenas lo han aceptado.

Según autoridades estadounidenses la Operación Castaway se explica así : “En septiembre de 2010, el Buró de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego de los Estados Unidos (ATF, por sus siglas en inglés) concluyó la Operación Castaway, un operativo exitoso de aplicación de la ley que resultó en el arresto y condena de traficantes internacionales de armas. La operación comenzó como una investigación de un comerciante sin licencia de armas de fuego y resultó en el arresto y condena del comerciante sin licencia, así como de traficantes internacionales de armas. Los condenados eran residentes de los Estados Unidos y Honduras”.

Antecedentes de extravíos

El 8 de febrero de 2012, las Fuerzas Armadas de Honduras (FFAA) admitieron el robo en 2010 de 22 cañones de lanzacohetes RPG-7 de una unidad militar y confirmaron que por el hecho permanece detenido un oficial.

La institución castrense indicó en un comunicado que en 2010 "se extraviaron del Comando de Apoyo Logístico 22 cañones de lanzacohetes RPG-7".

Asimismo, el 23 de abril de 2012, trascendió el extravío de al menos 292 armas de la Dirección Nacional de Servicios Especiales de Investigación (DNSEI).

En otro hecho, militares hondureños fueron sindicados como presuntos sustractores de municiones calibre 7.62 y 40 milímetros, en dos unidades del Ejército, en el sector oriental de Honduras, específicamente en la 110 Brigada de Infantería, asentada en la oriental ciudad de Danlí.

Sin resolver extravío de armas, anuncian repartición de otro lote

Este martes, el jefe del departamento de evidencias del Ministerio Público, Omar Zúniga, dijo que en los próximos días procederán a repartir entre los operadores de justicia, varios miles de armas que han sido decomisadas en los últimos años.

Detalló que en la sección de evidencias de la Fiscalía hay aproximadamente unas cuatro mil armas entre prohibidas y permitidas. “En el caso de las armas prohibidas como AK-47 lo único que procede es la destrucción de las mismas”, manifestó.

Datos del Conadeh

Según datos del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh), unas 25 mil 649 personas perdieron la vida por causa de las armas de fuego, entre el 2005 y el 2011.

En Honduras, los mecanismos de control de armas y desarme, están contemplados en el Decreto 30-2000 publicado en La Gaceta 29,236 del 29 de julio de 2000, que contiene la Ley de Control de Armas de Fuego, Municiones, Explosivos y otros Similares.

Mediante esa ley, el Estado autoriza el armamentismo, al permitir que cada ciudadano pueda tener en su poder hasta cinco armas de fuego de uso comercial, lo que unido a la cantidad de armas ilegales que circulan en el territorio, constituye una de las principales causas de la violencia en este país centroamericano.

La mayor parte de las muertes violentas que ocurren en el país son causadas por armas como la AK-47, rifles de asalto, ametralladoras, pistolas, revolver, machetes y puñales.

Se estima que, en Honduras, hay más de 800 mil armas en poder de diversos sectores de la población, de las cuales, alrededor de 650 mil (81%) estarían siendo portadas en forma ilegal. Ese número de armas es incongruente con el nivel de la población del país y por ello diversas instituciones demandan aprobar una nueva ley de armas y mayor control sobre las mismas.


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba