porsalud15

baner blanco

dep19

Menu

Implementan modelo de “Escuelas Vivas” para apoyar seguridad alimentaria de niños hondureños



Tegucigalpa - Unos mil 200 escolares de cinco comunidades de los departamentos de Intibucá y Lempira mejorarán su estado nutricional gracias al modelo de las “Escuelas Vivas”, señaló hoy una fuente de la FAO en Honduras.
 

- Se trata de la etapa inicial de una estrategia de mediano plazo impulsada por el Gobierno a través de la FAO, para fortalecer los programas de alimentación escolar.

Las Escuelas Vivas son la etapa inicial de una estrategia de mediano plazo impulsada por el Gobierno de Honduras a través de la FAO, para fortalecer los programas de alimentación escolar y avanzar hacia la erradicación del hambre y la desnutrición infantil en Honduras.

“Este modelo involucra a toda la comunidad educativa: capacita a padres, madres, cocineras, maestros y estudiantes para generar un ciclo virtuoso en la alimentación de los niños. Se trata de un apoyo para avanzar hacia la erradicación total del hambre en el país, la meta principal de la FAO y del Gobierno”, explicó Milton Flores Barahona, oficial a cargo de la representación de la FAO.

El modelo “Escuelas Vivas” fue inaugurado en la escuela Claudio Barrera, en Lempira, con la participación del alcalde municipal de Belén, Lempira, Erick Ponce, el oficial a cargo de la FAO en Honduras, Milton Flores Barahona y representantes de las Secretarías de Desarrollo Social y Educación.

Un esfuerzo comunitario

La FAO señaló que el 20% de las inversiones realizadas en la construcción y mejoramiento de la infraestructura y equipamiento de las cocinas y comedores provinieron de contribuciones de padres, autoridades locales y organismos no gubernamentales de la zona, incluyendo la mano de obra y los materiales locales.

“Por lo que se trata de una iniciativa participativa que involucra a todos y depende del actuar conjunto de las comunidades locales”, explicó Flores Barahona.

El representante explicó que las Escuelas Vivas trabajan con los niños a través de huertos escolares pedagógicos, mejorando el equipamiento de las cocinas y bodegas de los establecimientos y obteniendo sus insumos de los alimentos producidos por los pequeños agricultores familiares.

“Este modelo también potencia la agricultura familiar, ya que los alimentos que consumen los niños en las Escuelas Vivas provienen de productores locales, garantizando una alimentación sana y balanceada al mismo tiempo que estimula a la agricultura familiar”, señaló.

Cooperación Sur-Sur

Este proyecto se inspira en la exitosa experiencia brasileña del Programa Nacional de Alimentación Escolar (PNAE), el cual trabaja con cerca de 45 millones de estudiantes de la enseñanza básica, de 190 mil escuelas, en 5.565 municipalidades brasileñas.

Las Escuelas Vivas serán implementadas a través del proyecto de la FAO “Fortalecimiento de los Programas de Alimentación Escolar” que forma parte del Programa de Cooperación Internacional Brasil-FAO, el cual aportará una inversión que alcanza 2.8 millones de lempiras (USD $ 140 mil dólares), para establecer un programa piloto en las escuelas de las comunidades de Cañadas, Puerta del Ocote, Loma Limpia y Pajapas en Lempira y en Hierba Buena en Intibucá.

Las lecciones aprendidas por este programa piloto permitirán al Gobierno hondureño establecer los lineamientos técnicos y económicos que den como resultado el establecimiento de un programa de alimentación escolar.

En Honduras el proyecto se realiza en coordinación con las Secretarías de Desarrollo Social, Educación, Agricultura y Ganadería, Salud Pública, y la Secretaría de la Presidencia a través de la UTSAN, además de las entidades de desarrollo local y regional del sector público y privado.


Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba

gaso uno