porsalud 2018 5

boton19

GIF Jestereo nov 17

Menu

         

El dulce “pecado” de Maribel



El dulce “pecado” de Maribel
Autor del artículo: Proceso Digital /Isis Rubio

Proceso Digital /Isis Rubio

Tegucigalpa - “Ser madre es una bendición, amo con toda mi alma a mi hijo”, manifestó Maribel Ávila, una adolescente que pese a las dificultades que afronta, encara la vida con fortaleza.

- “Lo difícil de una madre adolescente es el señalamiento social que genera un sentimiento de pecado” dijo Maribel, una madre-niña.

-  Honduras tiene una tasa de 101 nacimientos por cada mil mujeres de 15 a 19 años, la segunda "más elevada" de América Latina.

Maribel es una niña de 16 años, madre de un hermoso varoncito de apenas cuatro meses de nacido.

Ella contó a Proceso Digital la temprana experiencia de la maternidad y las dificultades que afronta por el hecho de ser madre a temprana edad y como en medio de sus vicisitudes su hijo es su inspiración de vida.

Joven madre 1La joven madre vive en la colonia 21 de febrero, una zona difícil por la presencia de pandillas, estudiaba el tercer curso de ciclo común cuando se dio cuenta que estaba embarazada, el padre de su hijo es un hombre mayor que al darse cuenta de la situación decidió apartarse de ella y hasta irse del país.

“Yo me enamore del padre de mi hijo, él me dejó sola, pero amo a mi muchachito” reafirmó.

Honduras ocupa el segundo lugar en Latinoamérica el número de embarazos en adolescentes, en un país con la población también más joven a nivel continental.

La inequidad y la desigualdad de género son parte del contexto hostil para las niñas, de acuerdo con un informe publicado a finales de 2017 por del Fondo de Población de la ONU (UNFPA).

El estudio titulado "Mundos aparte: La salud y los derechos reproductivos en tiempos de desigualdad", apunta que “el embarazo adolescente es sin duda una de las mayores expresiones de desigualdad y pobreza".

Este país tiene una tasa de 101 nacimientos por cada mil mujeres de 15 a 19 años, la segunda "más elevada" de América Latina, la cual se ha mantenido "estática" en los últimos diez años, se indica en el estudio donde además se da a conocer que el 17 % de los adolescentes hondureños son de la opinión que no tienen acceso a los servicios de planificación familiar.

Joven madre 2

Maribel dice que cuando su entorno se enteró del embarazo tuvo que afrontar una serie de desprecios y hasta discriminación, tanto en el colegio como en el vecindario. “Lo más difícil son los señalamientos que le hace la gente a una, salir embarazada es como si hubiese cometido el pecado más grande del mundo”, dijo al revivir la historia.

“Tener relaciones sexuales a edad temprana es normal, pero si te quedas embarazada y decides tener a tu hijo, te tachan de inconsciente, de complicarte la vida, e incluso parece que estuvieras haciendo algo malo y para mí lo peor hubiera sido abortar”, señaló.

Aseguró que durante el embarazo le agobiaba pensar que su hijo podía pasarlo mal, pero la primera vez que vio a su hijo en un ultrasonido su vida cambio.

“Me agobiaba el día a día, mi situación económica, el pensar que el embarazo significaba que era otra boca más que alimentar y que le tocaría a mi madre asumir esa responsabilidad”, agregó.

La madre de Maribel, una mujer jefa de familia, asumió una actitud solidaria con su hija, pero también la hizo asumir una actitud responsable y por ello se incorporó a sus labores como vendedora de pastelitos y tamales. Así la joven madre ha logrado comprar los pañales y proveer a su hijo de sus necesidades básicas. “Sé que no es mucho pero poco a poco vamos hacia adelante”.

Comentó que tras su experiencia ha comprendido el esfuerzo de su madre al brindarle oportunidad de estudiar en medio de su pobreza y dice que ese detalle la impulsó a retornar al colegio en la jornada nocturna.

Madre de joven madre

Manifestó que mientras ella asiste a clases su madre le cuida al bebé.

“Ahora mi tiempo y mi vida va desde trabajar y mi mamá a vender, cuidar al niño y estudiar, no puedo decir que me arrepiento porque mi hijo me ha cambiado la vida”, volvió a decir como convenciéndose de que la esperanza no muere.

“Ahora que soy madre, todos mis planes, toda mi vida, gira en torno a mi hijo, pero no lo cambio por nada, porque vale la pena”, reafirmó está niña-madre.

Bebe y su madre


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba