Logo
Imprimir esta página

Carlitos y yo nunca pasamos separados un Día de la Madre: Tatiana Núñez



Carlitos y yo nunca pasamos separados un Día de la Madre: Tatiana Núñez
Autor del artículo: Especial Proceso Digital

Proceso Digital /Por Jorge Sierra

Tegucigalpa - Valiente, mediática, con carácter, firme, luchadora y hasta inclaudicable, cualquiera de esos adjetivos le calza a Tatiana Núñez, madre del malogrado joven Carlos Emilio Collier, que este domingo vivirá su primer Día de las Madres sin su razón de vida como ella mismo lo ha definido. 

- Carlitos siempre me preguntaba: “¿Por qué no tengo una mamá normal?”

- Las madres no pueden seguir perdiendo sus hijos a causa de la violencia, dijo.

- Lo que me pasó es un mensaje para que las madres estén encima de sus hijos, externó.

Proceso Digital visitó a Tatiana Núñez en su vivienda, donde se encierran recuerdos familiares que renacen a flor de piel cuando llegan las fechas importantes.

Comenzó diciendo que el nacimiento de Carlos Emilio Collier fue inesperado, aquel 2 marzo de 1997, ya que el mismo se produjo en un vehículo a las 11:30 de la noche. Fue frente al aeropuerto Toncontín cuando iba en busca de atención médica, aún no le tocaba dar a luz, pero el parto se adelantó.

TatianaCollier10Tatiana y Carlos Collier durante el embarazo de Carlitos.

“Mi suegra hizo toda la labor de parto y la hizo genial porque mi hijo fue un niño sano hasta los 20 años que murió”, refirió.

Tatiana Núñez narró que desde que Carlos Collier nació lo hizo con luz propia. “Él nació y al día levantó la cabeza como tortuga, pesó 8 libras y media, siempre fue un bebé lindo, inteligente e hiperactivo. Cuando gateaba era como ver una luz pasar de tan rápido que pasaba”.

Reseñó que, para Carlitos, como ella le llama, de niño a la pubertad, sus padres eran lo más importante para él. “Siempre fue detallista, me traía regalos para el Día de la Madre o para mi cumpleaños, me hacía cartitas y dibujitos”.

TatianaCollier12Algunas de las tarjetas que Carlitos le hizo a Tatiana cuando se celebraba el Día de las Madres.Adicionó en su relato que siempre le compraba libros y les ponía dedicatoria con el afán que Carlitos fuera apasionado de la lectura, sin embargo, nunca quiso leer. “Carlos comía de todo, pero le encantaba mi tortilla española. Un día compré un libro -él tenía ocho años- y de acuerdo a la terapia del libro cuando termina su lectura la persona se vuelve adicto, entonces le dije: ‘cuando yo termine de prepararte la tortilla, vos lees el libro’ él me hizo que se lo leyera en voz alta, pero no funcionó la estrategia”, describió.

Carlos Emilio Collier fue encontrado muerto en octubre de 2017 luego de departir con cinco amigos. Su cadáver fue encontrado en un basurero en la colonia Loarque de la capital hondureña. Todos los jóvenes que compartieron con él, en sus últimos momentos de vida, guardan prisión acusados de participar en el crimen.

OtraTATI1La entrevistada muestra la tumba de su hijo, al que visita casi a diario.

Los restos de Collier están sepultados en el cementerio de Suyapa, hasta donde asiste casi a diario su madre Tatiana Núñez. Este segundo domingo de mayo no será la excepción. “Voy a ir a visitarlo para estar juntos como pasaba cada Día de las Madres”, expuso.

“Carlitos no era un santo, pero sí era un niño noble. Era un buen cipote, ¿si bebía? Sí bebía, nunca he dicho que no… ¿Qué si fumaba marihuana? Sí fumaba marihuana, tampoco he dicho que no, pero que por eso lo tienen que matar, eso sí que no, y no lo mataron por eso, ellos saben porque lo hicieron”, externó Núñez.

TatianaCollier2Es la primera celebración del Día de las Madres sin Carlitos.

En torno de una conversación en el balcón de su vivienda ubicada en la capital hondureña, Tatiana Núñez le arrancó fuerzas al dolor de madre para contar retazos de la vida de Carlitos. Tarde relativamente tranquila, sin bulla y a las puertas de la entrada de una típica noche de mayo. Así empezó la entrevista:

Proceso Digital (PD): ¿Qué recuerda de su etapa de embarazo de Carlos Collier?

Tatiana Núñez (TN): Fue una sorpresa porque era bastante joven, tenía 17 años a punto de cumplir 18, viví muchos nervios. Recuerdo la reacción del papá de mi hijo que fue de alegría total y no le importaba absolutamente nada.

Creo que tuve el mejor embarazo del mundo porque el papá de mi hijo me llenó de mimos y detalles. Fuimos muy felices en esa época y lógicamente cuando nació Carlitos.

TatianaCollier14Foto del álbum familiar.

PD: Y de la etapa escolar, ¿Qué nos puede contar?

TN: Siempre tuvo muchos amigos y las maestras me lo súper adoraban. El brillaba con luz propia donde quiera que se parara.

PD: ¿Y esa luz siente que se la apagaron?

TN: Él tiene su luz donde está, a él se la apagaron aquí en la vida terrenal, pobrecitos los que quedamos, pero él donde está, está bien y me lo dice en sueños, además se lo dice a muchas personas que me escriben a diario.

No quiero decir que Carlitos era perfecto y un sobrehumano… lo que sí puedo confirmar es que era un ser humano especial.

OtraTATI2Carlitos siempre me preguntaba: “¿Por qué no tengo una mamá normal?”.

PD: ¿Qué travesura de Carlitos recuerda con especial cariño?

TN: Como familia tenemos una tradición que es salir a comer los fines de semana. Cuando estaba pequeño cada vez que íbamos a un restaurante todos nos quedaban viendo por los desastres que hacía en las mesas.

Otra vez le quebró a un niño una guitarra en la espalda y cuándo le pregunté por qué lo había hecho, me contestó: ‘No mirás que en ese momento ese niño iba a empujar a una niña y yo no lo iba a permitir, entonces lo único que podía hacer era pegarle con la guitarra’… le dije, hijo eso no se hace, pero debo reconocer que tenía iniciativa para hacer las cosas.

OtraTATI4El periodista Jorge Sierra conversa con Tatiana Núñez.

PD: ¿Qué celebración del Día de la Madre no olvida?

TN: Siempre recuerdo las veces que me tocaba ir a celebrarlo a su escuela. Eran momentos agradables porque yo lo miraba y él se sentía emocionado. Él estaba grande, pero en 20 años nunca pasamos separados un Día de la Madre, ese era el día que se sabía que íbamos a estar juntos.

PD: ¿Y cuál era el reclamo más frecuente que le hacía a Carlitos?

TN: Con él teníamos una relación muy particular, muy de confianza… una frase muy común en él era que me decía: ‘Por qué no tengo una mamá normal’… y le contestaba, ¿para qué querés una mamá normal, una mamá aburrida’, más bien sentite alegre.

Sin embargo, debo decir que le reprochaba que saliera mucho y algunas de sus amistades. Los únicos amigos que me gustaban para él eran los de la infancia porque crecieron juntos.

TatianaCollier9Núñez desglosó la vida junto a Carlitos.

Es difícil cuando uno de madre le dice a su hijo que se aleje de alguien y más bien hace todo lo contrario. Yo trataba de alejarlo de esas amistades que no le hacían bien, lo mandábamos de viaje, lo cambiábamos de casa. Muchas veces discutíamos cómo arreglábamos ciertos conflictos y pues nos tocó que nos pasara esto.

No es fácil que esta fecha venga, yo sé que él está bien donde está, pero no es fácil emprender una lucha para que se haga justicia, sin embargo, le doy gracias a Dios porque tengo la certeza que él está bien.

PD: Este es su primer Día de la Madre sin Carlitos, ¿Se ha imaginado cómo será?

TatianaCollier16TC: No, y no quiero ni pensarlo. Sé que es Día de la Madre, en otra fecha estaría pensando qué me voy a poner, a qué casa voy a ir porque tengo tías que son como mis mamás. A mi mamá siempre le mando un regalo (está en EEUU) y procuro que le llegue antes de la celebración, pero esta vez ni siquiera he pensado que es el Día de la Madre porque si lo hago caigo en una realidad que no quiero caer.

PD: Usted dice que habla constantemente de una u otra manera con Carlitos…

TN: Y dice que está bien, que me cuida. La última vez me escribió una persona que una vez en mi vida la había visto y me contó que soñó con Carlitos, que le apareció en un sueño y ella le dijo: ‘pero vos estas muerto’… entonces le contestó: ‘Sí, pero es que ando este celular y quiero que le escribas un mensaje de texto a mi mamá’… entonces escribió: ‘Carlitos: Mamá, yo estoy bien donde estoy, quiero que sepas que te cuido…’.

Y así, mediante muchas personas él se manifiesta y me envía mensajes. Quiero pensar que es así.

PD: ¿Pensó en algún momento darle un hermanito a Carlitos?

TN: Siempre tuve el miedo de desestabilizar a Carlitos. Yo decía que si iba a tener más hijos iba a ser con el papá de Carlitos, no por ser conservadora, sino porque decía: Aguanto uno, voy a tener otro de otro papá… no, no, no… siempre tuve la firmeza que no quería eso para mi vida y para la vida de Carlitos.

TatianaCollier5Hizo un llamado a las madres para que estén encima de sus hijos.

PD: ¿Y Carlitos era más con usted o con el papá?

TN: Era con los dos. A nivel de confianza, era más conmigo, hasta nivel de contarme las cosas de las novias. Carlitos era de pocas palabras, pero yo me sabía toda su vida gracias a él, me contaba todo.

PD: ¿Y desde cuando se separó del papá de Carlitos?

TN: Desde hace años, Carlitos apenas tenía dos años. Hubo varias veces que intentamos volver, pero no se pudo por diferentes circunstancias. Yo no quería que Carlitos sufriera con esta situación de la separación y en ese afán tomé malas decisiones también.

TatianaCollier11Otro trabajo manuel elaborado por Carlitos 
para su madre.
PD: Usted es de sobra conocida por la sociedad, pero ¿el papá de Carlitos cómo está?

TN: Él está triste, está depresivo, tuvo una baja de salud, gracias a Dios ya mejor, lo manifiesta de diferentes maneras, cada uno expresa su dolor de distinta forma.

Él no es dado para hablar a través de los medios, tampoco por otras vías.

PD: ¿Y qué le dice porque usted si lo hace?

TN: Me dice que yo soy su voz y cada cosa que digo está avalada por él, realmente esto nos ha unido porque estamos en la misma línea.

Le voy a contar que yo antes me hincaba todos los días al lado de mi cama, pero no he podido volverlo a hacer. La última vez que me hinqué dije me voy a hincar y sentí escalofríos, me sentí horrible, sentí cólera y le pedí perdón a Dios. Cuando mi hijo vivía lo hacía todos los días y no es que haya dejado de creer en Dios, pero tal vez para mí las cosas ahora son diferentes, desde la perspectiva de una madre que pierde un hijo, jamás la vida es igual para las que no han perdido un hijo.

PD: Usted vivió toda la vida para su hijo, pero ahora que no está ¿siente que sigue viviendo para él?

TN: Sí. Siento que todo esto que está pasando se ha convertido en dos cosas: en mi refugio y en algo que -si Dios lo hizo mediático- es porque tiene que hacer un efecto en la sociedad hondureña.

PD:¿Qué mensaje le envía a las madres que sí pueden disfrutar a sus hijos?

TN: Lo que estoy pasando es horrible y no se lo deseo a nadie. No se lo deseo a la mamá de Olga, de Elías, de Susano, de O‘Connor, ni a la José (Zamora), entonces a las que no les ha pasado esto les deseo de corazón que no les pase nunca.

Cuando las madres sientan un instinto maternal o un presentimiento les recomiendo que actúen porque estamos en una sociedad difícil. Luchen por sus hijos y si les toca andar encima de ellos háganlo, aunque ellos se enojen.

TatianaCollier3Su extinto hijo se comunica con ella de diferentes formas, contó.

Las madres no pueden seguir perdiendo a sus hijos a causa de la violencia, esto no es un show mediático, no es un programa de televisión, esto es algo que mandó Dios y me tocó vivirlo a mí para que las demás madres se den cuenta que tienen que estar encima de sus hijos. No fui una mala madre, solo que si hubiera tenido sospechas que podría pasar esto hubiera hecho las cosas diferentes.

Cuando las cosas se miran desde mi perspectiva todo se puede, cuando se ven las cosas desde mi lado, uno dice que fácil era el mundo antes, qué feliz era la vida antes, todo lo que había no eran problemas, eran inconvenientes o contratiempos, esto es un problema, una situación terrible en la que no hay marcha atrás.

Me siento agotada, me parece que no dejo descansar a Carlitos. Cuando esos muchachos fueron enviados a prisión me paso algo extraño porque pensé que eso iba a aliviar un poco mi dolor o revivir a mi hijo. Pensé que eso por lo que luché iba a hacer un efecto en mí y no lo hizo, al contrario, cuando vi a James O‘Connor que lo esposaron, me imaginé a Carlitos y me dio un dolor en mi corazón.

Y finalmente cayó la noche. Fría, muda y sin el esplendor que deja la partida del atardecer. La sombra de Tatiana queda impregnada en la pared de su casa donde se realizó la entrevista. El sentimiento surgido del dolor y la amargura por perder tempranamente a su hijo único parecen darle fuerzas para seguir implorando justicia en el día consagrado a las madres hondureñas.


Valora este artículo
(2 votos)

Diseñado para © Proceso Digital. Derechos reservados.