banner por salud TCTLLE

logo19PD

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

Directorio ejecutivo del FMI insiste en que el lempira está sobrevalorado



Tegucigalpa - El desempeño económico de Honduras se debilitó en 2013 y las perspectivas de mediano plazo se ven menoscabadas por desequilibrios fiscales y debilidades estructurales, es una de las conclusiones del directorio ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI), luego de concluir la consulta del artículo cuarto con el país centroamericano, donde también insisten en que el lempira está sobrevalorado por lo que recomiendan un “régimen más flexible”.
 

El 9 de junio pasado, el directorio ejecutivo del FMI concluyó la consulta del artículo IV con Honduras y mediante un boletín expresó que el crecimiento económico se desaceleró a 2.6 por ciento en 2013 (de alrededor de cuatro por ciento en 2012), debido a una menor inversión privada, una caída en la producción de café por la enfermedad de la roya, y a un menor crecimiento de los socios comerciales de Honduras.

Agrega que la inflación se redujo a cinco por ciento (de 5.5 por ciento en 2012), como resultado de un menor aumento en el precio de las materias primas, una actividad económica más débil y una menor depreciación de la moneda.

En el frente externo, el déficit en cuenta corriente aumentó a alrededor de nueve por ciento del PIB en 2013, como consecuencia de términos de intercambio menos favorables y una caída en las exportaciones de café.

Este déficit fue financiado con inversión extranjera directa y la colocación de dos bonos globales por un total de mil millones de dólares. Estas entradas de capital permitieron que las reservas internacionales se elevaran a 3.7 meses de importaciones, indica el comunicado.

Añade que las cuentas fiscales continuaron debilitándose en 2013, debido al mayor gasto primario y pago de intereses, y al incremento de las pérdidas de la empresa estatal de electricidad.

Precisa que el déficit del sector público combinado alcanzó 7.6 por ciento del PIB en 2013 (4.2 por ciento en 2012). Dada la magnitud del déficit y el apretado mercado de deuda interna, las presiones de flujo de caja del sector público persistieron a pesar de las colocaciones de bonos globales.

Las condiciones monetarias se volvieron más restrictivas, con mayores tasas de interés de mercado y un menor crecimiento del crédito. El Banco Central (BCH) mantuvo la tasa de política monetaria sin cambios, pero retiró liquidez a través de operaciones de mercado abierto, apunta el directorio ejecutivo del FMI.

Refiere que a mediados de 2013, el BCH amplió la banda cambiaria interna, pero mantuvo amplia discrecionalidad sobre la determinación del nivel del tipo de cambio.

Después de esta modificación, la tasa de depreciación del lempira se desaceleró a 3.2 por ciento en 2013 comparado con cerca de cinco por ciento el año anterior, lo que llevó a una pequeña apreciación de la moneda en términos efectivos reales.

Señala que el nuevo gobierno ha comenzado a aplicar medidas para mejorar la disciplina fiscal. Un importante conjunto de medidas de consolidación fiscal orientado a aumentar los ingresos fue aprobado por el Congreso Nacional saliente en diciembre de 2013.

Esto fue seguido por la aprobación de una legislación para implementar reformas en el sector eléctrico y de pensiones, así como por medidas para fortalecer la administración tributaria y mejorar la disciplina en el proceso presupuestario.

El organismo multilateral, indica que para 2014, se espera que la actividad económica crezca un tres por ciento, respaldada en parte por condiciones externas más favorables. Se proyecta que la inflación subiría temporalmente, pero debería permanecer bajo control y disminuir en 2015.

Asimismo, se espera que el déficit del sector público combinado se reduzca a 6.2 por ciento del PIB, apoyado por una mayor recaudación tributaria y un menor gasto primario. El déficit de la cuenta corriente externa se reduciría a poco más de ocho por ciento del PIB, como resultado de condiciones externas más favorables y el ajuste fiscal.

Los directores ejecutivos del FMI notaron que el desempeño económico de Honduras se debilitó en 2013 y que las perspectivas de mediano plazo se ven menoscabadas por desequilibrios fiscales y debilidades estructurales.

No obstante, los directores recibieron con satisfacción la consolidación y reformas fiscales y del sector eléctrico que están siendo implementadas. Al mismo tiempo, alentaron a las autoridades a redoblar esfuerzos para fortalecer las finanzas públicas, mantener el impulso de las reformas, y promover un crecimiento económico sostenible e incluyente.

Los directores señalaron que si bien los planes fiscales de las autoridades prevén un ajuste significativo durante los próximos años, los coeficientes de deuda continuarían creciendo en el mediano plazo en ausencia de medidas adicionales.

Señalan que se requieren mayores esfuerzos para salvaguardar la sostenibilidad de la posición fiscal y crear márgenes de maniobra.

En particular, los directores consideraron que hay margen para racionalizar aún más el gasto público, incluido mediante la reducción de la masa salarial y las transferencias a los gobiernos locales, para crear espacio para gasto social y de infraestructura prioritarios.

Para limitar aún más el impacto negativo del sector eléctrico en el presupuesto, la reducción de pérdidas por distribución y un ajuste gradual de las tarifas siguen siendo prioridades de política.

Los directores recibieron con beneplácito los esfuerzos en curso para mejorar la administración tributaria y fortalecer el proceso presupuestario. Las debilidades en el marco actual de asociaciones público-privadas también deberían ser abordadas, incluidas las derivadas de la posibilidad de emitir garantías públicas para la deuda contraída por empresas privadas involucradas en tales asociaciones.

Los directores recibieron con satisfacción la aprobación de legislación tendiente a fortalecer la posición financiera del fondo de pensiones de empleados públicos y alentaron a las autoridades a seguir adelante con la reforma del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS).

Los directores coincidieron en que la política monetaria es adecuada en términos generales, pero alentaron a las autoridades a estar listos a ajustarla para proteger las reservas internacionales o mantener la inflación bajo control.

Además, tomaron nota de la evaluación del personal técnico del FMI de que el lempira se encuentra un tanto sobrevaluado, y estuvieron de acuerdo en que una mayor flexibilidad cambiaria dentro del actual régimen fortalecería la posición externa y aliviaría los costos del ajuste fiscal.

En el mediano plazo, las autoridades también podrían considerar un régimen más flexible, como parte de la modernización del marco monetario. Los directores recibieron con satisfacción la recapitalización del BCH.

Los directores notaron que el sistema bancario es sólido y está bien capitalizado en términos generales. No obstante, expresaron preocupación por el aumento de la dolarización y de los préstamos en moneda extranjera a no generadores de divisas.

En ese sentido, alentaron a las autoridades a considerar medidas adicionales para reducir los descalces de moneda del lado de los prestatarios.

Teniendo en cuenta los altos niveles de pobreza en Honduras, los directores destacaron la importancia crítica de las reformas para reforzar el clima de negocios, fortalecer las instituciones y mejorar la infraestructura y el capital humano. Estos aspectos serán cruciales para aumentar la competitividad y asegurar un crecimiento incluyente duradero, concluyen.


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba