porsalud 2018 5

boton19

GIF Jestereo nov 17

Menu

         

Autopistas digitales y la semejanza con las autopistas de transporte



Edgar CabanasPor Edgar L. Cabanas

Una mala infraestructura de banda ancha es como transitar por un camino de tierra.

La disrupción tecnológica que estamos viviendo es algo sin precedentes. Cuando lo comparamos con lo que fue la revolución industrial, y el enorme impacto que tiene en el producto interno bruto (PIB) per cápita, podemos afirmar con total certeza que esta revolución digital lo está cambiando todo, desde el orden económico, empresarial, social, e incluso la política. Con justa razón lo denominamos la cuarta revolución industrial 4.0.

Esta explosión de tecnología se da en el contexto del mundo de los datos. Datos que solo podrían moverse con la infraestructura necesaria de redes digitales. Así como en cualquier proyecto tradicional de infraestructura de carretera, sin rutas que permitan la movilidad de los camiones, buses, automóviles, estos no podrían conectar destinos, comercios y vidas. En el mundo de la tecnología, los datos serían medios de movilidad similares a los automóviles, y las redes serían las autopistas digitales o rutas disponibles en un país, que está directamente determinado por su marco regulatorio y por las inversiones de capital de los operadores de telefonía móvil o satelital que hacen en dicho país.

autopistas digitales

Para poner en perspectiva la importancia de la autopista digital, y utilizando el ejemplo de Jose Maria Alvarez-Pallete, CEO de Telefónica España:

“Al teléfono fijo le costó 75 años alcanzar los 100 millones de usuarios, y a Pokémon Go le ha costado 23 días. ¿Por qué? Porque si las redes están digitalizadas, la capacidad de distribuir un producto digital es inmensa”.

Para que empresas como YouTube, Airbnb, Netflix y Uber —por citar algunos— puedan ofrecer sus servicios y conectar datos, informaciones, servicios y productos, es vital contar e invertir en una adecuada autopista digital.

Los datos provenientes de estas autopistas digitales sin duda tienen el potencial de mejorar vidas y Jose Maria Alvarez-Pallete, lo resume de la siguiente manera:

“La vida analógica se fusionará con la digital. El estilo de compras, como se conducirá, los contadores de gas, agua, electricidad, el microondas, la nevera, el lavavajillas. Todo va a estar conectado a Internet y emitiendo información”.

De ahí, la necesidad de contar con autopistas digitales que permitan procesar esa cantidad exponencial de datos. Para asegurar los efectos positivos de la economía digital del siglo XXI, construir e invertir en esas autopistas digitales debe ser la priori­dad para el desarrollo económico y la inclusión social en América Latina y el Caribe. BID Invest ha invertido y seguirá invirtiendo en la región en proyectos que ayuden a expandir la autopista digital, porque sabemos que una penetración del 10% en banda ancha, tiene un impacto económico promedio del 2-3% en el PIB y de 2,6% en la productividad.

Este blog fue publicado originalmente en Negocios Sostenibles.

Edgar Cabanas

Edgar es Oficial de Inversión de BID Invest. Cuenta con sólida experiencia en financiamiento estructurado para empresas, garantías de créditos y financiamiento de proyectos, así como en la gestión de las relaciones con clientes, la estructuración y la gestión de complejas operaciones financieras de millones de dólares en sectores industriales de América Latina y el Caribe, tales como: Cemento, Vivienda, Agronegocios, Celulosa y Papel, Textil y actualmente en Telecomunicaciones.

Antes de trabajar en BID Invest, ocupó varios puestos en el Banco Interamericano de Desarrollo, entre ellos Asesor del Director Ejecutivo para Uruguay, Bolivia y Paraguay; Director Ejecutivo Suplente del Fondo Multilateral de Inversiones; Coordinador de Negocios del Sector Privado; y Oficial de Inversiones.

Antes de trabajar para el Grupo BID, fue Jefe de la Unidad de Activos Financieros en Estrés de Citigroup.

En adición al título de Ingeniero Comercial, tiene un MBA y un MPA de la Universidad Americana de Paraguay y la Universidad del Estado de Kansas y cursos de postgrados en Negociación de la Universidad de Georgetown.


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba