baner por salud junio verde

logo19PD

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

Cuarta entrega: Del año de la migración a la época de las caravanas del 2019



puertaPor: Ricardo Puerta

Tegucigalpa.- Este es el último artículo de una serie de 4,  que me sugieren el  2018  como el   “Año de la Migración” y el 2019, como el “Año de las Caravanas”.  Fundamento la sugerencia en el manejo y resultados de las pasadas elecciones legislativas estadounidenses, celebras el  6 de noviembre del 2018,  y el legado que dejaron para el 2019.

Las dos  Cámaras del poder Legislativo estadounidense antes de las elecciones del 6 de noviembre pasado estuvieron controladas por mayoría republicana 6 años consecutivos. Pero eso cambió en el Congreso. los demócratas ahora tienen el control de la Cámara Baja del Legislativo de Estados Unidos o Cámara de Representantes, con  234 escaños contra 199,  y  los republicanos  mantuvieron su mayoría en la Cámara Alta o Senado,  54  contra  46.

Los resultados de las elecciones demuestran que provienen de una sociedad multicolor y multiétnica, que decide tener el Congreso de su historia con la mayor presencia femenina y más diversa étnica y culturalmente. 

Legado

Si bien el día después de las elecciones cada partido, tanto el republicano como el demócrata,  “celebró su triunfo electoral”,  ninguno quedó del todo satisfecho con los resultados obtenidos. Por eso, en el  legado de las eleccionespueden señalarse  efectos positivos y negativos en cada partido y también en los estadounidenses.   

1)  Las elecciones, consideradas por muchos analistas como un referendo sobre Trump, no confirmaron una barrida arrolladora favoreciendo a uno de los dos partidos tradicionales de Estados Unidos, el demócrata o republicano.

2) El país continúa dividido en muchos aspectos, sin duda,  en migración, más que antes. Las Caravanas de migrantes hacia Estados Unidos también han contribuido para ello. El Presidente de Estados Unidos popularizándolas más que nadie en la opinión pública estadounidense y mundial,  con sus malditas y reiteradas alegaciones.

3) La polarización no solo persiste en la sociedad, sino también  en  el  funcionamiento de las instituciones públicas y en las organizaciones de la sociedad civil de ese país.

4) Todavía no está claro qué va a pasar en las elecciones presidenciales estadounidenses del 2020.  

 5) Con la Cámara de Representantes en manos  demócratas, en los próximos 2 años habrá  más investigaciones contra Trump,  que causarán demoras y paros en el quehacer del gobierno.  Es muy improbable,  aunque no imposible,  elimpeachment o juicio político contra Trump, antes que termine su mandato en el 2020.

6)  En ciertas partes de los Estados Unidos, tradicionalmente republicanas, parece haberse iniciado una gradual inclinación hacia el partido demócrata.

7) Se ha perdido la hegemonía republicana de Miami, un bastión  tradicional  de la maquinaria política estadounidense por décadas.

8) Trump sigue dominando  las zonas rurales  y el sur conservador de Estados Unidos, permitiendo reiterar  que el factor Trump “sigue gozando de buena salud”  y que su candidato sigue dispuesto a buscar la reelección en el 2020.

Por haber quedado la Cámara de Representantes bajo control demócrata tras las últimas elecciones legislativas del 2018, hay cinco caprichos que el Presidente Trump no podrá satisfacer, a menos que logre un acuerdo – improbable- con la cúpula de  los demócratas en Washington.

1. Construcción del muro en la frontera con México, a un costo mayor que los fondos destinados a la Alianza para la Prosperidad, cumpliendo una promesa en su campaña electoral del 2016, aunque sin que el Gobierno de México pague por el mismo.

2. Derogación del Obamacare, se le ha vuelto tan imposible anularla. Durante la pasada contienda del 6 de noviembre fue una de las principales consignas  republicanas que perdieron.

3.  Reforma migratoria. Es posible que los demócratas quieran darle una solución definitiva a la inmigración de los 12 millones – según Trump hoy son 17 millones—en su mayoría asalariados indocumentados. Es una hipocresía en la vida política estadounidense contratar inmigrantes indocumentados, y al mismo tiempo,  simpatizar con las ideas anti-inmigrantes de Trump;  vicio que también  practica el mismo Presidente de Estados Unidos en sus empresas.

4. Complacer a  Trump en ideas anti-migrantes. El Presidente hasta ahora ha intentado en convertirlas  en políticas migratorias, pero no basadas en leyes vigentes porque no puede,  sino que lo ha intentado usando órdenes o decretos ejecutivos, los que a corto plazo,  han sido cuestionadas por anti-constitucionales o contrarias a la Ley vigente por jueces federales o de un menor circuito, Tales demandas llegan finalmente a la Corte Suprema del país para que las decida. Así ha pasado con una larga lista a asuntos migratorios, tales como,   DACA, TPS, negarle entrada en Estados Unidos a familias musulmanas,  tolerancia cero contra unidades familiares que pasaron sin papeles la frontera, eliminar la ciudadanía por nacimiento, suprimir los programas especiales en las fuerzas armadas estadounidenses para jóvenes protegidos por DACA y  negarles beneficios a indocumentados y a familiares inmediatos de soldados, oficiales activos, reservistas o veteranos.  

5. Más rebajas  de impuestos. Si en los  próximos 2 años  volviera a convertirse en una cuestión  para captar votos --como sucedió en la reforma fiscal del 2017, lograda con aprobación bipartidista--  arreglo que luce muy improbable hasta hoy.  

Los informes de noticias del año pasado sobre una caravana de migrantes estimada para 7.200 personas que viajaban desde América Central hasta la frontera suroeste de los Estados Unidos fueron noticia en todo el mundo. Este año, más caravanas centroamericanas se han formado y están en camino a la frontera. Sin embargo, la mayor parte de la cobertura de los medios y el debate público resultante no lograron abordar adecuadamente las implicaciones para la seguridad regional y de los EE. UU. Las narraciones se centraron principalmente en los problemas humanitarios de los migrantes; esto fue contrastado por los pedidos de un muro fronterizo combinado con despliegues militares a la frontera. Mientras tanto, se ha prestado poca atención a las caravanas migrantes. Muchas preguntas sobre las caravanas migrantes de América Central en gran parte siguen sin respuesta. ¿Quién específicamente está inspirando, organizando y financiando las caravanas? ¿Están conformados solo por centroamericanos? ¿Están los gobiernos de Estados Unidos y regionales preparados para este nuevo fenómeno?

Más de Ricardo Puerta


Valora este artículo
(1 Voto)

volver arriba