porsalud 2018 5

boton19

GIF Jestereo nov 17

Menu

         

Sabiduría y conocimiento. Política y legalidad



PG NietoPor: Pedro Gómez Nieto

Pensar no es sinónimo de razonar. Tampoco saber lo es de conocer. Cuando pensamos alumbramos conceptos, cuando razonamos los relacionamos para producir juicios e inferencias que nos permita argumentar en función de la nueva información que aflora.

En política es un fraude conocer (experiencia) sin antes tener formación (saber). Conocer implica movimiento, la praxis. Comprender a las personas requiere relacionarse con ellas. Entenderemos y dominaremos un problema, una situación, cuanto más implicados y comprometidos estemos con el asunto.

Observamos el aumento de políticos epicenos incursionando en esta ciencia social sabiendo poco y conociendo menos, pero avalados de cierto respaldado popular. A Mel le gusta repetir que: “El pueblo nunca se equivoca porque es la voz de Dios”. Pero ese aforismo lo reinterpreta a conveniencia, porque también significa lo contrario. En el siglo VIII, el teólogo Alcuino de York, asesor del emperador Carlomagno, en su obra “Epístolas” escribió: “Y esas gentes que siguen diciendo que la voz del pueblo es la voz de Dios no deberían ser escuchadas, porque el desenfreno de las masas esta cercano a la locura”. Utilizar a Dios como escudo y justificación de la manipulación ejercida sobre un populacho pobre, inculto y machacado por las necesidades es demagogia. Si el pueblo -la voz de Dios- ha estado más de 20 años votando para que el izquierdista revolucionario Daniel Ortega gobierne con nepotismo la hermana Nicaragua, ¿cómo explica que ahora la voz de Dios -el pueblo- intente sacar del poder a su compañero Ortega? ¿Hay dos dioses?

Se aproxima el aniversario del golpe de Estado del 2009, y la resentida izquierda radical continúa victimizándose magnificando nuestras diferencias como sociedad. Se les ha metido en la sangre que cuanto peor le vaya a Honduras mejor les irá a ellos. No es casualidad que Mel aliente a la bancada para promocionar y presionar por su “Constituyente”, primer punto del programa de la Alianza (fallida). ¿Propondrá que la consulta la realice el Instituto Nacional de Estadística (INE) como hizo con “su” Cuarta Urna?

Confrontemos el posicionamiento de Mel frente al golpe con datos indubitados. Llama dictador a JOH por su influencia sobre los poderes legislativo y judicial, pero él también lo intentó y fracasó. Las hemerotecas almacenan los hechos de aquel 25.01.09 cuando envió a varios de sus ministros para presionar a Micheletti, presidente del CN, para que nombrara a Marlina Dubón, esposa de su ministro Flores Lanza –prófugo de la justicia-, presidenta de la CSJ, sin estar en la lista de candidatos. Micheletti no cedió a la coacción. Mel, que dice ser demócrata y defender la separación de poderes, desobedeció el mandato judicial para que desistiera de la consulta llamada “Cuarta Urna”, por no tener el respaldo del poder legislativo, ni realizarse a través del TSE, sino del incompetente INE. Su reiterada desobediencia al requerimiento judicial obligó a la CSJ al decomiso de las urnas y papelería. En lugar de respetar y acatar el fallo judicial, arengó al populacho para invadir las instalaciones militares de la Fuerza Aérea, apoderándose del decomiso. En ese momento Mel dio el golpe al Estado de derecho, colocando al poder ejecutivo por encima del judicial y legislativo, curiosamente los tres dirigidos por liberales. La salida para encubrir el autogolpe era “su” Constituyente; el decreto para su implementación estaba listo e impreso con fecha 26.06.09, la Cuarta Urna era la tapadera. El 28.06.09 se produjo la respuesta de la institucionalidad, un contra golpe dirigido por el poder judicial y respaldado por el CN para recuperar el imperio de la ley y la normalidad constitucional. No hay confusión entre causa (origen) y efectos (consecuencias), no son reversibles, aunque el neolenguaje izquierdista lo pretenda.

La oposición rechaza la reelección. El oficialismo ninguneó el plebiscito -no fuera a perderlo-, optando porque la CSJ “interpretara favorablemente” el texto constitucional. Y aquí llega el gato para enredar la madeja: los partidos de la oposición, en lugar de renunciar al proceso electoral por considerarlo inconstitucional, denunciarlo y solicitar la mediación internacional, decidieron presentar sus candidaturas junto al candidato continuista, aceptando la presencia y supervisión de los organismos internacionales, por tanto, legitimando la reelección. Cuando pierden es cuando montan el show denunciando el proceso. Pero la comunidad internacional, masivamente, les respondió con la argumentación anterior. ¿Por qué será? Mel necesita la Constituyente para presentar su candidatura presidencial. Repite la técnica, sus comandos insurreccionales son el elemento coactivo frente a la institucionalidad.

Más de Pedro Gómez Nieto


Valora este artículo
(1 Voto)

volver arriba