porsalud 2018 5

boton19

GIF Jestereo nov 17

Menu

         

Ha nacido el Salvador de Honduras (Elsa)



PG NietoPor: Pedro Gómez Nieto

El pasado 29.06.18 Salvador, el locutor, acudió al TSE «que dice no reconocer» para inscribir a su retoño político.

Ante los medios anunció al mundo la buena nueva del nacimiento del “Salvador de Honduras”. Salvador el locutor y Salvador el partido, lo que presenta un problema cacofónico. Nombraremos al pseudopolítico como locutor, que es como se gana la vida, y al partido por Elsa, el Salvador. Elsa es nombre hebreo de mujer que se caracteriza por ser soñadora y emocional, inestable en sus juicios y accionar, lo que le viene al dummy como anillo al dedo.

Desde comienzos de la pasada campaña electoral vengo escribiendo sobre la Alianza de Oposición, que siempre argumenté “fallida”, así como sobre el divorcio en el que terminaría la relación contra natura entre Libre y el locutor. Incluso en una intervención en “Qhubo Chano”, especule el nombre del partido: “Salvación Nacional”, en atención a las iniciales del palíndromo, porque su arrogancia es patológica. Pero llamar al partido con su propio nombre es elevar el ego “hasta el infinito y más allá”, parodiando la frase de Buzz Lightyear, el guardián del espacio de la película Toy Story. La pedantería sublimada. No me beso la cara porque no me llego.

Escuchando al Salvador locutor anunciar el nacimiento de Elsa, recordé el pasaje sobre el nacimiento del único Salvador, Jesús, en el evangelio de Lucas 2:10: “Había pastores que velaban el rebaño, y se les presentó un ángel del Señor, y tuvieron gran temor. Pero el ángel les dijo: «No temáis; porque os doy nuevas de gran gozo, para todo el pueblo: hoy os ha nacido el Salvador.» Salvador locutor anunció al pueblo el nacimiento del Salvador de Honduras, o sea, él mismo. No sería falta de ortografía escribir “osea“, del verbo osear, sinónimo de espantar. Recordemos que los pastores estaban asustados escuchando al ángel. La cursilería entró en la política hondureña acompañando al bañador a rayas, de cuerpo entero, moda año 1915, que utiliza el locutor en los programas desde la piscina.

Asistimos al inevitable pero predecible movimiento pendular de las tendencias en política. La elección de López Obrador, como presidente de México, o la próxima defenestración de Daniel Ortega en Nicaragua, ambos izquierdistas, son ejemplos del péndulo. Honduras lleva demasiados años esperando que las castas política y empresarial, en contubernio, dejen de esquilmar los recursos del Estado y apuesten por el desarrollo armónico de la sociedad. Aprovechando la crisis, mantenida artificialmente por tres imitadores de Dorian Grey, el pueblo está siendo manipulado emocionalmente para que canalice sus frustraciones al sonido de los insultos que profiere el locutor contra JOH y la gobernabilidad. El advenedizo utiliza un vocabulario soez, insultante, barriobajero e injurioso para ganarse las simpatías del populacho, induciéndole para que salga a las calles y se originen disturbios, mientras él se lo pasa divinamente en la Televisión.

Pero el timador se extralimita gravísimamente cuando continua con las agresiones verbales incluso desde su puesto de trabajo en Televicentro. Incomprensible que la Corporación le permita vomitar basura delante de una cámara, durante un programa de entretenimiento. Ejemplo: Programa 5Deportivo, la presentadora cuenta la noticia de dos pedaleras catrachas que han sido fichadas por un equipo ciclista español. El locutor:   “…¿Qué hacen con el fideicomiso que se aprobó para el deporte? Cincuenta o cien millones de lempiras, ¿ya se lo robaron? Todos los días me entero de robos, 750 diputados ladrones, 140 confirmados por la MACCIH, incluyendo al presidente…” Adjunto el link para que miren tamaña bajeza moral e irrespeto para los televidentes.

 

El poeta Facundo Cabral monologa sobre el pendejo circular, que lo mires por donde lo mires no tiene escapatoria, es pendejo. Este enfermo espiritual, que pide respeto para su persona y accionar, con una lengua que no respeta a nadie, intenta embaucarnos a modo del flautista de Hamelin, pero como no le funciona la flauta utiliza el micrófono. Escribí sobre el respeto como fundamento del prestigio político, y citaba el Talmud: “No vemos las cosas como son, sino como somos”. El cenutrio razona políticamente con la complejidad del mecanismo del chupete. Estamos ante un trilero circular.

La única cosa peor que un mentiroso es un mentiroso hipócrita, decía el novelista Tennessee Williams. ¿Quién salvará a Honduras del «Salvador de Honduras», cuando se descubra que el Salvador locutor es un timo político? Y además cacofónico.

PG. Nieto. Asesor y Profesor CISI.


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba