banner por salud TCTLLE

logo19PD

GIF Jestereo nov 17

Menu

         

Nueva frontera de Honduras y Nicaragua se adentrará al norte y sur del paralelo 15



La Haya, Holanda - La Corte Internacional de Justicia (CIJ) definió una nueva frontera marítima entre Honduras y Nicaragua que se proyecta en algunos tramos al norte del paralelo 15, a favor del vecino país, y en otro punto favorece a Honduras al adentrarse hacia al sur de la línea en disputa.
 

Introducción
La lectura
Un triunfo “agridulce”
No se perdió territorio
Concesiones a favor de Honduras
Ley de la compensación

#

La sentencia fue recibida por la delegación hondureña presente en La Haya como un triunfo, en vista que los miembros del alto tribunal de justicia ratificaron a Honduras su soberanía sobre los cayos Bobel, Savanna, Port Royal y Cayo Sur que de acuerdo a la Convención de Derechos del Mar, le conceden una proyección de doce millas náuticas al sur del paralelo 15.

En tanto, la Corte Internacional ratificó la posesión de Nicaragua sobre el cayo Edimburgo, que es precisamente la parte insular que le proyecta espacios hacia el norte del paralelo antes dicho.

En el curso del juicio, Honduras planteó su soberanía sobre los espacios localizados en el paralelo 15 en base a datos históricos, posesiones insulares en la zona y documentos diplomáticos recientes que establecen que hasta la década de los ochenta ambos Estados reconocían ese espacio como su frontera común.

Nicaragua, por su lado, alegó en el juicio que su frontera se extendía al paralelo 17, con lo que despojaba a Honduras de unos 35.000 kilómetros cuadrados.

En su parte resolutiva, el fallo de 300 paginas resolvió por 15 votos a favor y dos en contra, que el punto de inicio de la frontera marítima que divide el mar territorial, la plataforma continental y la zona económica exclusiva de las repúblicas de Honduras y Nicaragua se localiza en el punto entre las coordenadas 15 grados 00’ 52” norte y 83 grados, 05’, 58” de longitud oeste.

Cabe señalar que la nueva frontera marítima toma una línea o dirección transversal en la punta del Cabo de Gracias a Dios y llega hasta el paralelo 16, luego hace una semicurba hacia abajo y se adentra al sur en espacios marítimos en los cuales Nicaragua siempre ha ejercido soberanía y de ahí nuevamente hace una curva hacia arriba hasta el meridiano 82, tomando la forma de una oreja humana.

La soberanía de Honduras sobre estos cuatros cayos fue vital para que la pretensión de Nicaragua no prosperara, porque de lo contrario los espacios pretendidos por la vecina nación se hubieran extendido mas allá del paralelo 17, despojando al país de una amplia zona en donde se supone existe una abundante riqueza marina y mineral, según el agente Máx Velásquez Díaz.

De acuerdo a la explicación de los agentes nacionales, en los primeros noventa kilómetros de la nueva frontera marítima, Honduras alcanzó más de lo que pidió durante el juicio y además se defendieron todas las islas y cayos sobre los cuales se venían ejerciendo soberanía.

Por otra parte, la línea perpendicular que sube a partir del meridiano 82 deberá ser solucionada por los cuatros países ribereños, en este caso, Honduras, Nicaragua, Jamaica y Colombia.

#

La lectura

Como se esperaba y como es tradicional en la CIJ, la lectura de la sentencia por parte de la presidenta Marilyn O ’Higinns, comenzó exactamente a las 3:00 de la tarde en punto y concluyo a las 5:30, es decir, dos horas y media después.

El veredicto inició con una larga exposición que incluyó la cronología del caso, los argumentos de las partes, el contexto histórico, la soberanía sobre las islas, las formaciones marítimas de las zonas en litigio y finalmente la resolución con los argumentos de la Corte.

La delegación hondureña, integrada por el vicecanciller Eduardo Enrique Reina , los agentes Max Velásquez, Roberto Flores Bermúdez, el coagente Julio Rendón, los asesores internacionales Carlos Jiménez Piernas, Philipe Sands, Richard Meese y Christopher Grenwood, llegó una hora antes de la lectura del laudo.

Mientras tanto, la misión de Nicaragua, encabezada por el embajador Carlos Arguello, arribó apenas unos minutos antes de que se abriera la sesión.

Cabe mencionar que al final de la lectura del fallo, los asesores y representantes nicaragüenses salieron a toda prisa y se abstuvieron de ofrecer declaraciones a la prensa.

#

Un triunfo “agridulce”

Carlos Jiménez Piernas, asesor internacional, dijo que como es habitual, la Corte ha procurado contentar a las dos partes en la medida de lo posible, de forma que el resultado “puede saber agridulce, pero no solo para Honduras sino también para Nicaragua”.

Agregó que la Corte tiene, y habitualmente cuenta con consideraciones de muy diversa naturaleza, algunas también de índole política, por lo tanto habrá que leer el fallo tranquila y sosegadamente para poder determinar la importancia que pudieron haber tenido factores de esa naturaleza.

Dijo que lo fundamental era que la Corte atribuyó la soberanía de las islas a Honduras, por lo tanto debe verse la decisión como positiva para los intereses nacionales.

“Solo al final, muy al final, en el trazo de la línea delimitadora única parece que la Corte ha adoptado un criterio que tengo que leer la sentencia con tranquilidad porque simplemente sin consultar en las cartas y sin leer con tranquilidad los fundamentos no se puede opinar sobre eso”, dijo.

No obstante, reiteró que la parte final de la línea delimitadora es satisfactoria para Honduras y es mínima mente positiva para Nicaragua.

“En realidad que no se ha perdido lo demás, porque si se observa la línea delimitadora lo que Nicaragua pretendía era apropiarse de unos 35.000 kilómetros de aguas al norte del paralelo 15 hasta al paralelo 17, pero hagan ustedes las cuentas no le salen porque la Corte se queda en el meridiano 82”, explicó.

Jiménez Piernas observó que la dirección última de la línea de delimitación queda en suspenso por los intereses de terceros, en este caso Colombia y Jamaica, con cuyos estados Nicaragua y Honduras comparten fronteras marítimas y que en algunos casos están por definirse.

¿Ha variado la línea divisoria?, se le consultó al asesor: “No, estaba cerrada, puesto que sino no habría habido litigio, la línea se disputaba. Nicaragua tenia una idea y Honduras tenia otra, pero no debemos ofuscarnos con el argumento de la línea tradicional, lo que hay que hacer es las cuentas, si Nicaragua con su pretensión de bisectriz hasta el paralelo 17 pretendía 35.000 kilómetros cuadrados y esos kilómetros pretendidos se han reducido yo creo que a una parte, muy pequeña, haga las cuentas y el resultado es satisfactorio para Honduras, sobre todo por la soberanía de las islas, que era la cuestión clave”, respondió.

#

No se perdió territorio

Al respecto, el agente Max Velásquez, explicó que el trazo de la nueva línea divisoria resulta de esa forma porque los cayos son irregulares y tienen distintas formas, entonces las millas se comienzan a contar sobre la base de juntar las puntas más sobresalientes de cada islote y al juntarse forman lo que se llama la línea de base.

“Entonces las doce millas se cuentan a partir de la línea de base y alrededor del cayo hay para decir algo cuatro o cinco líneas de base, la medida se proyecta en distintas direcciones en doce millas y cuando usted junta las puntitas hasta donde llegan esas doce millas, le da como resultado esas líneas curvas, ahí no hay para donde”, explicó.

Apuntó que la soberanía sobre los cayos a favor de Honduras fue crucial porque si la Corte se los adjudica a Nicaragua, la línea hubiera resultado otra, no el paralelo 17, sino mucho más arriba de eso, lo que habría sido desastroso para los intereses y posesiones de Honduras en el mar Caribe.

“Entonces el gran triunfo está en haber obtenido la confirmación de la soberanía de Honduras sobre los cayos”, afirmó.

Velásquez además dijo que el fallo confirmó su tesis en el sentido que la Corte definiría una nueva frontera marítima ni a favor de uno u otra de las partes, sino de una forma equitativa.

“Lo que ha hecho la Corte ahora es que no definió la línea por el lado que la quería Honduras, la definió como ella creyó que era lo mas equitativo”, apuntó.

El experto aseveró que lo mejor que hizo Honduras es que en la parte petitoria del juicio no se limitó a plantear la línea tradicional del paralelo, sino que planteó, como alternativa, que en caso que no se otorgara la línea del paralelo 15 , la Corte aplicara la ley y le diera a los cayos sus propios espacios marítimos.

“La línea que nosotros pedimos fue el paralelo 15, la Corte ha fijado en algunos sectores un poquito arriba del 15 y después se baja del 15, por lo tanto no es una línea recta como la habíamos pedido sino una línea quebrada, por lo tanto va arriba, va abajo y esa es la decisión de la Corte con fundamento porque eso es lo que dieron las islas”, anotó.

#

Concesiones a favor de Honduras

El asesor nacional, Carlos López Contreras, dijo que lo importante no es el espacio marino porque no le sirve a nadie de nada, sobre todo cuando se trata de zona económica exclusiva, lo que importan son los recursos vivos y minerales que pueden encontrarse en esos sitios ratificados a Honduras.

“En este juego las concesiones petroleras en su mayoría han quedado a favor de Honduras y eso es muy positivo. Las coordenadas ya quedaron definidas en la línea divisoria entre ambos países en los espacios marítimos”, explicó.

Agregó que la Corte dejó pendiente los puntos en el meridiano 82 porque está pendiente un juicio entre Nicaragua y Colombia y en forma deliberada, los magistrados se abstuvieron de sacar conclusiones que pudieran prejuzgar como se va a pronunciar en el próximo juicio entre esos países.

“Esta posición de los magistrados es providencial, jurídica y correcta porque la Corte cuando en un fallo pudiera afectar los intereses de un tercer Estado, se abstiene de hacerlo y por eso, el propósito no es perjudicar a ninguna de las cuatro partes que tienen sus contendientes en la Corte, porque un pronunciamiento de ellos podría afectar a cualquiera de los cuatro países”, anotó.

Sobre la decisión de la Corte de no trazar una frontera en línea recta como pretendía Honduras, López Contreras explicó que una “línea que va hacia el este no nos puede perjudicar ni puede amputar la proyección de ninguno de los dos Estados porque va hacia el Este.

Sin embargo la proyección de la delimitación apuntó a que la Corte descartara el método de la equidistancia y se fuera por otro método geométrico como es el de la bisectriz, pero no la que proponía Nicaragua, sino una bisectriz atemperada, una bisectriz que tome en consideración los intereses de Honduras en donde el impacto de la soberanía hondureña sobre las islas se proyecta al sur del paralelo 15”.

Finalmente, indicó que el fallo es positivo por muchas razones, pero fundamentalmente porque con una línea trazada por la Corte que es derecho internacional obligatorio para las partes e inapelable, ya no se van a producir o no deben de producirse incidentes navales de tipo armado o de violencia bajo la excusa de que invade espacios marítimos ajenos.

#

Ley de la compensación

“Nuestra posición es que este fallo resuelve toda esa problemática que hemos tenido, felizmente la Corte Internacional de Justicia culmina con este proceso y fue fundamental que la Corte reconociera la plena soberanía sobre las islas, yo creo que este es un hecho fundamental, en con lo cual le dio el peso correspondiente a las pruebas presentadas en la tesis hondureñas, como permisos de pesca, patrullajes, permisos de exploración”, apuntó el vicecanciller Eduardo Enrique Reina.

Agregó que en este caso, la línea que tira la Corte en su mapa, si bien es cierto le hace caso omiso a las pretensiones de los dos países, pero los espacios que generan nuestras islas los llevan más al sur del paralelo 15, por lo que es un línea que de una u otra forma, compensa los espacios que se perdieron en otros sectores.

“La Corte dio a cada quien lo suyo, esto ya es una cosa juzgada y lo importante ahora es avanzar en esta relación. El ejercicio pleno en las islas tiene una gran importancia y los espacios al Norte son plenamente hondureños y como tal, se conforma una gran parte de lo que era la pretensión hondureña de ejercer soberanía al norte del paralelo”, concluyó.


Valora este artículo
(6 votos)

volver arriba