banner por salud TCTLLE

logo19PD

GIF Jestereo nov 17

Menu

         

Alba Alonso Quesada, ejemplo de lucha de la mujer por sus derechos políticos



Tegucigalpa.- En los años cincuenta, las mujeres en Honduras no eran reconocidas como “ciudadanas”, pues no tenían derechos civiles políticos, lo cual no fue una limitante para doña Alba Alonso de Quesada, la primer mujer hondureña graduada de Licenciada en Ciencias Jurídicas de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, que sesenta años después reconoce los méritos de esta destacada jurista nacional.
 
Cuando doña Alba Alonso obtuvo su título de licenciada, las autoridades le dijeron: Usted es licenciada, pero no puede ser abogada ni notaria, porque usted no es ciudadana.

Casi seis décadas después, recuerda esas frases como si fuese el primer día y en su meta por ser una mujer abogada y notaria, doña Alba Alonso se sumó a la lucha de las mujeres hondureñas por lograr el reconocimiento de los derechos civiles y políticos, los cuales les fueron otorgados en 1955.

Cuando estos derechos fueron reconocidos a la mujer, doña Alba Alonso se presentó ante las autoridades y les dijo: ahora quiero ser abogada y notaria. Y lo hizo.

“A veces uno olvida lo que uno ha vivido por lo que está viviendo ahora, pero hoy recuerdo a esas compañeras como si fuera ayer. Fue un movimiento lindo de mujeres unidas, sin distingos de colores políticos, era un movimiento de unidad y enorme solidaridad”, dijo la abogada Alba Alonso, al recibir de la UNAH un homenaje en ocasión del Día de la Mujer, al colocar en el salón de retratos del Centro de Arte y Cultura de Comayagüela, una pintura de doña Alba.

La galería que acompaña a las primeras mujeres universitarias graduadas en Honduras, es un homenaje de la Universidad Nacional a las féminas que rompieron los mitos al graduarse como profesionales universitarias.

En ese espacio, la homenajeada recordó que en la lucha por los derechos civiles y políticos de la mujer hondureña, personas como la extinta doña Alejandrina Bermúdez de Villeda Morales, Regina Mendoza de Martin y otras destacadas mujeres “viajaron por el país en una lucha de solidaridad por capacitar a la mujer, porque se le otorgaran sus derechos”.

En esa gesta destaca el papel de la Federación de las Asociaciones Femeninas de Honduras, muchas de ellas voluntarias y “todas decían ¡presente! nadie se quedaba en la casa, porque ahí éramos hondureñas, no había partido político, no había división ni polarización como la que tenemos ahora. Todas éramos hondureñas”, dijo.

Doña Alba Alonso de Quesada tiene una trayectoria de más de 50 años de un papel protagónico en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, como lo ha tenido su familia.

Fue parte de la Comisión de Transición que impulsó el proceso de reforma que hoy vive la UNAH, pero su lucha no queda allí. Ha sido una mujer sencilla, callada y muy humilde que ha empujado otras luchas a favor de los derechos civiles de las mujeres y de la niñez.

Fue Secretaria de la Secretaría del Trabajo y en toda su gestión pública y privada ha librado batallas “en contra de los prejuicios de una sociedad dominada por el machismo”, recordó la doctora e historiadora Olga Joya.

Por su parte, la vicerrectora académica, Rutilia Calderón, al leer la trayectoria de doña Alba Alonso recordó anécdotas en el proceso más difícil de la transición universitaria, como cuando los secuestró el sindicato y éste había aceptado dejar salir a las mujeres, pero doña Alba Alonso se rehusó porque dijo que era Comisionada y autoridad y se quedaba con sus compañeros.

Promovió a lo interno de la UNAH una serie de reglamentos y leyes que hoy son parte del cuerpo jurídico del alma máter y a nivel nacional ha sido impulsora de sustanciales legislaciones a favor de la mujer.

Fue la promotora en 1994 de la visión de género en el lenguaje jurídico hondureño, promotora de la Ley de Igualdad y Oportunidades y del Instituto Nacional de la Mujer, así como voluntarias de diversas organizaciones civiles de mujeres.

En su intervención, doña Alba Alonso hizo hincapié en la necesidad de que las mujeres estudien, que nunca dejen de leer, porque “los hombres aprenden a respetar a la mujer universitaria y en este país quiero decirles que los derechos que tenemos las mujeres, no ha sido una dádiva de nadie, nos ha costado a pulso, nos los hemos ganado, hemos luchado por ello y así debe seguir siendo para poder levantar este país”.

La UNAH recopila historia de todas estas mujeres para dejar testimonio al país e identidad universitaria de su trayectoria y sus desafíos en una sociedad que en su momento no reconocía los derechos de las mujeres.


Valora este artículo
(12 votos)

volver arriba