banner por salud TCTLLE

logo19PD

GIF Jestereo nov 17

Menu

         

Congreso Nacional aprueba Ley especial del Plebiscito y Referéndum



Tegucigalpa – El Congreso Nacional aprobó la noche del martes la Ley Especial que regula las figuras del plebiscito y referéndum en este país centroamericano.
 

Los diputados aprobaron la ley en el marco de la agitación política que ha originado en el país la decisión del presidente Manuel Zelaya de realizar el próximo domingo una encuesta en la que pedirán la colocación en las elecciones generales de noviembre de una cuarta urna.

En esa urna, consultarán a los electores si están o no de acuerdo con una asamblea nacional constituyente que elabore una nueva constitución de la república.

Aunque el Poder Ejecutivo no ha explicado las razones por las cuales quiere reformar la actual Constitución, analistas consideran que la acción tiene como único propósito reformar los artículos pétreos, entre ellos los que prohíben la reelección presidencial y la forma de gobierno.

La ley especial regula los procedimientos de consulta popular.

En 2004, el Congreso Nacional reformó el artículo 5 de la Constitución de la República para introducir las figuras de consulta popular, pero se estableció que para su vigencia debía ser aprobada una ley especial, la que se aprobó hasta anoche.

La Ley entrará en vigencia tras su publicación en el diario oficial La Gaceta.

La iniciativa aprobada por los legisladores impide que en Honduras pueda haber referendos o plebiscitos 180 días antes, ni 180 días después de las elecciones generales o municipales.

Esta norma quitaría sentido a la encuesta que pretende celebrar Zelaya el próximo domingo para preguntar a los hondureños si están de acuerdo con que, a la par de las elecciones generales del 29 de noviembre próximo, se celebre un referendo que apruebe o rechace la convocatoria de una Asamblea Constituyente.

Eduardo Enrique Reina, secretario privado del presidente Zelaya, dijo que la "consulta popular" del domingo "se mantiene porque no es vinculante" y se enmarca en una "ley de participación ciudadana aprobada desde el 27 de enero de 2006", cuando asumió el actual gobernante.

Afirmó que la encuesta "no está suplantando al referéndum, ni el plebiscito".

Ésta, sostuvo, "será la respuesta del presidente a unas 400.000 firmas que le han pedido que haga una consulta para la instalación en las elecciones generales de "una cuarta urna" para el referendo sobre la Constituyente y, añadió, "dependiendo de los resultados del domingo, el Ejecutivo enviará al Parlamento una propuesta en ese sentido".

Las otras tres urnas en los comicios son para elegir presidente, tres vicepresidentes, 128 diputados y 298 corporaciones municipales.

La encuesta del domingo la realizará el Instituto Nacional de Estadística de Honduras, con el apoyo de todas las instituciones gubernamentales por instrucciones de Zelaya, mediante la instalación de 15.000 puestos en todo el país.

La reforma que promueve el mandatario supone, entre otras acciones, la eliminación de los artículos inamovibles de la actual Carta Magna, que prohíbe la reelección presidencial bajo cualquier modalidad así como la celebración de un referéndum o plebiscito para reformar esos artículos.

En la resolución del Parlamento, de anoche, se establece que "no podrán realizarse consultas ciudadanas bajo la modalidad de plebiscito y referéndum, durante los 180 días anteriores y posteriores a las elecciones nacionales o municipales, salvo casos especiales decretados por este Congreso".

Además, el Parlamento resolvió que, para la celebración del referéndum o plebiscito, nacionales o municipales, las Fuerzas Armadas y la policía se pondrán a disposición del Tribuna Supremo Electoral un mes antes de la consulta, hasta que concluya el proceso.

La iniciativa de Zelaya es rechazada por varios sectores que consideran que el presidente lo que busca es el continuismo.

El presidente ha reiterado que no pretende seguir en el poder y que su mandato de cuatro años lo concluirá el 27 de enero de 2010, como establece la ley.

Sin embargo, ha dejado entrever que si se reformara la Constitución y la voluntad popular lo pidiera, podría regresar al poder.

También ha reiterado que "la consulta popular, la cuarta urna y la reforma de la Constitución nadie la detiene", pese a que su iniciativa ha sido declarada ilegal por varios organismos, incluida la Corte Suprema de Justicia.

Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba