Banner Por Salud enero17 1

boton19

GIFGENERICOJESTEREO B

Menu

¿“Mel”, a Chinandega?



Tegucigalpa – El ex presidente de Honduras Manuel Zelaya Rosales estaría gestionando su partida hacia Nicaragua, desde donde, con el apoyo del presidente de ese país, Daniel Ortega, estaría dirigiendo operaciones en contra de la administración del próximo presidente de Honduras, Porfirio Lobo Sosa, según informes de la prensa nicaragüense.
 
Según el informe, publicado este miércoles en el sitio web: www.trinchera.com.ni - “Ortega gestiona cortijo de la familia Coen para albergar a Zelaya y su familia”.

Citando fuentes fidedignas, el periódico digital dice que el presidente nicaragüense “está terminando de acondicionar una parte del complejo de viviendas del reparto residencial en donde vive el presidente del Consejo Supremo Electoral, Roberto Rivas Reyes, en la carretera a Masaya para varios de los ex ministros y consejeros de Zelaya acusados de saqueo del erario público y sustracción de casi doscientos millones de lempiras del Banco Central de esa nación”.

Agrega que “en una de esas viviendas estuvo alojado durante varias semanas el ex presidente Zelaya, así como la ex cancillera Patricia Rodas y miembros del desarticulado gabinete, antes de que Ortega y Chávez decidieran meterlo a Honduras por métodos clandestinos”.

La nota dice textualmente:

¿Zelaya a Chinandega?

  • De los rumores a las evidencias: el ex presidente de Honduras estaría por dejar al vecino país
  • Ortega gestiona cortijo de la familia Coen para albergar a Zelaya y a su familia
  • Desde aquí estaría dirigiendo sus operaciones contra el gobierno de Lobo

Redacción Central
Trinchera de la Noticia

Comenzó como un “pronóstico periodístico” basado en informes no confirmados y finalmente ha agarrado “forma” por las evidencias que circul‑an en los círculos políticos, empresariales y gubernamentales del país.

Fuentes fidedignas dijeron tener información sólida de que el presidente Daniel Ortega estaría negociando con la familia Coen de Chinandega -y posiblemente otras del país- su famoso cortijo para albergar al ex presidente Manuel “Mel” Zelaya y a su familia.

En tanto, el presidente sandinista está terminando de acondicionar una parte del complejo de viviendas del reparto residencial en donde vive el presidente del Consejo Supremo Electoral, Roberto Rivas Reyes, en la carretera a Masaya para varios de los ex ministros y consejeros de Zelaya acusados de saqueo del erario público y sustracción de casi doscientos millones de lempiras del Banco Central de esa nación.

En una de esas viviendas estuvo alojado durante varias semanas el ex presidente Zelaya, así como la ex cancillera Patricia Rodas y miembros del desarticulado gabinete, antes de que Ortega y Chávez decidieran meterlo a Honduras por métodos clandestinos.

El dueño del Cortijo, el millonario inversionista Piero Coen padre, es amigo de Zelaya, quien lo visitó en varias ocasiones, a bordo de un helicóptero hondureño, en la casa hacienda chinandegana.

Coen pasa más su tiempo en Guatemala o viajando en donde tiene sus inversiones y habría aceptado albergar al ex mandatario en una parte de su amplio complejo.

Oficialmente no hay un anuncio oficial de la familia ni del cada día más reducido grupo zelayista. Otras informaciones no confirmadas indican que Ortega estaría preparando otras alternativas para el ex mandatario, cuyo autoexilio en la Embajada de Brasil en Tegucigalpa se ha tornado peligroso para su futuro.

Los hondureños parecen cada día menos interesados en otorgar una amnistía general y, tras el contundente informe de la Corte Suprema de Justicia que enterró las posibilidades de un regreso de Zelaya al poder se habla cada día de acelerar los juicios en su contra y los de sus seguidores.

En cuanto al tema del dinero tampoco parece ser una preocupación de Zelaya u Ortega, dijo una fuente. Sea que decidan adquirir el complejo de Coen o se instalen en alguna parte del territorio nacional “ellos tienen mucho dinero para apoyarse mutuamente”, comentó la fuente.

Zelaya quiere su partido
El anuncio del ex presidente Manuel Zelaya de crear una “fuerza política” de izquierda para alcanzar de nuevo el poder en Honduras es una tendencia que ya marcaron los liberales nicaragüenses entre 2002 y 2006, que les costó perder el poder.

Mientras, el presidente conservador Porfirio Lobo se entrevistó con el presidente de Costa Rica y ex mediador en la crisis hondureña, Oscar Arias, en una visita a San José junto a los candidatos perdedores, la mayoría de los cuales apoyó el golpe de Estado que derrocó a Zelaya en junio.

También anunció que el presidente de Panamá, “Ricardo Martinelli, llega hoy miércoles” a Tegucigalpa, en la primera visita de un gobernante extranjero a Honduras desde el golpe.

Lobo ganó las elecciones del 29 de noviembre con amplia ventaja sobre sus rivales, en una jornada en que votó la mitad de los electores. Sin embargo, parte de la comunidad internacional se niega a reconocer los comicios debido a que fueron desarrollados bajo un régimen de facto y Zelaya no ha sido restituido en el poder.

El presidente electo busca que los demás países “se abran un poquito” para lograr la reinserción internacional de Honduras, incluyendo su restitución en la OEA, de la que fue suspendida en julio.

Quiere volver
De su lado, Zelaya busca crear una “fuerza política” con la que pretende alcanzar de nuevo el poder, dijo a la AFP Rasel Tomé, asesor del mandatario depuesto.

Con Zelaya “vamos a construir una fuerza política para llegar al poder”, declaró Tomé. “Vamos a seguir el proceso para que se aplique las transformaciones sociales que Honduras necesita”, subrayó.

El anuncio ocurre luego de que el Congreso hondureño rechazara restituir a Zelaya, quien se refugia en la embajada brasileña desde el 21 de setiembre, tras volver subrepticiamente al país del que fue expulsado en el golpe del 28 de junio.

Juan Barahona, coordinador del Frente de Resistencia contra el Golpe que ha marchado reiteradamente en las calles por la restitución de Zelaya, declaró que “la lucha es permanente”.

Indicó que la salida de Zelaya de la embajada “la decidirá él y nosotros apoyamos lo que él decida y la lucha que se decida para después por una sociedad más justa”.

Costa Rica, Panamá y Perú reconocieron los comicios, que el presidente de facto Roberto Micheletti y Lobo esperan que pongan fin al aislamiento que enfrenta Honduras, uno de los países más pobres del continente, junto a Haití, Bolivia y Nicaragua.


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba

CEDAC Baner PRONTO