Banner Por Salud enero17 1

boton19

GIF Jestereo nov 17

Menu

icono buscar

WikiLeaks: Congresistas Brasileños califican a Zelaya de “frágil y poco lúcido”



Tegucigalpa – El ex presidente Manuel Zelaya fue calificado de “frágil” y “poco lúcido” por parte de congresistas brasileños que visitaron Tegucigalpa del 30 de septiembre al dos de octubre de 2009.
 

Un cable confidencial originado en la embajada estadounidense en Brasilia recoge estas impresiones así como otros puntos significativos que dejan traslucir reiteradas incongruencias y la endeble política brasileña en el tema de Honduras, al punto de que uno de los congresistas considera apropiado que Brasil pida perdón a Honduras.


A continuación Proceso Digital ofrece una traducción libre sobre el relato:


09BRASILIA1262


Cable Confidencial.

Origen: Embajada de Brasilia

Fecha: 2009-10-26


1. (C) Resumen: Una delegación de seis miembros del congreso brasileño viajó a Tegucigalpa, del 30 de septiembre al 2 de octubre para apoyar a la comunidad brasileña en Honduras y reunirse con funcionarios de gobierno de Zelaya y Micheletti. De acuerdo con dos miembros de la delegación, Zelaya parecía “frágil" y tal vez no del todo lúcido. Sólo cuatro miembros de la delegación se reunieron con Micheletti, quien afirmó que no hubo golpe de estado contra Zelaya y que todas las medidas represivas del gobierno fueron adoptadas para proteger a la población. En las reuniones en Brasilia y Recife de este mes la delegación no fue capaz de definir una estrategia o recomendaciones para que Brasil aporte a la superación de la crisis de Honduras; esto coincide con la falta de planificación y de visión evidenciada en el gobierno de Lula y en su Ministerio de Relaciones Exteriores sobre el tema. A nivel más amplio, esto refleja el hecho de que Brasil no está acostumbrado a una posición central en una crisis fuera de su esfera de influencia histórica. Fin de resumen.

DELEGACIÓN DEL CONGRESO DE BRASIL VISITA HONDURAS

2. (C) Seis Diputados de la Cámara de Brasil (equivalente a la Cámara de Representantes en los Estados Unidos) viajaron a Honduras entre el 30 de Septiembre y el 2 de Octubre para visitar la Embajada de Brasil y reunirse con funcionarios de gobierno de Zelaya y Micheletti. La delegación incluyó a cuatro miembros de la oposición - Raul Jungmann (PPS-PE), Bruno Araujo (PSDB-PE), Iván Valente (PSOL-SP), y Marcondes Gadelha (PSB-PB) - y dos miembros del partido gobernante, Janeta Piedad Rocha (PT-SP) y Mauricio Rands (PT-PE) - todos los cuales sirven en el Comité de Relaciones Exteriores (CREDN) en la Cámara de Diputados. En reuniones en Recife y Brasilia con los miembros del Congreso se destacó que el objetivo principal de su viaje fue apoyar a la comunidad brasileña en Honduras y transmitir al gobierno de Micheletti que Honduras debe respetar la Embajada de Brasil y a su personal. Jungmann y Rocha dijeron que hay aproximadamente 600 brasileños residentes en Honduras.


3. (C) El Gobierno de Brasil no apoyó plenamente la visita de esta delegación. Jungmann dijo que al Ministerio de Relaciones Exteriores no le gustaba la idea de que los miembros del Congreso se ocuparan de una cuestión diplomática. Jungmann explicó que el Ministerio de Relaciones Exteriores trató de bloquear el viaje e incluso el Presidente de la Cámara de Diputados, Michel Temer, presionó fuertemente a la delegación para no viajar. De acuerdo con Jungmann y Rocha, todos tuvieron que pagar por su jornada desde El Salvador a Tegucigalpa, de lo contrario no habrían podido hacer el viaje.

4. (C) Rocha describió la situación en Honduras como preocupante. Le inquieta el nivel de la represión ejercida por el gobierno ya que Micheletti está "gobernando con mano firme." Citó la existencia del toque de queda y la censura aplicada a los medios de comunicación, además de las medidas de hostigamiento que en su opinión el gobierno de Micheletti y las fuerzas de seguridad aplican contra la Embajada de Brasil.

REUNIONES CON ZELAYA Y MICHELETTI

5. (C) Ambos Jungmann y Rocha relataron sus reuniones en Honduras en términos generales. Jungmann, dijo que la delegación se reunió primero con la Corte Suprema de Honduras, que dijo a los brasileños que la destitución de Zelaya del poder fue constitucional. La delegación tuvo éxito en la visita a la Embajada de Brasil en Tegucigalpa y fue bien recibida. Según Jungmann, los empleados de la Embajada estaban muy agradecidos y consideraron que el Gobierno de Brasil no los había abandonado. En este momento permanecen sólo tres empleados brasileños en la Embajada y sólo uno es un diplomático. Rocha expresó su agradecimiento por la asistencia de la Embajada de los Estados Unidos a la Embajada de Brasil en Honduras, incluyendo su papel en las negociaciones con el gobierno de Micheletti y las entregas de alimentos.

6. (C) La delegación también se reunió con el Congreso Nacional de Honduras y abrió un diálogo entre los parlamentos de Brasil y Honduras, de acuerdo con Rocha, quien dijo que "nosotros, como parlamentarios podemos pedir una cierta diplomacia parlamentaria". Rocha dijo que le dejó claro al Congreso de Honduras que Brasil no esperaba ni planificó el retorno de Zelaya a Honduras y su refugio en la Embajada de Brasil. Pero, a causa de la experiencia negativa de Brasil con una dictadura militar, en la que las vidas de muchos brasileños fueron salvadas cuando otros países les dieron refugio, Brasil no podía haber rechazado a Zelaya. Rocha agregó que la reunión fue interesante, ya que muchos de los miembros del Congreso hondureño estaban involucrados en el derrocamiento de Zelaya. Los hondureños transmitieron a los brasileños su opinión de que Brasil y Venezuela jugaron un papel en la planificación del retorno de Zelaya; la delegación brasileña trabajó duro para explicar que no había sido de así, dijo Rocha.

7. (C) En cuanto a su reunión con Zelaya, Rocha dijo que le pareció "frágil", pero se mantiene bien. Jungmann indicó que la reunión fue interesante, pero que Zelaya puede no estar completamente lúcido. Rocha explicó que el gobierno de Micheletti estaba empleando una gran cantidad de "injerencia psicológica" contra Zelaya, poniendo como ejemplo interferencias sonoras y de luz y la presencia constante de francotiradores alrededor de la Embajada de Brasil. Rocha dijo que Zelaya agradeció a la delegación de Brasil por su visita y agradeció al presidente Lula su apoyo. Zelaya dijo a los brasileños que lo único que quiere es un proceso electoral sin interrupciones antes de las elecciones de noviembre para poder entregar el cargo en enero.

8. (C) Rocha y Rands no asistieron a la reunión con Micheletti. Rocha dijo que no fue una decisión difícil para ella ausentarse de la reunión porque ideológicamente no podía reunirse con un "golpista" y que la cita con Micheletti fue la última en la agenda. Jungmann, dijo que durante la reunión, Micheletti trató de explicar que no había habido golpe de estado, que cada proceso había sido respetado y conducido de acuerdo con la Constitución de Honduras, con la excepción de la forma en la que los militares retiraron a Zelaya del cargo. Micheletti dijo a Jungmann que fue el ejército hondureño el que vio la necesidad de sacar a Zelaya del país para evitar una guerra civil. Micheletti también mencionó que la ley marcial fue implementada para proteger a la población, y evitar enfrentamientos graves. Micheletti dijo a Jungmann que los militares no controlan el sector privado o las instituciones de gobierno, hechos que se dan comúnmente de manera posterior a un verdadero golpe militar.


UN MENSAJE Y POLÍTICAS CONFUSAS DEL GOBIERNO DE BRASIL

9. (C) Jungmann y Rocha consideran el viaje como un éxito, pero matizaron que aunque la delegación mostró unidad en cuanto a su objetivo principal - el apoyo a la comunidad brasileña y la Embajada de Honduras - parecieron fraccionados en cuanto a su intención y puntos de vista para el resto del viaje. Jungmann, dijo que la delegación no habló como una sola voz y que, como líder del grupo, sufrió algunos momentos incómodos en los que tuvo que gestionar diferentes puntos de vista políticos. Sin embargo, Jungmann dijo que
esto era de esperar puesto que conformó una delegación con miembros de distintos partidos. Jungman dijo que está trabajando en un informe del viaje que presentará a la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara, pero no dijo cuándo se completará.

10. (C) Jungmann y Rocha ambos reiteraron que creen que Brasil actuó correctamente al permitir que Zelaya se refugiara en su embajada y que el Gobierno de Brasil no tenía ningún conocimiento previo o advertencia alguna del retorno de Zelaya a Honduras. Jungmann, sin embargo opinó que Brasil debería haber impedido que Zelaya usara la embajada como un púlpito para agitar a sus partidarios y provocar problemas en Honduras.Jungmann relató que el momento más delicado y vergonzoso del viaje fue cuando a la delegación se le mostró un DVD con imágenes de manifestantes con pancartas que decían: "Brasil y Venezuela han violado la soberanía de Honduras"; las imágenes habían sido emitidas en todo el país muchas veces. Jungmann llegó al punto de decir que Brasil debería pedir perdón a Honduras, una idea que dijo fue rechazada plenamente por los otros miembros de la delegación, el Ministerio de Relaciones Exteriores y otros miembros de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados. Expresó: "Yo sabía que mi propuesta no sería aceptada, pero uno tiene que expresar lo que piensa." Además dijo que "el gobierno brasileño actuó correctamente cuando decidió ser el anfitrión de Zelaya, pero nuestra diplomacia ha cometido un error grave al permitirle interactuar con la población a través de nuestra Embajada."

11. (C) A pesar de que no definió una posición o un plan a seguir por Brasil en la crisis, Rocha expresó la necesidad de que los Estados Unidos proporcionara una mayor claridad sobre su postura acerca la situación, afirmando que el Congreso de los EE.UU. está, evidentemente, divididos sobre la cuestión. Rocha agregó que espera que la comunidad internacional despliegue una mayor voz en la crisis de Honduras, porque América Latina ha visto a este tipo de interrupciones erosionar los progresos realizados para proteger los derechos civiles en la región.

12. (C) COMENTARIO: La visita un poco caótica y no concluyente de la delegación del Congreso a Honduras, refleja la confusa política hacia la crisis por parte del Gobierno de Brasil.El asunto se complica aún más por los diferentes puntos de vista existentes dentro de la delegación y la confusión sobre los actores hondureños que es necesario implicar. Más que nada, la falta de una acción decisiva de Brasil sobre el tema y el candente debate público sobre la función de Brasil reflejan el hecho de que Brasil se encuentra en una posición desacostumbrada e incómoda, en el centro político y en el foco de la atención pública en una crisis fuera de su esfera de influencia histórica. Fin del Comentario.

13. (U) Este cable ha sido coordinado con el Consulado de Recife.


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba

CEDAC Baner PRONTO