banner por salud TCTLLE

logo19PD

GIF Jestereo nov 17

Menu

         

Honduras incumple recomendaciones contra la tortura: Misión de la ONU



Tegucigalpa.- Al término de su visita a Honduras, una misión del subcomité para la Prevención de la Tortura de Naciones Unidas, concluyó que “lamentablemente” la mayor parte de las recomendaciones hechas al Gobierno y al Estado de Honduras hace dos años, no han sido cumplidas.
 
“Lamentablemente, hemos constatado que la mayor parte de nuestras recomendaciones, que incluyen medidas tendientes a la eliminación de la superpoblación y el hacinamiento carcelario, la reducción de la impunidad para casos de tortura y el fortalecimiento del sistema judicial penal, no han sido cumplidas. La situación observada en 2009 no ha mejorado.” expresó Mario Coriolano, vicepresidente del Subcomité y jefe de la delegación a Honduras.

“En tanto no se pongan en práctica nuestras recomendaciones y las de otros órganos de derechos humanos, sucesos tan lamentables como los ocurridos en las cárceles de Comayagua y San Pedro Sula pueden volver a ocurrir. El Gobierno de Honduras debe comenzar cuanto antes una reforma profunda e integral de su sistema penitenciario, utilizando como guía los estándares del sistema de Naciones Unidas y del sistema interamericano de protección de los derechos humanos. En este sentido, esperamos que se apruebe cuanto antes la nueva ley penitenciaria, y que se tomen las acciones necesarias para su pronta y efectiva implementación”, tras entregar a la prensa un escueto comunicado.

El Subcomité para la Prevención de la Tortura de Naciones Unidas concluyó hoy su segunda visita al país. La misma comenzó el 30 de abril y concluyó el 4 de mayo. La primera visita la hizo en 2009, en la época álgida de la crisis político institucional.
Durante su estadía en el país, la misión especial de Naciones Unidas se entrevistó con el presidente hondureño, Porfirio Lobo, y otros funcionarios del gobierno y de la recién creada Secretaría de Justicia y Derechos Humanos, además de miembros del poder judicial y del parlamento.

También visitó las cárceles de Támara y de Comayagua, tomó nota de los testimonios de los privados de libertad y las autoridades de esos reclusorios, además de sostener citas con diversas instancias de sociedad civil y legaciones diplomáticas acreditadas en el país.

Del comunicado de la misión especial del subcomité para la prevención de la tortura, se colige entre los escasísimos avances la creación del Comité Nacional contra la Tortura (Conaprev), el cual, afirma, requiere de mayor apoyo gubernamental e institucional.
En este sentido, la misión de Naciones Unidas señala que el asesorar técnicamente y fortalecer la Conaprev fue otro de sus propósitos, además de organizar talleres con policías, agentes penitenciarios y operadores de justicia.

En el caso del Conaprev, el subcomité de las Naciones Unidas recuerda al gobierno que esta instancia “es un órgano creado en virtud de un tratado internacional y es nuestra contraparte en el país” resaltó Coriolano.

“El Conaprev está llamado a convertirse en una pieza clave de la maquinaria local de prevención de tortura y de protección de los derechos humanos de las personas detenidas. Para ello, en tanto que institución creada recientemente, necesita de todo el apoyo político y económico del Gobierno de Honduras. Dada la situación actual de las personas privadas de libertad en el país, es imperativo fortalecer al Conaprev y dotarlo de los recursos humanos y financieros necesarios para que pueda desempeñar sus funciones de manera eficaz. En particular, debe dotarse de la Secretaría Técnica prevista en su ley orgánica, y eliminarse los obstáculos administrativos que le impiden el acceso a fondos”, sostiene el comunicado al dejar entrever que esta instancia se encuentra en un estado de “orfandad”.

La delegación, quien hará entrega posteriormente al gobierno del presidente Lobo Sosa de un informe especial y detallado de su inspección al país, estuvo integrada por los Mario Luis Coriolano, como jefe de misión, Zbigniew Lasocik, Hans Draminsky Petersen y Maria Margarida Pressburger.

Hace una semana, otra delegación internacional humanitaria, esta vez de la Organización de Estados Americanos (OEA), estuvo también en el país para evaluar la situación de las cárceles, y al igual que esta misión de las Naciones Unidas, cuestiona la poca eficacia del Estado hondureño para solventar el problema penitenciario y de prevención de la tortura, los malos tratos crueles e inhumanos. La delegación de la OEA fue incluso dura al indicar que las cárceles no son controladas por el gobierno sino por grupos de privados de libertad que ejercen una función “de facto” ante la ausencia de autoridad e institucionalidad.

Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba