baner por salud junio verde

logo19PD

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

Se extravían municiones en unidad militar en oriente de Honduras



Tegucigalpa - Militares hondureños fueron sindicados la noche de este lunes como presuntos sustractores de municiones calibre 7.62 y 40 milímetros, en dos unidades del Ejército, en el sector oriental de Honduras informó el alto mando castrense en un comunicado oficial.
 
El coronel Jeremías Arévalo, quien dio a conocer la información no brindó detalles de la acción ni reveló los nombres de los supuestos implicados quienes se encuentran en una instancia del fuero militar, en la etapa sumarial.

El portavoz dijo que “por respeto” a los implicados y a la prensa no se revelarán, por ahora, los nombres de los militares detenidos e investigados.

Los hechos ocurrieron en la 110 Brigada de Infantería, asentada en la oriental ciudad de Danlí.

En el comunicado de las Fuerzas Amadas se indica que la sustracción de las municiones se detectó “producto de los controles permanentes de inventarios” lo que permitió descubrir el hecho.

“En virtud de las investigaciones realizadas de inmediato varios efectivos militares ya se encuentran en poder de los juzgados de primera instancia militar, encontrándose el caso en su etapa sumarial”, se indica.

Igualmente, en su comunicación las Fuerzas Armadas hacen énfasis en la política institucional “de puertas abiertas y transparencia en su accionar y no permitirá que ningún miembro se vea implicado en actos ilícitos, caso contrario será puesto a la orden de las autoridades competentes aplicándoles todo el peso de la ley”.

“Por respeto a las personas, a ustedes, al pueblo no voy a hablar de las personas”, reafirmó el vocero militar.

Ante la insistencia periodística agregó que “posteriormente sabrán cuantas personas son y quienes son”.

Refiriéndose al destino de las municiones dijo que “se ignoran el paradero de las mismas, estamos en la etapa de investigación… no sabemos dónde están, ojalá y no hayan salido todavía del país o estén aquí… eso es un suposición personal que estoy haciendo…”.

Las Fuerzas Armadas dieron a conocer el hecho en un comunicado oficial y aunque dicen que la acción se realiza en el marco de la transparencia, no revelaron nombres de presuntos militares implicados


En ese mismo sentido, manifestó que “todo puede suceder, no podemos descartar nada… no puedo ser irresponsable en mencionar nombres, eso le corresponde al fuero militar, a medida vaya caminando el proceso se conocerán detalles… somos depositarios porque son bienes del Estado”.

Lanzacohetes

El 21 de mayo anterior, la justicia hondureña respondió a una asistencia judicial que le solicitó por vía diplomática la Procuraduría General de la República de México (PGR) relacionada con el decomiso de tres lanzacohetes que portaban tres ciudadanos mexicanos y que de acuerdo con el registro de armas estas fueron sacadas de un lote de 50 de las bases navales de Puerto Cortés y Castilla para adiestramiento de un curso de tropas especializadas en selva y operaciones nocturnas “Tesón” entre el 25 de octubre y el 7 de diciembre de 2007.

Se trata de municiones 7.62 y 40 milímetros que no se sabe en poder de quienes se encuentran, ni tampoco se sabe sí salieron o no del país

La justicia mexicana preguntó además por el expediente judicial que el Juzgado de Primera Instancia Militar de Francisco Morazán sigue contra el teniente de Navío Selvin Javier Castro Zelaya, presunto responsable de sustraer las granadas M-203 para lanzacohetes y posible comercio para el tráfico internacional de armas antitanques Lau.

Otro de los involucrados en este caso es el capitán Ramón Antonio Reyes Puerto de acuerdo con la asistencia judicial solicitada por la PGR de México y que responde el fiscal general Luis Alberto Rubí Ávila y el presidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Jorge Rivera Avilés, los supuestos delitos por lo que son investigados estos dos oficiales hondureños, fraude y malversación de armas, explosivos y municiones de guerra.

Los tres lanzacohetes fueron vendidos a ciudadanos mexicanos por dos mil dólares cada uno.

Antecedentes de más extravíos

El pasado 8 de febrero, las Fuerzas Armadas de Honduras (FFAA) admitieron el robo en 2010 de 22 cañones de lanzacohetes RPG-7 de una unidad militar y confirmaron que por el hecho permanece detenido un oficial.

La institución castrense indicó en un comunicado que en 2010 "se extraviaron del Comando de Apoyo Logístico 22 cañones de lanzacohetes RPG-7".

El cañón solo "no representa un peligro letal", ya que un arma antitanque completa está compuesta de tres partes, "cañón, mira óptica y ojiva explosiva", aclaró el comunicado castrense, en esa oportunidad.

No es el primer extravío de armas en poder de las Fuerzas Armadas


Asimismo, las Fuerzas Armadas confirmó que el sargento Luis Alberto Sánchez estaba recluido desde el 30 de junio de 2011 en el Primer Batallón de Infantería, cercano a Tegucigalpa, por orden del Juzgado Militar, encausado por los delitos de deserción y hurto.


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba