porsalud 2018 5

boton19

GIF Jestereo nov 17

Menu

         

Musas de lo esencial de la reforma universitaria



Tegucigalpa – En la academia hondureña y en especial en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), hay mujeres que han marcado la historia no solo institucional sino del país. Sus obras trascendieron el momento y la coyuntura histórica que les tocó vivir y en la actualidad sus legados son parte de lo esencial de la reforma universitaria.
 

Martha Raudales de Midence: La primera médico hondureña


La doctora Martha Raudales, se graduó el 16 de agosto de 1947, justamente cuando la Universidad Autónoma de Honduras cumplió 100 años de su fundación.

Ella se especializó en ginecología en Panamá y fue así como el país pudo contar con la primera especialista en atención a la mujer.

Al ingresar a la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), desafió hegemonía masculina en la década de los 40.

La doctora Raudales dice que escogió la medicina por su inclinación hacia las causas de los más necesitados, especialmente las mujeres que sufren indeciblemente en Honduras, dijo.

Casada con el también médico radiólogo Alfredo Midence, es madre de cinco hijos: Martha, René, Gerardo, Mario y Patricia.

Durante su ejercicio profesional la doctora Raudales dice haber perdido la cuenta de tantas mujeres y niños que atendió. Su huella es imperecedera en la labor que realizó en los hospitales del Tórax, Escuela, Materno Infantil, San Felipe y en el Instituto Hondureño de seguridad Social.

Su servicio se prolongó durante 55 años.

Honoris Causa en Humanidades y reformista permanente: Alba Alonso

La reconocida abogada y notaria Alba Alonso de Quesada, ligada sempiternamente a la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, tiene una trayectoria de trabajo honorable en defensa de los derechos de la mujer, además participó en la elaboración de proyectos de leyes entre las que se destacan la Ley de Igualdad de Oportunidades, la Ley del Instituto Nacional de la Mujer y la Ley del Código de la Familia.

Igualmente colaboró con diversas organizaciones no gubernamentales de apoyo a la mujer en la resolución de casos legales presentadas por féminas de diferentes estratos sociales, en la capacitación legal de grupos de mujeres de barrios marginales de Tegucigalpa y otros del país.

Casada con el ex rector (QDDG) , ingeniero Arturo Quesada, la abogada Alba Alonso de Quesada, es una reformista universitaria que ha dado, sin reservas, su talento a la Alama Mater.

Al recibir el doctorado Honoris Causa en Humanidades, por parte de la UNAH, este 2012, ella recordó los principios que rigen a la máxima casa de estudios y fue enérgica al indicar que entre sus principios destaca el de tutelar la educación superior del país, “ser el centro de estudios de la educación superior y ser la responsable de desarrollarla y dirigirla”.

La abogada Quesada, con una trayectoria a favor de la defensa de la niñez, la mujer, la equidad de género y la familia, indicó también que otra de las responsabilidades de la UNAH era estudiar los problemas nacionales y presentar soluciones a los mismos, así como saber canalizar las energías estudiantiles para convertirlos en gente de bien comprometida con su patria y la sociedad.

Quesada, con una brillante trayectoria por más de 50 años en donde ha participado en la elaboración de leyes sino que es una comprometida permanente con el fortalecimiento democrático hondureño.

Su conocimiento y academia en legislación nacional, le permitió poner a tono la legislación interna de la UNAH al reformar sus leyes y reglamentos, además de encabezar una comisión de lucha contra la corrupción a lo interno de la UNAH que permitió descubrir la piñata financiera en que se había convertido ese centro educativo. Fue pieza clave en la lucha por la transparencia universitaria.
Modesta y discreta, es un símbolo del numen de la reforma universitaria.

La primera ingeniera y presidenta de un partido político en Honduras: Irma Acosta

Irma Acosta de Fortín fue la primera mujer en graduarse de Ingeniera en Honduras, en la máxima casa
de estudios del este país, la estatal UNAH.

Su trayectoria profesional y política le hacen destacar como una de las mujeres que mayores posiciones y logros ha obtenido en favor de Honduras.

La ingeniera Acosta mantuvo una destacada carrera profesional que le llevó a convertirse en Directora del Centro de Estudios Generales (CUEG), de la Alma Mater. Igualmente fue miembro del Consejo de Educación Superior de Honduras.

Ex-Rectora de la Universidad Privada José Cecilio del Valle, se constituyó en la primera mujer rectora y fundadora de una universidad privada en este país centroamericano.

En el campo político, miembro del Partido Nacional de Honduras, fue diputada a la Asamblea Nacional Constituyente que promulga la actual Constitución de Honduras en 1982.

Igualmente fue candidata a vice presidenta de este país y la primera mujer presidenta del Comité Central de Partido Nacional de Honduras.

En la actual crisis política que enfrentó Honduras, la voz y el pensamiento de la ingeniera Acosta marcaron momentos y posiciones trascendentales. Ella compartió su vida con su esposo el abogado Donato Fortín Pinel.

Doña Irma ha sido reconocida ampliamente por su labor intelectual y política.


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba