campaña de vacunacion

baner blanco

dep19

Menu

Institutos de previsión en la mira del bono soberano



Tegucigalpa - Honduras busca colocar al menos 250 millones de dólares en bonos soberanos en el mercado exterior para hacerle frente a la dantesca deuda pública del gobierno, según el ministro de Finanzas, Wilfredo Cerrato, quien no ha descartado que ante los inconvenientes generados por la degradación en la clasificación de riesgo país por parte de la firma Standard %26 Poor´s, esos títulos se intenten ubicar localmente y uno de los objetivos en hacerlo en los institutos de previsión del país.
 
- El ministro de Finanzas, Wilfredo Cerrato no descarta la posibilidad de colocar los bonos en el mercado local debido a que “los intereses han subido” en el exterior.

- el economista Guillermo Matamoros, advirtió que aunque se ofrezcan rendimiento atractivos, si se colocan los bonos en institutos de previsión, debe hacerse en parámetros sostenibles para el gobierno.

- La presidenta de la CNBS, Vilma Morales, advirtió que para que una institución de previsión acepte los bonos soberanos tiene que tener rentabilidad económica y asegurar el pago de jubilaciones de sus afiliados.

- La presidenta del Cohep, Aline Flores, se pronunció en contra de una posible colocación de bonos soberanos en el mercado interno.

Pero rápidamente los banqueros y altos funcionarios de los institutos de previsión salieron al paso para señalar que el mercado interno ya no tiene capacidad o interés en adquirir tales bonos.

“Tenemos que seguir buscando la colocación de bonos soberanos del Estado, argumentó el funcionario quienañadió que agosto es “atípico” para colocar bonos “porque son pocas las transacciones de colocaciones” y por eso se está “monitoreando” la situación.

Cerrato no descartó la posibilidad de colocar los bonos en el mercado local debido a que “los intereses han subido” en el exterior.

En marzo pasado, Honduras colocó unos 500 millones de dólares en el mercado de Londres, de los 750 millones que aprobó el Congreso Nacional a finales de 2012.

Bono oneroso

No obstante, esos 500 de millones se colocaron a una tasa interés leonina de 7.5 por ciento, la más elevada que cancela un país centroamericano en el mercado de capitales y un plazo de vencimiento de 10 años, de acuerdo con lo publicado por reputados servicios de información financiera norteamericanas.

El ex ministro de Finanzas, Arturo Alvarado, refiere que desde inicios de año, en febrero, la calificadora Moody´s, había advertido sobre la perspectiva negativa y se dieron recomendaciones al gobierno para que redujera el déficit fiscal y hacer innovaciones en la política cambiaria y esterilizar el exceso de liquidez, pero más bien el problema fiscal se ha agravado y eso es lo que ha conducido que la calificación se haya deteriorado más y para el país significa que el acceso al mercado va a estar más restringido y que las tasas de interés que van a pedir los inversionistas que quieran adquirir los bonos soberanos van a ser más elevadas.

Alvarado indicó que tiene conocimiento que los bonos soberanos se están comprando en el mercado secundario con un descuento del 17 por ciento, lo que significa que para poder compensar ese descuento las tasas de interés, de cualquier nueva emisión, deberán andar arriba del 10 por ciento.

La firma Standard and Poor’s bajó la calificación de Honduras desde B%2B a B, es decir, aumentó el riesgo de inversión en la compra de bonos o deuda emitida.

Entre los motivos para tomar la decisión, la calificadora mencionó el ambiente electoral, el aumento de la deuda gubernamental externa a 27 por ciento del producto interno bruto (PIB) y el incremento del gasto financiero en 14 por ciento, duplicando el valor respecto a 2011.


Medida desesperada

Y es que Honduras vive una crisis fiscal y económica sin precedentes al grado de que en los últimos meses, el gobierno ha tenido dificultades para honrar sus compromisos.

En ese sentido, el ex presidente del Congreso Nacional y dirigente del Partido Liberal, Carlos Orbin Montoya, calificó la colocación de 250 millones de dólares en calidad de bonos en el mercado internacional, como una “medida desesperada del gobierno”.

Montoya, quien también se desempeñó como director por Honduras ante el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) en el gobierno de Manuel Zelaya, arguyó que “no hay mercado” para la colocación de esos bonos y que de encontrarlo, este sería a “muy largo plazo o a intereses muy altos”.

Según Montoya, con la colocación de estos bonos, se pretende hacer efectivo el pago de los salarios para los meses que restan del presente año, porque las arcas del Estado se encuentran “en rojo”.

“Necesitan ese dinero para pagar planillas ordinarias del Estado, creo que el Estado está en rojo, entonces necesitan urgentemente ese dinero”, insistió.

Apuntaló que la colocación de esos bonos, “no es una exigencia, casi es una desesperación porque si no colocan esos bonos, no van a lograr pagar en navidad el décimo tercer mes, ni los meses que hacen falta”.

El ministro de Finanzas, Wilfredo Cerrato, ha explicado que la Ley de Promoción del Desarrollo y Reconversión de la Deuda Pública, conocida como "ley hipoteca" se iba a complementar con otras leyes como la de concesiones mineras y las inversiones del sector eléctrico, entre otras. Pero lamentó que después de las reuniones de socialización, los participantes distorsionaban la información, pese a que se les mantenía al tanto de todo lo relacionado con la propuesta.

En ese sentido, arguyó que se sigue trabajando en el programa de colocación de los bonos soberanos para atender las necesidades al día. "Estamos eliminando para los próximos dos gobiernos, para los próximos ocho años, que no tenga la presión de pagar esta deuda generada por los bonos soberanos, ya que se paga hasta el año nueve", precisó.

Cerrato dijo que desde febrero se analizaron todas las opciones para la colocación del bono soberano, tanto en el mercado internacional como nacional, incluyendo los institutos de previsión.

Sin embargo, aclaró que la primera opción para colocar estos bonos continúa siendo el mercado internacional.


Parámetros sostenibles y prudencia

Para el ex presidente del Colegio Hondureño de Economistas (CHE) y director ejecutivo regional de la Asociación Hondureña de Maquiladores (AHM), Guillermo Matamoros, si el gobierno no puede colocar los bonos soberanos en el mercado internacional, va a enfrentar una situación difícil porque tiene que conseguir recursos para financiar su déficit fiscal estimado en al menos seis por ciento para este año.

Matamoros señaló que ante lo oneroso que resulta ahora colocar los bonos soberanos en el mercado internacional, ahora buscará hacerlo localmente, incluyendo a los institutos de previsión social.

No obstante, advirtió que aunque es posible que les ofrezcan buenas tasas de interés a los institutos de previsión, si lo hace, cualquier cantidad que coloque, debe hacerlos en parámetros sostenibles para el gobierno.

Argumentó que si luego el gobierno no tiene liquidez para pagar el servicio de los bonos soberanos va a meter en problemas a los institutos de previsión por lo que señaló que “no es así nomás” que se pueden ubicar estos títulos valores en las instituciones de jubilaciones y pensiones.

Destacó que se trata de una cifra importante de 250 millones de dólares que equivalen a cinco mil millones de lempiras, por lo que aunque el objetivo es “tapar el bache” del gobierno, se debe actuar con prudencia para no afectar a las instituciones de previsión.



Efectos de clasificación a la baja

No obstante, las autoridades económicas, en relación a cómo podría verse afectada la colocación en el mercado internacional por la calificación B que le otorgó la Standard %26amp; Poor's, se muestran optimistas porque con la "perspectiva negativa se logró la colocación de 500 millones".
"S%26amp;P califica B, que es positivo, porque ahora la perspectiva es estable, con lo que se tienen más probabilidades en el mercado interno o externo", arguyó Cerrato quien es ahora el coordinador del gabinete económico en sustitución de la designada presidencial y ministra de la Presidencia, María Antonieta Guillén.

Las autoridades de la Secretaría de Finanzas proyectan una deuda interna de tres mil 200 millones de dólares para cerrar 2013, además buscan colocar los 250 millones de dólares en bonos soberanos que aún faltan colocar en el mercado interno y una de las opciones, como se apuntó, son los institutos de previsión.

El viceministro de Finanzas, Carlos Borjas,explicó en materia de presupuesto, el tema de la deuda interna “a nosotros nos interesa tratar de reducirla porque gran parte de esa deuda interna es de corto plazo y las tasas de intereses altas en relación al mercado general”.

“Tenemos todavía 250 millones de dólares en bonos que nos autorizó el Congreso Nacional, si esos bonos no se colocan en el mercado internacional, porque las condiciones de financiamiento no son adecuadas, entonces nosotros tendríamos como opción endeudarnos internamente”, admitió el funcionario.

Respecto a las proyecciones del déficit fiscal para el cierre de este año, que según análisis de expertos sería del seis por ciento con posibilidades de llegar hasta un ocho por ciento, Borjas explicó que el seis por ciento es considerando en todos aquellos financiamientos externos que se están obteniendo actualmente y que sirven para llevar a cabo proyectos de inversión financiados con esos recursos.

“Pero si hay una baja sustancial de las recaudaciones tributarias lógicamente que nosotros no vamos esperar que llegue a un ocho por ciento, tendríamos que apretar el gasto corriente, el gasto público para que haya un equilibrio”, arguyó.

En este tema de la colocación de los bonos soberanos, en los últimos días, ha surgido una controversia e incluso incongruencia si se quiere, ya que por un lado, las autoridades de Finanzas no descartan hacerlo en la banca local o en las instituciones de previsión, el presidente Porfirio Lobo, ha salido al paso para refutar que según el decreto que aprobó el Congreso Nacional para autorizar la emisión de esos títulos valores, los bonos son expresamente para colocarlos en el mercado internacional.


Institutos de previsión deben tener rentabilidad

La presidenta de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS), Vilma Morales, advirtió que para que una institución de previsión acepte los 250 millones de dólares en bonos soberanos tiene que tener rentabilidad económica y asegurar el pago de jubilaciones de sus afiliados.
Señaló que las instituciones de previsión han venido teniendo un porcentaje razonable de inversiones tanto en lo que son bonos del Banco Central de Honduras como de la secretaría de Finanzas.

Añadió que con la estabilidad de los institutos de previsión, se garantizan los beneficios que se tengan que conceder o que próximamente soliciten sus agremiados asegurando sus jubilaciones.

En ese sentido, Morales destacó la importancia que tiene analizar los déficit actuariales de esas instituciones.
Agregó que la CNBS, toma en consideración esos temas, de acuerdo al reglamento de inversiones.

Morales reiteró que cada junta directiva y órgano de dirección, como gobierno corporativo de estas instituciones, tienen que velar porque sus inversiones tengan rentabilidad, rendimiento y liquidez como parte de los factores de análisis.

En Honduras, el sistema de previsión lo integran al menos ocho institutos de jubilaciones o retiros, y otros programas de retiro que tienen algunas empresas privadas.

Entre esas instituciones, figuran el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), el Instituto de Jubilaciones y Pensiones de los Empleados del Poder Ejecutivo, (INJUPEMP), el Instituto de Previsión Magisterial (INPREMA), el Instituto de Previsión Militar (IPM), el Instituto de Previsión de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (INPREUNAH), el Instituto de Previsión del Periodista (IPP), y el Instituto de Previsión de los Profesionales del Derecho (IPSPD), el Fondo de Retiro del Banco Central de Honduras y el sistema de retiros del Colegio Médico de Honduras.

Son sistemas que tienen como limitante que sólo pueden acceder a ellos los empleados de cada uno de los sectores favorecidos con su creación.

La gran mayoría de empleados que forman parte del mercado laboral informal de la nación, y principalmente el campesinado y quienes viven de la producción de pequeñas parcelas en el sector rural, no tienen acceso a los mismos. Cada sistema tiene su propio reglamento o ley.´



Rechazo de Injupemp
  • Ante la pretensión del gobierno de colocar los bonos soberanos en los organismos de previsión social, el director ejecutivo del Instituto Nacional de Jubilaciones y Pensiones de los Empleados y Funcionarios del Poder Ejecutivo (Injupemp), Andrés Torres, fue claro, ya no hay más capacidad de esa entidad para seguir comprando bonos del Estado porque sus finanzas no lo permiten.

  • “No tenemos más capacidad ya para comprar bonos, ni bonos soberanos ni bonos ordinarios, no tenemos capacidad financiera ahorita”, afirmó.

  • Torres también rechazó que a través de la adquisición de bonos del Estado por parte del Injupemp por 400 millones de lempiras, se vaya a financiar el proceso de elecciones generales que culminará el próximo 24 de noviembre.

  • “Algunos han dicho que nosotros vamos a financiar esas elecciones, no; esta institución no es del gobierno, esta institución no es de ningún partido político, está institución es de los empleados y funcionarios del Poder Ejecutivo, del Poder Judicial y del Poder Legislativo”, argumentó.

  • Torres precisó que el gobierno tiene colocados más de ocho mil millones de lempiras en bonos ordinarios en el Injupemp, de los cuales, más de dos mil 500 millones de lempiras han sido en este gobierno.


Colocación interna es un riesgo

La presidenta del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Aline Flores, se pronunció en contra de una posible colocación de bonos soberanos en el mercado interno.

La dirigente empresarial, manifestó que esta acción financiera sería un riesgo porque aumentaría la deuda interna.

“No estaría de acuerdo, creo que la deuda interna es suficientemente alta, deberíamos de buscar otros mecanismos legales y que no vayan a tener otros aspectos negativos o que vayan a comprometer la soberanía, que no vayamos a estar casados en contratos que vayan a perjudicar al pueblo hondureño, pero más deuda interna, no lo veo prudente, eso no va a ser sostenible”, expresó.

Flores también mostró su desacuerdo con la utilización del préstamo de los cinco mil millones del Banco Central de Honduras (BCH) para amortiguar el déficit del gobierno.

Los gobiernos, al igual que las empresas, requieren financiar sus actividades. Para ello cuentan con distintas fuentes de financiamiento tales como la recaudación de impuestos, los excedentes de la operación de empresas públicas y el endeudamiento.



Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba

banner pronto-01