porsalud 2018 5

boton19

GIF Jestereo nov 17

Menu

         

Tras la euforia, Hernández deberá enfrentar la crisis económica



Tegucigalpa - Pasada la euforia de las elecciones, y proclamado oficialmente ganador de las elecciones, a Juan Orlando Hernández del Partido Nacional le toca como triunfador comenzar a definir lo que recibirá a partir del 27 de enero de 2014.
 

- Recibirá una colosal deuda pública y un elevado déficit fiscal.

- La buena noticia es que se esperan inversiones récord el 2014 en materia energética.

Uno de los temas que los expertos han señalado será un dolor de cabeza para el mandatario electo es la parte económica, ya que a causa de la difícil situación de las cuentas públicas, la falta de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el desaceleramiento de la economía mundial, crucial para que la economía hondureña pueda crecer y generar empleos.

Durante la campaña presidencial ningún candidato quiso exponer sus ideas en cuanto a cómo resolvería la crisis económica que heredaría en caso de ganar y sólo señalaron líneas generales en cuanto al tema de las finanzas, dedicándose más a ofrecer reactivar la producción, apoyar la micro y pequeña empresa.

Pero los expertos del Foro Social de la Deuda Externa, del Colegio de Economistas de Honduras y otros entes académicos señalan que además de la seguridad, será el tema económico en el que más exigencia tendrá el nuevo mandatario.

Hasta la fecha Hernández, sólo ha esbozado que el ex presidente Ricardo Maduro será su asesor en materia económica, no ha dado más pistas de cuál será la ruta que seguirá.

Maduro ha sido uno de los pocos mandatarios que entregó las finanzas públicas en buenas condiciones a su sucesor, el ex presiente Manuel Zelaya, ya que había equilibrio fiscal, reducción de la deuda externa y reservas internacionales de divisas para financiar casi seis meses de importaciones.

Déficit fiscal y deuda pública

El primer problema que heredará Hernández es el elevado déficit fiscal que el mismo gobierno estima será del 6 por ciento, aunque economistas independientes consideran que alcanzará el 8 por ciento.

El acelerado gasto público en la administración del actual mandatario Porfirio Lobo, nunca tuvo un freno o amago de ello, mientras los ingresos han tenido un pobre desempeño.

A los más de 25 mil millones de lempiras en déficit fiscal con que cerrará el gobierno el 2013, se debe agregar que las recaudaciones caerán en unos 5 mil millones de lempiras sobre la meta proyectada.

Para financiar el gasto sin freno, la administración recurrió al endeudamiento público, externo e interno, muchos de los créditos se obtuvieron a tasas comerciales y a corto plazo, que la nueva administración deberá enfrentar.

Pero el margen de maniobra para hacer frente a los compromisos es mínimo y sólo queda refinanciar la deuda pública interna con los bancos e institutos de previsión social de los gremios (Inprema, Injupemp, IHSS y otros).

Hernández y su grupo económico deberá encontrar la fórmula o la varita mágica para enfrentar el colosal déficit fiscal sin acudir a crear mayores cargas impositivas o ampliar la base tributaria, que vienen reclamando desde hace décadas empresarios y economistas.

Economistas señalan que la opción fácil es elevar en tres puntos el impuesto sobre ventas (ISV), al pasarlo de 12 a 15 por ciento, y revisar las exoneraciones y exenciones, algo que se intentó este año, pero se dejó por el enorme costo político que significa gravar los alimentos básicos, medicamentos y materiales educativos, que se encuentran libres de muchos tributos.

A lo anterior se agrega que las elecciones provocaron un cambio político en la conformación del Congreso Nacional, único poder autorizado por la Constitución para crear y eliminar impuestos, tasas y otras cargas fiscales, y el futuro partido de gobierno no tendra mayoría simple para impulsar los proyectos legislativos.

De manera que Hernández deberá consensuar con las otras fuerzas políticas en el parlamento para sacar adelante proyectos, algo que no será fácil como lo tuvo Lobo que tenía mayoría propia en la cámara de diputados.

FMI

Asimismo, el futuro mandatario encontrará un gobierno que virtualmente tiene ocho años de no tener acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, ya que aunque Zelaya y Lobo firmaron acuerdos stand-by por año y medio, nunca lo cumplieron y terminaron sus mandatos sin mantener convenios con el máximo organismo vigilante de la economía mundial.

Las rutinarias misiones que ha enviado el fondo, más amparadas en el Artículo IV que obliga a las naciones a permitir revisar sus números macroeconómicos para que sean aceptados por la comunidad internacional, han recomendado el control del gasto y acelerar el actual nivel de devaluación del lempira en relación al dólar estadounidense, actualmente de un 4.5 por ciento anual.

Hernández dijo, en un diálogo con periodistas, que lograría un acuerdo con el fondo, pero rechazó señalar si aprobaría un incremento en el nivel del tipo de cambio de la moneda.

Inversiones

Pero a las malas noticias en el campo económico gubernamental, el presidente Hernández puede sentirse cómodo en el tema de las inversiones, ya que el sector privado estima que el 2014 será récord en esa materia.

Rubros como la energía eléctrica han anunciado inversiones millonarias para la generación en el campo de renovables y no renovables.

Más de 100 millones de dólares se anuncian para generar 60 megavatios a base de carbón por una empresa cementera del norte, mientras los maquileros hablan de más de 300 millones de dólares para generar energía biomasa.

Igualmente están en ejecución proyectos de dos centrales hidroeléctricas, una nueva central eólica en la región sur, mientras la que se encuentra en Santa Ana ampliará el nivel actual de generación.

También la parte comercial del Acuerdo de Asociación con la Unión Europea (UE), ya tendrá mayor tiempo de vigencia, con lo que su aprovechamiento será mayor, especialmente por el sector agrícola.

Pero Hernández deberá afrontar el deterioro del sector café, cuyos precios se encuentran bajos y pueden deteriorarse más debido a un mayor incremento de la producción en Brasil y Vietnam lo que inundará el mercado mundial, así como la palma africana, dos sectores claves en la estabilidad social del interior hondureño.


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba