Banner Por Salud enero17 1

boton19

GIF Jestereo nov 17

Menu

icono buscar

La comunidad internacional rechaza la iniciativa unilateral de Trump para Jerusalén



Redacción Internacional - La ONU, la Unión Europea y los principales países árabes rechazaron hoy la decisión unilateral del presidente de EEUU, Donald Trump, de reconocer a Jerusalén como capital de Israel, y expresaron su grave preocupación por las consecuencias de esta iniciativa.

El anuncio de Trump, recibido con profundo agradecimiento en Israel y gran irritación en Palestina, fue criticado por la gran mayoría de las instituciones internacionales, e incluso el papa Francisco pidió sin éxito a Trump que respetara el estatus de Jerusalén antes de que se hiciera oficial la decisión.

El presidente palestino, Mahmud Abás, dijo que el anuncio de Trump viola "todas las resoluciones y acuerdos internacionales" y anima a Israel "a seguir con la política de ocupación, asentamiento y limpieza étnica".

En sentido contrario, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, valoró como "justa y valiente" la decisión, que a su juicio "es un paso importante para la paz porque no hay paz que no incluya Jerusalén como capital del Estado de Israel".

El secretario general de la ONU, António Guterres, reaccionó también al anuncio de Trump para dejar claro que el estatus final de Jerusalén debe ser resuelto en negociaciones directas entre Israel y los palestinos, y recalcó la necesidad de avanzar hacia la solución de dos estados.

Guterres rechazó una vez más las "medidas unilaterales" y advirtió de que cualquier decisión que no sea aceptada por todas las partes "podría poner en peligro la posibilidad de la paz entre israelíes y palestinos".

La Unión Europea también expresó su "grave preocupación" por la decisión de Trump y "las repercusiones que esto puede tener en las perspectivas de paz", indicó la alta representante comunitaria para la Política Exterior, Federica Mogherini, en un comunicado.

"Deben cumplirse las aspiraciones de ambas partes y se debe encontrar una manera, a través de negociaciones, de resolver el estatus de Jerusalén como la futura capital de ambos Estados", afirmó Mogherini.

Desde Argel el presidente de Francia, Emmanuel Macron, calificó de "lamentable" la decisión de su colega estadounidense e instó a todas las partes a la calma y a la responsabilidad para "evitar la violencia a toda costa y favorecer el diálogo".

"El compromiso de Francia y Europa es con la solución de los dos estados, Israel y Palestina, viviendo uno al lado del otro en paz y seguridad en fronteras internacionalmente reconocidas, con Jerusalén como capital de ambos", afirmó Macron.

Incluso un aliado fiel de EEUU como el Reino Unido también criticó la medida y calificó de "poco útil" para la paz la decisión de Trump.

La primera ministra británica, Theresa May, explicó además que el Reino Unido mantiene Tel Aviv como base para su embajada en Israel y "no tiene planes de trasladarla", al tiempo que defendió que el futuro de Jerusalén "debe determinarse en un acuerdo negociado entre israelíes y palestinos".

Jerusalén debe "en último término, ser la capital compartida de los Estados de Israel y Palestina", dijo May, que resaltó que Londres considera Jerusalén Este como "parte de los territorios palestinos ocupados".

España expresó también su preocupación y advirtió de que alterar el estatus de la ciudad de Jerusalén es una cuestión "extremadamente sensible" que debe ser resuelta mediante "negociación".

Antes de que se produjera la decisión oficial de Trump, el ministro español de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, subrayó que "el estatuto de Jerusalén es una cuestión central que debe ser resuelta mediante negociación, es extremadamente sensible alterarlo y eso nos preocupa".

Desde Turquía el ministro de Exteriores, Mevlüt Çavusoglu, condenó el reconocimiento del Gobierno estadounidense de Jerusalén como capital de Israel, una iniciativa que calificó de "irresponsable".

"Esta decisión es una clara violación del derecho internacional y de las decisiones de Naciones Unidas al respecto", dijo el ministro turco en un mensaje difundido en turco y en inglés.

Más tarde, el Ministerio de Exteriores emitió un comunicado en el que recordó que "varias resoluciones de Naciones Unidas subrayan que la cuestión palestina solo se puede resolver mediante un Estado de Palestina soberano, independiente y contiguo, con Jerusalén Este como capital".

Jerusalén Este, que los palestinos reclaman como capital de su futuro Estado, está ocupada por Israel desde la Guerra de los Seis Días de 1967, y fue anexionada en 1980 en una decisión unilateral israelí que no reconoció la comunidad internacional.

Como era previsible los países árabes condenaron con dureza la decisión de Trump y mostraron su temor ante las consecuencias que este paso pueda acarrear en Oriente Medio.

Egipto, aliado de EEUU en la región, y Jordania rechazaron la medida y recordaron que la misma supone una violación de las resoluciones internacionales.

Antes de conocerse el anuncio oficial, la Liga Árabe ya había convocado una reunión de emergencia para el próximo sábado de los ministros de Exteriores de la región de Oriente Medio para abordar la cuestión.

Desde Arabia Saudí, otro socio destacado de EEUU en la región, el ministro de Turismo, el emir Sultán bin Salmán bin Abdelaziz, reafirmó el apoyo de su país "al pueblo palestino y su capital, Jerusalén".

Los países árabes condenan y temen las consecuencias de la decisión de Trump

Los países árabes condenaron hoy la decisión tomada por el presidente estadounidense, Donald Trump, de reconocer Jerusalén como capital de Israel y mostraron su temor ante las consecuencias que este paso pueda acarrear en Oriente Medio.

Egipto, uno de los principales socios de EEUU en la región y el único país que, junto con Jordania, tiene firmado un tratado de paz con Israel, ha rechazado esta decisión de Trump, así como el traslado de su embajada a Jerusalén.

En un comunicado, el Ministerio de Exteriores egipcio expresó su "gran preocupación por las posibles consecuencias" para la estabilidad de Oriente Medio.

"Egipto confirma que la toma de este tipo de decisiones unilaterales supone una transgresión de las resoluciones internacionales legítimas y no cambiará el estatus legal de la ciudad de Jerusalén, que se considera que está bajo la ocupación", dijo la nota.

Asimismo, indicó que este paso puede "afectar a la hora de avivar los sentimientos de los pueblos árabe e islámico, teniendo en cuenta el gran valor espiritual, cultural e histórico que representa Jerusalén para los árabes y musulmanes".

Recordó que también puede haber "consecuencias extremadamente negativas en el futuro para el proceso de paz entre palestinos e israelíes".

Por otra parte, el Gobierno jordano consideró una "violación de la legitimidad internacional" esta medida, pues supone "una vulneración del documento de la ONU que establece que el estatus de Jerusalén debe decidirse mediante negociaciones".

Amán mantiene un papel de custodio sobre los lugares santos musulmanes en Jerusalén Este, territorio que estaba bajo soberanía jordana cuando Israel lo ocupó en la Guerra de los Seis Días de 1967, e Israel controla los accesos y visitas al lugar, en virtud de un pacto ratificado en los Acuerdos de Paz entre ambos países en 1994.

La Liga Árabe -que todavía no ha reaccionado a esta decisión- convocó esta mañana ante la previsible alocución de Trump una reunión de emergencia para el próximo sábado de los ministros de Exteriores de la región de Oriente Medio para abordar la cuestión.

Por su parte, la presidencia siria afirmó que el futuro de Jerusalén "no lo determina ningún Estado o presidente, sino su historia, la voluntad y la determinación de la lealtad a la causa palestina".

El comunicado de la oficina siria, publicado en Telegram, va acompañado de una fotografía de la ciudad en la que se aprecia la cúpula de la mezquita de Al Aqsa, el tercer lugar más sagrado del islam tras La Meca y Medina, con un mensaje que dice "Jerusalén árabe... Y permanecerá".

En palabras del presidente libanés, Michel Aoun, Trump "ha hecho retroceder diez años el proceso de paz entre palestinos e israelíes y desmoronó las intenciones de acercar los puntos de vista de ambas partes".

El mandatario del Líbano, país que acoge a aproximadamente medio millón de palestinos en su territorio, advirtió de "las consecuencias que podría tener esa decisión sobre la estabilidad de la región y, quizás, de todo el mundo".

Por otro lado, el ministro de Turismo de Arabia Saudí, el emir Sultán bin Salmán bin Abdelaziz, reafirmó el apoyo de su país, uno de los principales socios de EEUU, "al pueblo palestino y su capital, Jerusalén".

En esta oleada de reacciones, el jeque de Al Azhar, la principal institución del islam suní, el imán Ahmed al Tayeb, advirtió también de las "consecuencias peligrosas" que podría acarrear este reconocimiento y rechazó la decisión "ilegal" de Trump de "reconocer Jerusalén ocupada como capital del régimen sionista", en alusión a Israel, y de trasladar su embajada a Jerusalén.

Tras la decisión de Trump, EEUU se convierte en el único país del mundo que reconoce como capital de Israel a Jerusalén, donde ninguna nación tiene su embajada debido a que, tras la anexión israelí de la parte oriental de la urbe en 1980, la ONU llamó a la comunidad internacional a retirar sus legaciones de la Ciudad Santa.

Jerusalén Este, que los palestinos reclaman como capital de su futuro Estado, está ocupada por Israel desde la Guerra de los Seis Días, de 1967, y fue anexionada en 1980 en una decisión unilateral israelí que no reconoció la comunidad internacional.

La OLP dice que la declaración de Trump destruye la solución de dos estados

El secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, dijo hoy que el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel por parte del presidente de EEUU, Donald Trump, "destruye cualquier oportunidad para la solución de los dos estados".

"Desafortunadamente el presidente Trump acaba de destruir cualquier posibilidad de dos estados" declaró ante un grupo de periodistas en su casa de Jericó, claramente apesadumbrado y con la voz entrecortada.

"Ha tomado una acción para reconocer a Jerusalén como capital de Israel. Esto es una contradicción total de los acuerdos firmados entre palestinos e israelíes. El artículo 7 del Acuerdo Interino especifica que ningún estado debe tomar acciones que prejuzguen o predeterminen los asuntos relativos al estatus final, incluido Jerusalén", añadió.

La decisión anunciada hoy, afirmó, "prejuzga, dicta y cierra puertas para las negociaciones".

"El presidente Trump hoy ha descalificado a los Estados Unidos de América para jugar cualquier papel en cualquier proceso de paz", sentenció.

Trump señaló que su país reconoce Jerusalén como capital de Israel y que ha dado instrucciones al Departamento de Estado para que comience a planificar la construcción de un edificio para trasladar la embajada que actualmente tiene en Tel Aviv, como el resto de países que retiraron sus embajadas de la Ciudad Santa.

A pesar de que el presidente estadounidense señaló que su decisión no define las futuras fronteras de la ciudad y apoyó la solución de dos estados si israelíes y palestinos la acuerdan, la medida es vista por estos últimos como un reconocimiento de la soberanía israelí sobre la parte oriental de la ciudad, ocupada desde 1967 y que reclaman como capital de su futuro estado.


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba

CEDAC Baner PRONTO