Logo
Imprimir esta página

Libre se enfila hacia las próximas elecciones



Libre se enfila hacia las próximas elecciones
Autor del artículo: Especial Proceso Digital

TegucigalpaTras los acuerdos alcanzados como parte de las reformas electorales, donde Libre integrará el nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE) y el Tribunal de Justicia Electoral (TJE), todo indica que el partido Libertad y Refundación (Libre), se enfila hacia el próximo proceso electoral, calentando para las internas y esperando que el caudillo acepte la reelección.

La disposición con que el partido del expresidente Manuel Zelaya se dirige hacia los próximos comicios generales se ha evidenciado ante sus propios militantes y corrientes internas al surgir las primeras precandidaturas  y proponer incluso al máximo líder del partido que acepte la nominación para correr como candidato presidencial en el 2021 y así apostar por la reelección.

Uno de estos movimientos ha sido el llamado Pueblo Organizado en Resistencia (POR) que en un encuentro de sus bases pidió al expresidente Zelaya, que se postulara , botando así el discurso anti reeleccionista que han venido arengando desde los últimos ocho años. Ellos apuestan porque Zelaya retorne a dirigir la conducción del país.

La apuesta de Libre se centra en que ahora que han entrado a la repartición del pastel en puestos claves como el CNE y el TJE, además del Registro Nacional de las Personas, la Unidad de Política Limpia y el Tribunal Superior de Cuentas, el camino se despeja y en el nuevo tripartidismo que se ha conformado ahora en Honduras, ellos tienen más opciones de optar al poder.

Así el discurso antisistema y contra el presidente Hernández, se desvanece, no tiene la fuerza de antes, y parece mantenerse solo como un efecto que les permita conservar la unidad en el voto duro de sus bases.

La mirada en próximo proceso

Diputados y asesores legales ligados al primer círculo de confianza del expresidente Zelaya, han aceptado en reuniones privadas que sus expectativas están en las próximas elecciones y la integración del Consejo Nacional Electoral y el Tribunal de Justicia Electoral.

Al correrse la bulla de que el expresidente Zelaya podría correr por una reelección, éste salió al paso indicando que él ya fue gobernante , que le deben seis meses al sacarlo del poder, que su afán es buscar equidad e inclusión en la política, cambiar el estatus quo y atender los reclamos de la gente en seguridad, educación y vivienda.

Yo ya fui Presidente, no necesito ser candidato: Manuel Zelaya Rosales.

Pero Zelaya no se atreve a desmarcarse del todo de la idea de volver a ser presidenciable. Su discurso incluso anti-oficialismo ya no es tan vehemente como años atrás, sus cercanos seguidores representados en el parlamento, ahora destacan la madurez de la directiva nacionalista en el hemiciclo, agradecen la tolerancia y están y participan activamente en cualquier comisión legislativa relacionada con la configuración de los nuevos órganos electorales de poder.

Para más adelante—y si hay tiempo—están las reformas electorales ausentes demandadas por la ciudadanía: el balotaje, la consulta popular y el tema de la reelección. Libre se desmarcó rápidamente de estas propuestas cuando entró al reparto de las cuotas, una tradición que ha marcado la democracia hondureña desde su transición hace más de tres décadas.

La cultura de los pactos

Esa cultura de los pactos que no desaparece de las élites políticas, antes se centraba en el llamado bipartidismo que conformaban el Partido Nacional, en el poder, y el Liberal, en la oposición. Así lo registran los hechos históricos, solo que ahora, tras la ruptura del bipartidismo, el “consenso” ya no es entre dos, sino entre tres. Libre es el tercer jugador.

Y si bien los integrantes de Libre, desde la cúpula hasta sus bases, defienden el derecho adquirido “a estar” y “ser” parte de las nuevas reparticiones del pastel, a lo interno también existen divergencias en cuanto a la conducción del partido, pues hay quienes aseguran que por sí solo, Libertad y Refundación tiene difícil una asunción al poder y reclaman cambios de liderazgos.

Carlos Eduardo Reina depone aspiración presidencial y se une a Jorge Cálix

Pero disputar la conducción a un caudillo de mil batallas como Manuel Zelaya, no es tan fácil, ya demostró su habilidad de negociar. En Libre nombres como el de Jari Dixon Herrera, Jorge Cálix, Ricci Moncada, Rassel Tomé, entre otros, suenan entre los nuevos liderazgos e incluso precandidaturas presidenciales, donde unos son más leales a Zelaya, pero otros, le cuestionan su forma de liderazgo. Jorge Cálix, es la apuesta del movimiento 28 de Junio y a él se ha sumado otro de los aspirantes: Carlos Eduardo Reina, quien depuso  en su favor.

En las corrientes internas en Libre, en su mayoría controladas por Zelaya, crece también la idea de una candidatura única: la de Manuel Zelaya, pero otros, del ala más radical, quieren romper con el caudillismo en un partido que tiene los mismos rasgos del bipartidismo.

De momento, en Libertad y Refundación los temas del día son quién va a los nuevos órganos electorales, cómo serán las elecciones internas y quién será el candidato presidencial... En Libre, parecen estar claros. Las reformas electorales negociadas trajeron consigo también estabilidad para gobernar y terminar el actual periodo presidencial. 


Valora este artículo
(0 votos)

Diseñado para © Proceso Digital. Derechos reservados.